31 d’agost 2006

TREINTA AÑOS DE NEOLIBERALISMO EN AMÉRICA LATINA

Marcos Roitman Rosenmann
El Clarin, 27 de agosto de 2006


Tratados de libre comercio y valoraciones encubren su quehacer. Han transcurrido cuatro décadas y el camino trazado por sus estrategas, los que reparten el poder y producen ideología siguen impertérritos ante los resultados obtenidos. Un sesenta por ciento de la población mundial vive en condiciones de miseria y pobreza extrema, aumentando la desigualdad social y económica.

El deterioro del medio ambiente se acelera, haciendo peligrar flora y fauna, y transformando en mercancía todo cuanto está a su alcance: el agua, el viento y el sol. La violación de los derechos humanos se generaliza. Se corre un tupido velo sobre el trabajo infantil, la semi-esclavitud y la siniestralidad laboral.

En esta dinámica, las enfermedades producidas por el alto grado de toxicidad en la producción textil, la maquila, la agricultura y la minería se han disparado en los 30 años recientes. El cáncer y las dificultades respiratorias amenazan diariamente la vida de cientos de miles de trabajadores. Lugar destacado ocupan los homicidios laborales, donde la responsabilidad del empresario se encubre bajo la doctrina de abaratar costos y maximizar beneficios. El resultado: muertes sin juzgar, donde se culpa al trabajador y se exonera al empresario, ser impoluto y generador de riqueza. Son los Slim en México; Fernando Flores y José Luis Piñera en Chile; Cisneros en Venezuela, o Pelas en Nicaragua. Pero para el homicidio de un trabajador, encubierto eufemísticamente bajo la denominación genérica de accidente laboral, la ley no prevé responsabilidades civiles y penales subsidiarias. Los empresarios no irán a la cárcel por un delito de imprudencia temeraria.

El capitalismo neoliberal se construye sobre las manos, los pies, los ojos, las orejas y los senos amputados a los trabajadores en acto de servicio, en el tajo, mientras laboraban con peligrosidad y sin la debida protección. Ellos, no otros, sufragan mansiones y la vida de placer y lujo de los multimillonarios, prologados por Carlos Fuentes. Son tantas las mediaciones, que se pierden los vínculos existentes entre capitalismo y explotación.

Presenciamos la destrucción de la ciudadanía. Asistimos a una desarticulación del ejercicio democrático. El liberalismo político arraigado en la teoría de la justicia distributiva y la desigualdad positiva no cumple con sus promesas. El mercado no genera consumidores responsables, solidarios y competitivos. Tampoco garantiza una movilidad social ascendente. Ni la educación es sinónimo de mejora en estatus y calidad de vida. Los mas preparados desempeñan trabajos por debajo de su cualificación. Las nuevas tecnologías requieren robots alegres, de comportamientos simples y disciplinados. El conocimiento no es buen compañero de viaje, supone crítica. El estado social de derecho concebido desde el mercado es un fraude. Existe una gran distancia entre su teoría y su práctica. Las tesis de Hayek, Von Mises, Rawls y sus acólitos son mitos políticos. Ninguna de las premisas del neoliberalismo se cumple. No hay país en el mundo donde se practique y se obtengan los resultados previstos.

La realidad del neoliberalismo y sus ideas emanadas de la teoría de juegos, el pensamiento sistémico y la sociobiología, sólo pudo imponerse por la fuerza a partir de los años 70 del siglo XX, y hoy se mantiene por la violencia. Fracasa en todos los ordenes: el económico, el político, el social, el cultural. No hay por donde cogerlo. Reagan, Teacher, Pinochet, Salinas de Gortari, Felipe González, Carlos Andrés Pérez, Eduardo Frei, Ricardo Lagos, Ménem, Berlusconi o Aznar, tanto monta, monta tanto. Sean neoconservadores, democristianos, socialdemócratas, progresistas o de centro, fue su anticomunismo y la lucha contra el imperio del mal en tiempos de guerra fría su punto de unión. La caída del muro de Berlín simbolizó el triunfo ideológico y político de una generación anti-comunista. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo, el anticomunismo se ha transformado en el gran escudo que encubre el fracaso del neoliberalismo. Se trata de alquimia pura. Convierten plomo en oro.

Si el anticomunismo modificó el itinerario del pensar y actuar de las sociedades occidentales, el neoliberalismo destruye ideas, gobiernos, instituciones, organizaciones y personas cuyo ideario socialista afecte la refundación neo-oligárquica del poder y ponga en cuestión el orden cultural del capitalismo occidental. La lucha se realiza en todos los frentes. No hay distingos. El proceso es complejo. Se trató de evitar el triunfo de la izquierda a cualquier precio. Golpes de Estado, guerras, procesos desestabilizadores, bloqueos, invasiones, asesinatos políticos. Sin olvidar la ilegalización de partidos, las torturas, los encarcelamientos, los acuerdos con la mafia, el cohecho, la corrupción. El mundo entero. Asia, Africa, Europa del este, América latina y Oceanía. Mientras tanto la Europa comunitaria, los países de la OTAN y los aliados estratégicos, se emplean a fondo en las transformaciones. El proceso de cambio social se renombra bajo el apelativo genérico de modernización del estado y liberalización económica. El proyecto se construye descalificando la izquierda política y social, a los sindicatos obreros, a los intelectuales y desahuciando el centro de producción del conocimiento y el debate teórico: a las universidades públicas, ahogandolas financieramente.

