24 d’octubre 2006

EJERCICIO DE MEMORIA

EJERCICIO DE MEMORIA

"El que no es radical de joven no es de izquierdas en la madurez" [Martinez Amutio 1976]

Javier Méndez-Vigo/24-10-2006

La noche del 19 al 20 de Noviembre de 1975 esperábamos la muerte del dictador. Aquél amanecer del 20N, al escuchar radio París nos dábamos cuenta de que algo comenzaba a cambiar. Sonábamos con la ruptura, con la revolución incluso. Nuestro modelo en aquella situación nos remitía a la "Revolución de los claveles" de 1974 en Portugal. Las JJSS acaban de tener su Congreso en Lisboa, su programa era "anticapitalista". Las discusiones sobre el futuro de los pueblos de España estaban latentes.

Dentro de este ambiente algunos compañeros provenientes de las dos Ligas [LC-LCR] nos decidimos a entrar en las JJSS, ya que el programa recientemente aprobado en el Congreso de Lisboa defendía la ruptura y proponía un programa anticapitalista. En las discusiones mantenidas con Edelmiro Galdon hablábamos del papel histórico de la UGT, de que las masas volverían a "sus organizaciones". Es lo que nos convenció para "refundar" un pequeño aparato. Pero entre otras cosas estábamos convencidos de la ruptura. Y al mismo tiempo veíamos en aquellas resoluciones aprobadas en Lisboa todo por lo que habíamos luchado. Un Congreso que hablaba de independencia de clase y de revolución.

Sin embargo, las cosas iban a cambiar. No quiere realizar una historia del momento [para esto está el excelente libro de Arturo VAL DEL OLMO, 3 de marzo. Una lucha inacabada], tan solo hablar de la experiencia personal. Las discusiones con Lerma, Pastor y algunos más como Ricardo Garrido fueron inflexibles, pero se respiraba respeto y el debate era democrático. En este ambiente se cuadra la anécdota que se zanjó con la frase citada de Amutio [el camarada que contaba emocionado como era detenido en el puerto de Alicante y como dos camaradas suyos se suicidaban cogidos de la mano con tal de no caer en mano de los esbirros fascistas]. El respeto que sentía por la juventud le llevó a decir aquella frase en defensa de unos jóvenes que acaban de ser acusados (por un abogado) de "trotskistas". Quizás por aquél respeto algunos, como Joan Lerma, o el que suscribe no renunciamos a nuestro pasado, pues sin aquél no seríamos de izquierdas y algunos no continuaríamos siendo marxistas. El ejemplo de aquellos compañeros siempre nos acompañara.

¡Qué diferencia de aquellos otros que cuando nos veían nos llamaban en tono despectivo "españoles!

Pero las cosas cambiaron. La dirección del PSOE decidió cambiar la dirección de las JJSS. Al mismo tiempo los acontecimientos de Vitoria del 3 de Marzo de 1976 aceleraron la situación. El Ministro de la Gobernación [el "gran demócrata de toda la vida" Manuel Fraga, el que siendo anteriormente Ministro de Turismo firmaría la pena de muerte de Julián Grimau, el de la censura; ahora había dado la orden de disparar dentro de la Iglesia. El mismo año, daría cobertura a la "Internacional Fascista" para asesinar en Montejurra] reprimió fuertemente la Huelga General. Las cosas ya no volverían a ser las de antes.... se habría el camino no ya para la ruptura democrática [como en el Portugal de la Revolución] sino que se sentaban las bases para algo distinto.......

21 d’octubre 2006

El cono sur se alza para derrocar el legado de dominación externa. Latinoamérica declara su independencia

Noam Chomsky 14-10-2006

Cinco siglos después de las conquistas europeas, Latinoamérica reafirma su independencia. Especialmente en el cono sur, desde Venezuela a Argentina, la región se alza para derrocar el legado de dominación externa de los últimos siglos y las formas sociales crueles y destructivas que ella ayudó a establecer. Los mecanismos de control imperial (la violencia y la guerra económica, que en Latinoamérica dificílmente serían recuerdos perdidos) están perdiendo efectividad, señal del giro hacia la independencia. Washington está ahora obligado a tolerar gobiernos que en el pasado habrían provocado intervención o represalias. A través de la región, un vibrante conjunto de movimientos populares brinda las bases de una democracia con sentido. Como si volvieran a descubrir su herencia precolombina, las poblaciones indígenas son mucho más activas e influyentes, especialmente en Bolivia y Ecuador.

