28 de juny 2006

El proceso de paz

El proceso de paz, ¿en peligro?

Juan Antonio Barrio

Tiene razón Alfredo Pérez Rubalcaba cuando reclama discreción en torno a todo lo que rodea este asunto. Pero eso no debe estar reñido con opinar sobre las principales variables del tema, máximo cuando el llamado proceso de paz parece haber corrido el riesgo de no llegar siquiera a iniciarse. Cuando se produjo el 22 de marzo pasado el comunicado del "alto el fuego permanente" de ETA muchos pensamos que al menos los primeros pasos estarían bastante diseñados aunque el resto del proceso permaneciera en una cierta incógnita. Seguramente nos equivocamos, al menos parcialmente. El anuncio, un poco sorpresivo, por parte de J. L. R. Zapatero de que iba a solicitar ya la aprobación del Parlamento para el inicio del diálogo con ETA pareció ser una primera aceleración del proceso ante las dificultades surgidas. La disposición (que desató todas las iras del PP) por parte de Patxi López (secretario general del PS de Euskadi) a iniciar contactos con la izquierda abertzale fue un segundo paso en esa dirección. En mi opinión se trata de un gesto destinado a reforzar a los que verbalmente apuestan por el proceso de paz dentro de Batasuna. Aunque proyectado hacia el futuro ("Batasuna tiene que cumplir la ley para participar en la vida política") se trata de un reconocimiento como interlocutor que permite tranquilizar a los que veían el posible encarcelamiento de la cúpula dirigente de Batasuna como un serio obstáculo para el proceso. Finalmente, ese encarcelamiento no se produjo.


"Primero la paz, después la política". Pero también "la política pue-de hacer algo por el proceso de paz". Seguramente, esto es lo que la política puede hacer por ahora. El siguiente avance debería ser la legalización de la izquierda abertzale con un nombre distinto y unos estatutos que dejen clara la apuesta por la vía política y el rechazo a la violencia. La pelota, nuevamente, está en el tejado de Batasuna en cuanto a dar los pasos necesarios para que esto se produzca.

Ciertamente, el proceso sigue estando plagado de riesgos –y entre ellos, una vez más, la ausencia delmínimo consenso imprescindible con el PP–. La respuesta de la derecha, espoleada quizás por la derrota en el Debate del estado de la Nación, ha sido tremenda: "J. L. R. Zapatero entrega la llave del Estado de Derecho a ETA", "el proyecto de J.L.R. Zapatero es el mismo que el de ETA" (Acebes dixit), "el Gobierno cede al chantaje de ETA" (Rajoy), y en ese plan. En estas circunstancias parece prudente el retraso en la comparecencia del presidente del Gobierno en búsqueda de ese mínimo consenso, máxime después del rechazo por todos los grupos políticos de la resolución del PP sobre la negativa al diálogo con Batasuna y la ruptura de toda relación con el Gobierno proclamada por Rajoy.


Pero, con consenso o sin él, la comparecencia debe producirse con uno u otro formato y el proceso no debe pararse, y si el Parlamento, una vez verificado el alto el fuego permanente, autoriza el diálogo con ETA no se ve por qué no se va a poder dialogar con Batasuna. Diálogo, no negociación política, sino diálogo para conseguir el abandono de la violencia, la legalización de todas las opciones no violentas y, en consecuencia, la paz. Después, sin la amenaza de una posible vuelta a las armas, se abriría otra posibilidad, sin duda compleja, en un proceso "duro, largo y difícil". Pero eso sería después, sin chantajes.

El Siglo. 26 jun 06

Despilfarro allegro molto

DESPILFARRO ALLEGRO MOLTO

Andrés Perelló
Las Provincias 25/06/06

El despilfarro ha alcanzado tales dimensiones en la Generalitat que se puede escribir de ello bien sea hablando de obras públicas con sobrecostes desmedidos, de gastos lujuriosos de algunos altos cargos, o bien se puede interpretar el despilfarro en versión libreto de Ópera. Es como las caras de Bélmez, que ya pueden pintarlo Camps y el PP como quieran que al final acaba asomando con su descarada y obscena figura.

Esta semana la Ofensiva por la Transparencia ha recibido una colaboración que ha acarreado una nueva dosis de despilfarro indecente, desvelando el contrato y los añadidos de la intendente del Palau de les Arts, Helga Smith. Sólo así hemos conocido lo que el Consell escondía durante tanto tiempo: un contrato carísimo con unas condiciones anejas que para sí quisieran muchos.

No seré yo el que ponga en tela de juicio ni el currículo ni la calificación de la Sra. Smith para dirigir nuestro nuevo Palau, otros con más conocimientos del mundo operístico que yo sí lo hacen, sus motivos tendrán.