Pero todo tiene solución. Si la realidad es tozuda, se modifica estadísticamente. Datos manipulados y cifras macroeconómicas avalan el modelo. El cómo lo hacen es simple. Quienes buscan empleo por primera vez nunca han estado empleados, por ello no pueden estar en las listas del desempleo. Las triquiñuelas son muchas. La sociología estadística aporta los argumentos de la mentira. Pero la población se muere de hambre, la sanidad se privatiza y los servicios sociales disminuyen. Los neoliberales deberían aplicarse el cuento. Al igual que criticaron con vehemencia el comunismo por no cumplir con el principio de unidad entre teoría y práctica, deberían ser coherentes y concluir que tras 500 años de capitalismo en sus diferentes modalidades, incluido el neoliberalismo, su doctrina es un fracaso, ya que no hay congruencia entre su teoría y su practica. Con el agravante que lo existente en los países del Este no era por definición ni comunismo ni socialismo. Cuestión que no sucede con el capitalismo. ya que sus hacedores no reniegan de éste. Por el contrario, están orgullosos de sus logros.

10 d’agost 2006

ISRAEL EN EL LIBANO

Israel en Líbano: siete falacias

José Steinsleger
El Clarin. 09 de agosto de 2006

Algo dolido tras el dato de mi última entrega (" ... apenas 92 por ciento de los judíos de Israel apoya el genocidio del Líbano"), un amigo me escribe "... a nombre del 8 por ciento restante". Tiene razón. Hay que ponderar a este puñado de judíos lúcidos y sin miedo. Sin embargo, en el contexto a ojos vistas del genocidio en Líbano (que los medios de la sociedad "abierta" llaman "guerra"), el primer dato carece de precedentes. En Europa central, Alemania nazi ocultaba los inauditos alcances de sus crímenes. En Líbano y Palestina, Israel nazi se jacta de sus atrocidades sin tregua.

El correo del amigo sostiene que él, ni quien suscribe, podrían sobrevivir bajo un gobierno regido por Hezbollah. ¿Cómo saberlo? Por ahora, Estados Unidos e Israel representan el único terrorismo realmente existente. Inconveniente que me obliga a postergar el soñado viaje a San Francisco (cuna de la abuela Sadie) y a Israel, país que deseo visitar antes de concretarse los temores del escritor israelí Michel Warschawski en su libro Towards an Open Tomb (Hacia una tumba abierta... The Crisis of Israel Society, 2004): la desaparición de todas las fronteras geográficas y morales de Israel. Con los datos disponibles, creo necesario apuntar siete falacias del discurso ticket-master dominante:

1. Israel actúa en defensa propia. Falso: desde su creación, Israel busca apoderarse de las aguas del río Litani, en el sur del Líbano. Para ello requiere de un gobierno títere en Beirut.

2. Israel es la única nación en el mundo cuya faz sobre la Tierra desea ser "borrada del mapa". Falso: en poco más de un decenio fueron borrados de sus mapas pueblos enteros de Africa, Timor del Este, Kurdistán, Yugoslavia, Rusia, Irak, Palestina, Afganistán y Líbano.

3. Líbano fue bombardeado porque Hezbollah "secuestró" a dos soldados de Israel. Falso: el "camino de Damasco" y los planes del "Nuevo Medio Oriente" de Washington y Tel Aviv no fueron pensados anoche y pasan por el dominio de Beirut.

4. Los muertos son el resultado del juego que se dicta desde Irán y Siria. Falso: los muertos son resultado de los bombardeos de Israel y la resistencia popular encabezada por Hezbollah, movimiento nacionalista insurgente y partido político libanés.

5. El sueño de la "Gran Siria" sigue vigente. Falso: el sueño de los pueblos del Levante coincide en sobrevivir y coordinar la lucha contra el terrorismo que Israel y Estados Unidos ejercen en el mundo y en la subregión.

6. El Estado hebreo cuenta con menos recursos económicos que sus vecinos árabes. Falso: Israel figura en el puesto 16 de los países más ricos del mundo, con una renta per cápita más elevada que la de sus vecinos, incluida Arabia Saudíta. Entre 1949 y 1998, la ayuda militar de Estados Unidos a Israel sumó 84 mil millones de dólares. En 2006, la ayuda ascendió a 2 mil 700 millones anuales. Los aviones y helicópteros, el combustible de aviación, las desvastadoras bombas GBU-28 y otro tipo de armas (algunas de las cuales son de experimentación) son suministradas por Estados Unidos. Pero los medios de comunicación no hablan de esto. Hablan de los rudimentarios misiles Katiushka que dispara Hezbollah.