Estos sucesos son en parte el resultado de un fenómeno observado durante algunos años en América Latina por especialistas y organismos de investigación: a medida que los gobiernos electos se hicieron más formalmente democráticos, los ciudadanos fueron expresando una creciente desilusión por la forma en que funciona la democracia, así como “poca fe” en las instituciones democráticas. Han buscado construir sistemas democráticos basados en la participación popular más que en la dominación de los extranjeros y las elites. El cientista político argentino Atilio Borón ha brindado una convincente explicación de la pérdida de fe en las actuales instituciones democráticas. Borón observó que la nueva oleada democratizadora en América Latina coincidía con “reformas” económicas dictadas desde el exterior y que socavan una democracia efectiva.

Los conceptos de democracia y desarrollo están estrechamente ligados en muchos aspectos. Uno consiste en que tienen un “enemigo común”: la pérdida de soberanía. En un mundo de naciones-estados, es verdadero por definición que la pérdida de soberanía conlleva una declinación en la democracia y una merma en la capacidad de llevar a cabo políticas sociales y económicas. Eso perjudica a su vez al desarrollo, una conclusión confirmada por siglos de historia económica. El mismo registro histórico revela que la pérdida de soberanía conduce consistentemente a la liberalización impuesta, a favor por supuesto de los intereses de aquellos que tienen el poder para imponer este régimen social y económico. En los últimos años, al régimen impuesto se le llama habitualmente “neoliberalismo”. No es un término muy bueno: el régimen socioeconómico no es nuevo ni es liberal, al menos como entendían el concepto los liberales clásicos. En Estados Unidos, la confianza en las instituciones también ha estado declinando sostenidamente, y por buenas razones. Una gran brecha se ha abierto entre la opinión pública y las políticas públicas, de la que rara vez se informa, aunque las personas no dejan de estar conscientes de que sus opciones políticas son desdeñadas.

Resulta instructivo comparar las recientes elecciones presidenciales en el país más rico del mundo y en el más pobre de Sudamérica, Bolivia. En la elección presidencial estadounidense de 2004, los votantes debieron optar entre dos hombres nacidos entre riquezas y privilegios, que asistieron a la misma universidad de elite, que frecuentaron la misma sociedad secreta donde los jóvenes privilegiados se entrenan para ingresar a la clase gobernante. Ambos pudieron competir en la elección porque fueron apoyados por casi los mismos conglomerados del poder privado. Sus programas eran similares y consistentes con las necesidades de su constitución básica: riqueza y privilegio. Estudios de opinión pública revelaron que en un conjunto de temas importantes, ambos partidos están bastante más a la derecha que la población en general... y la administración Bush dramáticamente más. Debido en parte a estas razones, hay temas que no figuran en la agenda electoral. Pocos votantes conocían la posición de los candidatos ante los temas. Los candidatos son envasados y vendidos como dentífricos, autos y drogas de moda, por las mismas industrias consagradas a la decepción y al fraude. Como contraste, considérese a Bolivia y la elección de Evo Morales en diciembre último. Los votantes estaban familiarizados con los temas, temas muy reales e importantes, como el control nacional sobre el gas natural y otros recursos, que tiene abrumador apoyo popular. En la agenda política figuran, entre otros, los derechos de los indígenas y las mujeres, así como los derechos a la tierra y el agua. La población eligió a uno de los suyos, no a un representante de los reducidos sectores privilegiados. Hubo participación real, no una agitación que se promueve por una vez cada ciertos años.

La comparación (y no es la única) plantea algunas interrogantes acerca de si son necesarios programas de “promoción de la democracia”. Dado su nuevo ascendiente, América Latina podría encargarse de algunos de sus más graves problemas internos. La región es notoria por la rapacidad de sus clases ricas, ajenas a la responsabilidad social. Estudios comparativos entre el desarrollo económico latinoamericano y del este asiático, muestran que en este aspecto América Latina se acerca al peor índice del mundo en materia de desigualdad y Asia del este al mejor. Lo mismo es válido en general para la educación, la salud y el bienestar social. Las importaciones latinoamericanas se han orientado fuertemente hacia el consumo de los ricos; en el este de Asia se orienta a la inversión productiva. La fuga de capitales desde América Latina se aproxima a la escala de la deuda, lo que sugiere una manera de superar esta carga aplastante. En el este asiático, la fuga de capitales ha sido rigurosamente controlada. Las economías latinoamericanas han estado también más abiertas a la inversión extranjera que el Asia. Según la Unctad, desde los años 50 las multinacionales extranjeras han controlado en América Latina porciones mucho mayores de la producción industrial que en los capítulos exitosos del este asiático. El Banco Mundial informó que la inversión extranjera y las privatizaciones han tendido a sustituir otros flujos de capitales hacia América Latina, transfiriendo el control y enviando afuera las ganancias, al revés del Asia del este.