Pero sí me siento calificado y legitimado, como ciudadano que paga impuestos y como diputado, para emitir mi opinión y para someter a quienes me quieren leer a unos cuantos interrogantes reflexivos. Empezando por el final, les pregunto: ¿Es lógico que la intendente del Palau de les Arts cobre entre una 70 y un 80% más al año que sus homólogos en el Teatro Real de Madrid o en el Liceo de Barcelona? Sobre todo tendiendo en cuenta que ellos ya gestionan desde hace años una programación estable y aquí, después de unas zarzuelas inaugurales, no hemos vuelto a conectar con ninguna programación. ¿Es igualmente lógico que además tenga, no sólo todos los gastos de subsistencia, asistencia, representación y protocolo pagados, sino que algunos se hagan con un nivel de lujos y excesos como para suponer un montante casi igual al del sueldo? O sea, lo uno más lo otro, unos trescientos mil euros al año. ¿Puede nuestra Comunidad soportar gastos caprichosos, pagos excesivos y lujos extraordinarios, siendo la más endeudada de España?

Mientras se contestan les daré mi opinión, a riesgo de que me vuelvan a tachar de antipatriota y de no querer a Valencia. En mi opinión es insoportable cubrir gastos lujuriosos, que al final suponen un despilfarro indecente, porque, ni la situación lo permite, ni el trabajo por el que se pagan lo justifica, la prueba es que otros , con la misma o mayor calificación y rendimientos, hacen lo mismo por mucho menos.

Desde luego no estoy dispuesto a tolerar que los buenos valencianos sean los que derrochan el dinero público tirando con pólvora de rey, y que los malos seamos los que queremos tener lo mejor pagando solo lo que vale y no sacando más el brazo de lo que da la manga, porque al final de tanto tirar de la tela se nos va a ver el culo, perdonen la expresión, pero es que cuando un Consell se comporta como un nuevo rico, tal y como lo hace el que preside Camps, el que acaba pagando la tela para que no se le vea el trasero es el Pueblo contribuyente. Es así de sencillo.

Si nadie en su casa está dispuesto a pagar por las cosas más de lo que valen por qué hemos de aceptar eso cuando el dinero es de todos.

Ya no vale todo con tal de justificar lo que de no es de recibo. El Consell ha de dar la cara y Camps ha de parar esta máquina de triturar dinero público en que se ha convertido el Consell que preside.

No podemos esperar hasta que sea relevado el año que viene, en ese tiempo y al nivel de despilfarro que se lleva no va a quedar ni con qué encender. Hace falta una obertura de transparencia donde algunos están interpretando un despilfarro allegro molto.

14 de juny 2006

Movimiento de maracas

MOVIMIENTO DE MARACAS

Andrés Perelló

Me comentaban hace unos días que Camps remodela sus gobiernos como quien agita unas maracas. Dé los golpes que dé, y las agite como las agite, ninguno de los componentes que hacen el ruido sale de la maraca, tan sólo cambia de lugar en el interior. Qué otra cosa podemos decir de la reubicación, que no remodelación de Consell.

Hablar de nuevo impulso porque viejas caras estrenen conselleria, es como creer que estrenas coche porque a un 600 le cambies las ruedas de sitio. Porque ni siquiera se las ha puesto nuevas a este 600 cansino que es el actual Consell, tan solo las ha recolocado.

Razones o, más bien elucubraciones, ha habido muchas, la mayoría inconsistentes. Porque ninguna de ellas, ni las dadas por Camps, ni las comentadas por algunos periódicos, son las reales. Las auténticas razones están más cerca del edificio de Presidencia que de cualquiera de los otros, y ni las ha dado ni las va a explicitar Camps, porque de hacerlo se vería que esta llamada remodelación del Consell, ni obedece a algo relacionado con la autonomía personal del presidente, ni con la autonomía política, ni con la Autonomía Estatutaria. Le viene casi impuesto.

Quien ha portado la voz va a hacer ahora urbanismo cardíaco, como si el que ya teníamos no fuera de infarto. González Pons habla de urbanismo con corazón. Quien ha hecho un urbanismo por espasmos y de infarto. Y quien se tomó con filosofía y tranquilidad las listas de espera hospitalarias, se va a encargar ahora de portar la voz, no sabemos si también la palabra, que tanto escasea en este Consell, quitándole subidas de tono, desafines y algún que otro gallito. ¡Arrea impulso! ¿Y, ya está? A veces creo que el hastío y la incapacidad de algunos gobernantes, a las pruebas me remito, hacen que la política tenga razones con las que la razón nunca se casaría.

El otro elemento relevante de la semana ha sido la solicitud de personación, del grupo parlamentario socialista, en la causa judicial que se sigue por la trama de las facturas falsas en el parque de Terra Mítica. La pasividad de la Generalitat era ya insostenible. Miles de millones de pesetas desaparecidos o injustificados, una causa abierta, el presidente mirando al infinito y el PP diciendo que el que pida que se aclaren las cuentas está contra el parque y contra la Comunitat, y si se tercia hasta contra el Niño Jesús de Praga.

En la oposición quisiera ver yo a estos patriotas que les sale la defensa de lo patrio sólo cuando les piden claridad en las cuentas. Con tal de no enseñarlas se quemarían a lo bonzo emitiéndolo en directo por Canal 9 mientras pasa el subtítulo diciendo: “Incendio provocado por Zapatero y los suyos al pedir indebidamente que le enseñen las cuentas públicas. Esto puede pasarles por votar al PSOE”.