7. El silencio de las naciones que permitieron que Hezbollah se armara es la causa de la nueva confrontación. Falso: la causa de la "confrontación" es la hipocresía, complicidad y silencio del llamado "mundo libre".

Noticias como las detectadas por el periodista español Pascual Serrano resumen el tenor de las cosas. Dice así: "La oficina de prensa del gobierno israelí expresa la preocupación por los 'miles de perros y gatos abandonados en el norte de Israel a causa de esta guerra'. Según parece se habían contabilizado hasta el momento 138 animales domésticos abandonados... Con el duro calor de Oriente Próximo, los perros y gatos abandonados morirán de sed sin ayuda inmediata" (El Mundo, Madrid, 19/7/06).

Quienes descaradamente hablan "en voz alta" para homologar y descontextualizar las muertes de civiles inocentes de Israel y Líbano deberían oír a Kathleen Christison, quien por espacio de 30 años fue analista política de la CIA en Medio Oriente: "... hay que decirlo, y bien fuerte: los que preparan y realizan la política israelí han convertido a Israel en un monstruo, y ya es hora de que todos nosotros -todos los israelíes, todos los judíos que permiten que Israel hable en su nombre, todos los usamericanos que no hacen nada por terminar con el apoyo de USA para Israel y su política asesina- reconozcamos que nos enlodamos moralmente al mantenernos pasivos mientras Israel realiza sus atrocidades contra los palestinos".

En suma, nadie que se diga "sensible" puede relativizar el genocidio palestino y libanés escudándose en citas de Emmanuel Levinas, o transcribir con puntos y comas los editoriales del pasquín Tribuna Israelita. Esto es complicidad. Complicidad con la barbarie, la estulticia y la propaganda nazi de Washington y Tel Aviv.

04 d’agost 2006

RECUPERAR LA MEMÒRIA HISTÓRICA

PEPA PELLICER I GRAU
*Membre de la CEF del PSOE

Levante, 04-08-2006


Des de l´any 1975, una de les reivindicacions permanents ha estat la d´aconseguir el reconeixement de tots aquells ciutadans i ciutadanes que amb la seua legítima lluita defensaren la II República i s´oposaren després al règim dictatorial del general Franco. Aquella República, amb la què ens uneix la memòria del futur, que propugnava tota una sèrie de valors democràtics, projectes de progrés i esperances socials, fou truncada violentament per l´il·legítim colp militar del 18 de juliol de 1936.

L´experiència acumulada els últims trenta anys de democràcia ens permet abordar d´una forma madura i serena la relació amb la nostra autèntica història front a la memòria oficial, imposada per la força i que ens ha acompanyat massa temps. El millor coneixement del passat, dels fets i de les persones ens farà assumir-lo, no oblidar-lo, i continuar endavant.

Durant les dos últimes dècades s´han promulgat nombroses disposicions, adreçades als militars republicans i als que van patir la repressió del règim franquista. Així s´han aconseguit algunes prestacions econòmiques i el reconeixement d´algunes figures polítiques.

Però ha estat ara, a finals de juliol, quan el Govern del president Rodríguez Zapatero ha remés a les Corts espanyoles el Projecte de Llei que reconeix i amplia els drets dels afectats, establint mesures a favor dels que patiren persecució o violència durant la guerra civil i la dictadura. El projecte de llei promou també la reparació moral i la recuperació de les memòries personals i familiars.

El PP s´oposa a aquest projecte. Instal·lat en la seua posició dretana confon reivindicació amb venjança i reconeixement amb rancúnia. El PP no vol facilitar el recte camí a la veritat. Li molesta que el poble espanyol es retrobe amb els valors republicans que la dreta espanyola tractà d´aniquilar a sang i foc.

Per tot arreu s´estan celebrant actes de recuperació de la memòria, de recuperació de despulles abocades en qualsevol lloc, de recuperació de la dignitat. Per tota la geografia d´Espanya s´alcen monuments, es celebren conferències i congressos, s´editen publicacions diverses. Espanya, setanta-cinc anys després, s´està retrobant amb la seua veritable història.

El PP desafina en tots els àmbits. El Parlament Europeu acaba de condemnar, amb l´oposició del grup parlamentaria del PP, el règim franquista i els tropells per ell comeses. El PP no vol reconèixer les arrels nazis i feixistes del franquisme, ni assumir que la guerra espanyola va ser la primera batalla de la segona guerra mundial.

L´aprovació per part del Govern de l´anomenada Llei de la Memòria Històrica és una bona notícia. Cal esperar que en el seu tràmit parlamentari encara millore i puga incorporar alguns aspectes, ara no contemplats, com son el reconeixement jurídic de les víctimes del franquisme i la revisió/anul·lació dels processos sumaríssims que es produïren en aquell temps.
L´historiador Paul Preston recordava fa poc que la recuperació de la memòria és imprescindible, no sols pel que suposa de rehabilitació de les víctimes, sinó també per reafirmar els principis cívics de la nostra democràcia.