Mientras tanto, nuevos programas que se llevan a cabo en Latinoamérica están revirtiendo los modelos que se remontan a la conquista española y que se caracterizan por la vinculación entre las elites latinoamericanas con los poderes imperiales, pero no entre ellas mismas. Por supuesto, este giro no es para nada bienvenido en Washington, por las razones tradicionales: Estados Unidos esperaba contar con América Latina como una base segura de recursos, mercados y oportunidades de inversión. Y, como los planificadores lo han enfatizado por largo tiempo, si este hemisferio se sale de control, ¿cómo puede esperar Estados Unidos resistir desafíos en otras partes?.

www.ecoportal.net
Texto original publicado por The New York Times Syndicate
HAMBRE, LA VERGÜENZA DEL MUNDO

Thalif Deen (IPS). 20 de octubre de 2006


La comunidad internacional está violando el derecho a la alimentación, una de las garantías básicas de la humanidad, pues el hambre sigue afectando a grandes poblaciones de Asia y África, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). "A pesar de las promesas de erradicar el hambre, pocos progresos se han logrado en la reducción del número de sus víctimas", dijo Jean Ziegler, relator especial para el derecho a la alimentación y autor del informe.

Más de 852 millones de personas --cerca de 13 por ciento de la población mundial-- no tienen suficiente comida diaria para mantener una vida sana, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con sede en Roma.
De esa cantidad, cerca de 815 millones viven en países en desarrollo, 28 millones en las llamadas naciones "en transición" de Europa oriental y de la disuelta Unión Soviética, y cerca de nueve millones en el mundo industrializado.

"Es una vergüenza para la humanidad que en el mundo, ahora más rico que nunca, seis millones de menores mueran antes de alcanzar cinco años de edad debido a la desnutrición y enfermedades conexas", dijo Ziegler.

El estudio, presentado ante la actual 61 sesión de la Asamblea General, subraya que la mayoría de los hambrientos viven en Asia y en África, 80 por ciento de ellos en áreas rurales y dependientes de la agricultura y el pastoreo.

"Ellos pasan hambre porque no hay suficiente trabajo o acceso a recursos productivos como el agua para alimentar a sus familias", dijo el experto.

En una declaración difundida el lunes para conmemorar simultáneamente el Día Mundial de la Alimentación (16 de octubre) y el Día Internacional por la Erradicación de la Pobreza (el martes 17), el secretario general de la ONU, Kofi Annan, dijo que el mundo cuenta con los recursos y el conocimiento para eliminar el hambre. "Lo que necesitamos es voluntad política y determinación", aseveró.

Annan añadió que una década después de que los líderes del mundo prometieron en la Cumbre Mundial de la Alimentación reducir a la mitad la cantidad de desnutridos crónicos en 2015, "ese número en realidad ha crecido".

El estudio de Ziegler recuerda que todos los seres humanos tienen derecho a vivir dignamente y libres de hambre. "El derecho a la alimentación es un derecho humano", subrayó.

El relator también criticó la "inaceptable falta de financiamiento" de programas de la ONU, especialmente en la región occidental sudanesa de Darfur, en el Sahel (una región al sur del desierto del Sahara que comprende a Mauritania, Senegal, Malí, Guinea, Burkina Faso, Níger, Nigeria, Camerún, Chad y Sudán) y en el oriental Cuerno de África (Djibouti, Etiopía, Eritrea, Somalia y partes de Kenia).

Fuera de África, el hambre y la escasez de alimentos también están afectando a países como Afganistán y Corea del Norte.

"Todos los gobiernos tienen responsabilidad en la respuesta a los llamados de urgencia de la ONU ante crisis de alimentos", recordó Ziegler.

Frederic Mousseau, consultor de seguridad alimentaria de organizaciones socorristas internacionales, como Médicos Sin Fronteras y Acción Contra el Hambre, dijo que las convenciones de Ginebra, que rigen el tratamiento de prisioneros de guerra, establecen que millones de personas desplazadas en Darfur deben recibir alimentación adecuada y ayuda.

"La comunidad internacional tiene la obligación legal de brindar ayuda de emergencia en tal situación. Desafortunadamente, esta forma de asistencia tiene generalmente pocos recursos económicos en la mayoría de las zonas en conflicto", dijo Mousseau a IPS.