Capaces son, después de ver el debate sobre la inseguridad ciudadana de esta semana y los rótulos que el canalla de turno pasó, ya no me extraña nada. No han aprendido que a medida que aumenta la manipulación se evidencia más el pánico electoral que están acumulando.

Hagan lo que hagan y cuenten lo que cuenten, la sociedad actual es cada vez menos dogmática y quienes creen que el voto a un partido es eterno y supone un salvoconducto para hacer lo que a cada cual le rote, está gravemente equivocado. Conocer las cuentas públicas le gusta a todo el mundo, ofrecerlas con transparencia es una obligación democrática. No hacerlo es simplemente una indecencia que se paga caro. El que esconde, de algo huye, y si no que lo enseñe.

En Terra Mítica nos hemos personado porque queremos saber, para que todos puedan saber, todos los que, voten lo que voten, se consideran parte de una mayoría de decencia. Aunque, por lo que se ve, los hay que no están por esa labor. Pero agitan las maracas.

Las Provincias 04-06-2006

El reto de la inmigración

EL RETO DE LA INMIGRACION

Juan Antonio Barrio

La nueva oleada de cayucos tratando de llegar a Canarias ha desatado todas las demagogias de la derecha. Acebes expuso con su tradicional brocha gorda en sede parlamentaria su habitual teoría de la vinculación regularización-efecto llamada-delincuencia. Aparte de la no demostración de la teoría, Acebes tendría que explicar a qué efecto llamada respondería la presencia previa de 600.000 trabajadores a los que afecta la regularización (entre 2000 y 2004 entraron un millón de emigrantes sin papeles) y muchos de ellos trabajando en la economía sumergida mientras el Gobierno del PP hacia la vista gorda. Y que 2003 fue el año con más inmigrantes –20.000– llegando en pateras.

Si se analiza el problema actual con una mínima objetividad, parece claro que hay un importante desplazamiento de la emigración ilegal. Los puntos de partida están cada vez más al Sur: Mauritania y también Senegal; los países de origen son cada vez mas subsaharianos. ¿Por qué? Pues en buena medida por el mayor control que se ejerce por el gobierno marroquí, por las medidas acordadas con éste y por la ayuda al desarrollo que está en marcha con este país. Pero, al mismo tiempo, esta respuesta nos da pautas de comportamiento para otros países. En este sentido, el Plan África aprobado por el Gobierno parece ir en la buena dirección. Hay que abrir embajadas en países de la zona implicada (como Mali, Sudán y Cabo Verde. Hay que aumentar más la ayuda a esos países del África Subsahariana (en 2006, 400 millones de euros, tres veces más que en 2003), extender aún más el canje de deuda pordesarrollo (más países y con más fondos) y fomentar la educación (desde 2003 España contribuye a la "Iniciativa Vía Rápida de Educación para Todos") y, sí, combatir la inmigración legal in situ, pero para ello quizás sería correcto fijar algunos cupos para estos países que permitan una inmigración legal.

El problema con muchos de estos países es que la estructuración estatal es, en muchos casos, más teórica que real, y en esas condiciones resulta difícil negociar cupos, evitar que la gente se juegue la vida o pactar repatriaciones. Por eso es imprescindible la ayuda al desarrollo y la cooperación. Lo es en sí misma, para cualquier convicción simplemente humanitaria. Pero también porla necesidad acuciante de fortalecer al interlocutor: de fortalecer los mecanismos estatales en estos países. Recientemente se acordó la presencia en Canarias de funcionarios senegaleses para facilitar la repatriación de sus conciudadanos, pero probablemente hoy esto no es posible con muchos otros países.

Otro importantísimo nivel es concienciar a la Unión Europea. En ese sentido, nos vendría muy bien que la Constitución Europea estuviera en vigor. En especial, el Artículo Ill, 266.3: "Si uno o varios Estados miembros se enfrentan a una situación de emergencia caracterizada por la afluencia repentina de nacionales de terceros países, el Consejo podrá adoptar, a propuesta de la Comisión, Reglamentos o Decisiones europeos que establezcan medidas provisionales en beneficio de los Estados miembros afectados. Se pronunciará previa consulta al Parlamento Europeo". No obstante, la reunión de la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega con Duráo Barroso y el comisario Frattini parece haber dado algunos frutos: la puesta en marcha de un equipo de reacción rápida europeo para ofrecer ayuda a los inmigrantes y la mayor implicación de la Unión Europea en su conjunto. También sería muy positivo menos proteccionismo comercial (el caso del azúcar, por ejemplo).

No olvidemos la realidad: un africano tiene una esperanza de vida de 46,3 años. De los treinta países más pobres del mundo, 27 están en el África Subsahariana. El 70% de los casos de sida en el mundo están en África. La conclusión es obvia: el auténtico efecto llamada tiene un nombre. Se llama desesperación.

El Siglo/09 junio 2006