Es frecuente que el Programa Mundial de Alimentos de la ONU deba cortar las raciones de alimentos a la mitad o posponer su distribución por falta de recursos, agregó.

"Esto es inaceptable, porque la gente que ha perdido su tierra o su empleo no tiene otra opción que la asistencia externa para sobrevivir", dijo Mousseau, coautor del nuevo informe "Sahel: ¿prisionero de la hambruna?", publicado por el no gubernamental Oakland Institute, con sede en la occidental ciudad estadounidense de San Francisco.

En los casos del Sahel y del Cuerno de África, donde --a excepción de Somalia-- no hay países en guerra, el problema es mucho más amplio.

Por una parte, la ayuda de emergencia está desfinanciada. La demora de ocho meses que se tomaron los países donantes durante la crisis alimentaria de Níger en 2005 provocó la hambruna de 3,6 millones de personas, dijo Mousseau.

"Pero es más importante que examinemos los factores que conducen a semejantes crisis alimentarias", estimó.

Una de las razones fundamentales es la ausencia de políticas encaminadas a suministrar apoyo para el desarrollo rural y la pequeña agricultura, que aseguren a largo plazo la existencia de alimentos.

Las agencias financieras internacionales y los países donantes han impedido a muchos países aplicar políticas económicas y comerciales destinadas a apoyar a los productores locales y sus mercados, lo que hubiera impedido la indigencia y el hambre, sostuvo Mousseau.

En su estudio, Ziegler señala que el "dumping", la competencia desleal que implica la superproducción de alimentos a bajos precios en el mundo rico, "no debe permitirse cuando causa la pérdida del sustento, especialmente en países en los que la mayor parte de la población aún depende de la agricultura para asegurarse su derecho al alimento".

La directora ejecutiva del Oakland Institute, Anuradha Mittal, dijo que con sus subvenciones intactas, Estados Unidos inunda de alimentos baratos y subsidiados a las naciones en desarrollo, destrozando la producción de los pequeños agricultores de esos países.

México, por ejemplo, ha cultivado maíz durante 10.000 años. Pero en virtud del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que se suponía igualaría el terreno de la competencia comercial, abrió sus mercados a las importaciones de su vecino Estados Unidos, incluyendo el maíz.

"Los agricultores mexicanos, la mayoría al frente de pequeños predios familiares, no pudieron competir contra los gigantes productores de maíz de Estados Unidos", dijo Mittal a IPS. Esos grandes plantadores son el sector destinatario de la mayor parte de los subsidios gubernamentales estadounidenses, unos 10.000 millones de dólares, equivalentes a 10 veces el presupuesto agrario total de México en 2000.

No sorprende entonces que las exportaciones de maíz estadounidense a México se hayan triplicado y constituyan casi un tercio del mercado interno mexicano, llevando a una aguda crisis al sector maicero local.

El dumping del maíz subsidiado estadounidense en México ha reducido el precio real del maíz mexicano en más de 70 por ciento, añadió Mittal.

Como resultado, millones de granjeros pobres abandonaron sus predios.

En 1997, 47 por ciento de la población mexicana estaba vinculada a la agricultura, según cifras de la FAO. Para 2010, esa proporción habrá caído a 18 por ciento.

Diez años atrás, en la Cumbre Mundial de la Alimentación, 186 jefes de Estado y de gobierno postularon su meta de reducir la cantidad de hambrientos (815 millones) a la mitad para 2015. Hoy, la FAO estima que los afectados son 852 millones, recordó Mittal.

"En la medida en que el hambre no sea vista como una masacre silenciosa, causante de la muerte de millones de personas cada año, hasta que no sea vista como una violación a los derechos humanos, no lograremos ponerle freno", opinó.

Como expone el nuevo estudio del Oakland Institute, el derecho a la alimentación y a estar libre del hambre no es un concepto nuevo en el ordenamiento internacional. Ha sido reconocido y reafirmado en varios documentos y compromisos de derechos humanos.

Sin embargo, es muy importante señalar las pautas emitidas por la FAO en 2004, en las que se reconoce que las condiciones internacionales, como el libre comercio y las políticas de ajuste estructural, pueden influir gravemente en la capacidad de las naciones para asegurar el derecho ciudadano a la alimentación, añadió Mittal.

Por ejemplo, la capacidad de Níger de luchar contra la inseguridad alimentaria estuvo y está amenazada por la liberalización del comercio agrícola, la privatización de agencias y servicios agrarios del Estado y la reducción de los aranceles de importación y exportación.

Todas estas medidas han sido impuestas por agencias financieras multilaterales, especialmente el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, y por compromisos asumidos ante la Organización Mundial del Comercio, entre otros pactos comerciales, dijo Mittal.

09 d’octubre 2006

HAY QUE CAMBIAR

Andrés Perelló/Las Provincias, 08-10-2006

La moción de censura ha sido para Camps un caldo demasiado caliente. Por eso ha hecho todo lo posible para alejarlo de su lado en todo momento. No quería caldo, pero he tenido tres tazas. Quería un solo de debate y ha tenido tres.

El cúmulo de despropósitos continuados cometidos por el Camps y el PP ha demostrado que nos encontramos ante un partido desgarrado por las luchas de poder, agotado, preocupado sólo por su supervivencia, y con un presidente mal asesorado, que ya no puede disimular su pánico escénico y su debilidad como dirigente.

De no ser ese el diagnóstico no habrían tenido un comportamiento más próximo a tiempos del pasado que a los que corresponden a una democracia avanzada, sólida y consolidada. Resulta difícil cometer más errores, evidenciar tanto desprecio a la política, a la democracia y a las instituciones en tan corto espacio de tiempo.

Se ha incumplido la Ley de Gobierno al no celebrar el debate de Política General en septiembre, se ha dado una muestra de prepotencia, si no de prevaricación, al anunciar la retirada de competencias al ayuntamiento de Catral, con motivos o sin ellos, tanto da, en la víspera del debate de la censura, cuando se lleva casi doce años permitiendo, alentando y legalizando el pelotazo urbanístico más despreciable que se había dado nunca en esta tierra. Torrevieja, Castalla, Orihuela, Castellón, Catarroja y decenas más son una prueba de ello.

Se ha intentado embutir dos debates en uno, el de la censura y el de política general, para que el segundo tapara al primero. Se ha impedido que los grupos dispusieran de un mínimo de tiempo para estudiar el discurso del candidato Pla y poder contestar con objetividad. Se ha llegado a no dar tiempo a los diputados para aliviar las necesidades fisiológicas humanas, con tal de que todo transcurriera cuanto antes, porque Camps estaba aterrorizado, negándose a venir al Parlamento y a punto de soltar unas lagrimitas, no de sentimiento, sino de pavor. ¿Por qué me ha pasado esto a mí? se pregunta mirando al cielo siempre que le sucede algún inconveniente.

Pues porque es usted el presidente de esta Comunitat, señor mío. ¡No le van a presentar la moción de censura al conserje del Botánico! Pero si algún error se ha convertido en una muestra de prepotencia imperdonable ha sido el no asistir al pleno de la moción de censura desde el primer momento. No es un error, es una muestra de comportamiento de un débil, psicológicamente, y un maleducado políticamente.

La moción puede ser justa o injusta, puede afectarle más o menos al presidente, pero no ir al Parlamento el día que te la presentan es un desprecio al pueblo valenciano, a los que no le votaron, y más aún a los que le votaron, porque de un presidente se espera una defensa ajustada a las circunstancias y que dé la cara. Cuando un político empieza a no poder dar la cara, y llega a tener que huir del Parlamento, no hay duda alguna, está para cambiar.

Camps está para ser relevado. Mucha gente confió en él para dirigir los destinos de esta comunidad creyendo que, como el PP gobernaba en Madrid, sería bueno para los valencianos. Pero no ha sido así. Este hombre no ha resultado como presidente. Se ha acobardado ante la corrupción, ante el debate político y ante el pluralismo interno de su partido. Ha dejado caer los servicios públicos.

Necesitamos un presidente que no engañe, que no se asuste y que recomponga las relaciones rotas con nuestro entorno vecinal y con el Gobierno de la Nación. Estar enfrentados con todos puede beneficiar al PP, aunque yo lo dudo. Pero de lo que no cabe duda es, que aunque fuera bueno para el PP, no es bueno para la Comunidad. Camps ya no puede resolverlo. Es hora de cambiar.
DEMOCRACIA REPRESENTATIVA

Marcos Roitman Rosenmann
El Clarín, 08 de octubre de 2006


Cuanto más se predica vivir en democracia, más se degrada la condición humana. Hoy emergen con fuerza movimientos étnicos, de género, culturales, medio ambiente y de clase que defienden con tesón sus derechos frente a la arbitrariedad del poder sistémico.

La resistencia contra la explotación demuestra que la democracia no forma parte del capitalismo. Salvo que optemos por corromper el concepto. Lograrlo es el objetivo de los defensores de la razón cultural de Occidente. Para ello emplean todo tipo de estrategias. En él participan especialistas. Tanques de pensamientos. Abren un frente y luego otro, hasta copar y absorber el estado de conciencia vivido con dignidad y valor ético.

El primer enfrentamiento se da en el campo del lenguaje. Significar la palabra democracia es parte de una guerra por controlar el mundo. El orden sistémico posee la capacidad para construir conceptos y ponerlos en circulación de forma rápida y eficiente. Cuenta con medios de comunicación y centros especializados para su difusión. La democracia debe ser un concepto atractivo, fácil de digerir, con un mensaje breve y elemental. Debe encajar en el mercado. En lo estratégico calar hasta los huesos. El consumidor de democracia está obligado a consumir y vivir bajo el tipo de democracia que se le ofrece sin oponer resistencia, no hay competencia ni alternativas. Los productores de democracia imponen una lógica para su consumo: es virtual y se transmite oralmente, reforzándose por medio de un ritual: las elecciones. Dicha democracia la adjetivan como representativa y competitiva. Su función se ciñe a gobernar racional y eficientemente las instituciones del Estado. Bajo esta premisa son demócratas las elites elegidas para su administración, por ejemplo: Berlusconi, Aznar, Bush, Blair, Vicente Fox, Salinas de Gortari y sus partidos políticos. Así, se convierten en democráticas prácticas y proyectos totalitarios. Democracias sin demócratas estatuidas bajo un ordenamiento constitucional.

Si la palabra democracia es tan laxa que permite incorporar actos y personajes corruptos, no extraña su descrédito en amplios sectores de la sociedad. La forma de manifestarlo es el alto índice de abstención de la población a la hora de acudir a las urnas. Respecto de la corrupción, antes que penalizarla como delito político, es mejor integrarla. El sistema democrático representativo la absorbe y vive con ella. En el llamado mundo libre encontramos casos de corrupción asumida como irregularidades demostradas. La más reciente: las elecciones de México, donde el fraude da el triunfo al candidato del PAN, Felipe Calderón, en una trama urdida para evitar que gane Andrés Manuel López Obrador. En esta ocasión las instituciones electorales el IFE y el TEPJF se coaligaron para legitimar dicha maniobra espuria. En democracia representativa estos hechos coexisten con variopintos acontecimientos. Jueces que prevarican, gobernadores, banqueros, políticos, empresarios, cardenales pederastas, policías, militares, traficantes de droga, dinero, niños o maltratadores protegidos por el poder. En Chile miembros de la tiranía de Pinochet, cómplices de crímenes de lesa humanidad, siguen en el parlamento. En los países del primer mundo -Francia, Gran Bretaña, Holanda, Alemania o Suiza- hay diputados y senadores acusados de prácticas corruptas. Salen de la cárcel, se presentan y vuelven al parlamento gracias a sus partidos políticos. Los escándalos son continuos. Sin embargo, se ufanan de ello. Cuando esto sucede sólo cabe concluir: la democracia se constriñe a ser representación simbólica de órdenes institucionales que se identifican con edificios, curules, coronas regias, bandas presidenciales, urnas, votos, censos y padrones electorales no con comportamientos humanos fundamentados en el bien común. Por el contrario, se representa en la división de poderes, en defensores del pueblo, del menor o de las mujeres, y se adhiere a las libertades públicas y privadas, de reunión, asociación y expresión. Incluso adopta formas acordes con los cambios tecnológicos: democracia digital.

Así, mientras unos discuten sobre la sociedad de la información o si la democracia debe ser digital, los hacedores del orden sistémico dan otra vuelta de tuerca. Descartada la democracia como forma de vida, transmutan la noción de bien común que la acompaña. Ahora expresa una acción represiva en manos del poder político. Se interpreta como un obedecer, cumplir y acatar la ley en beneficio de la razón de Estado. Se concibe ante todo como disciplina dentro del orden. No se trata de crear ciudadanía política, sino operadores sistémicos dentro de una economía de mercado. Consumidores. Sumisión y control en el interior de un Estado totalitario cuyos dispositivos de seguridad se utilizan para reprimir las luchas democráticas. Así se cierra el círculo de la democracia representativa, cuyos principios básicos son los siguientes: primero se aísla y se desvincula de la práctica. Desaparece el sujeto y se desarticula la ciudadanía política. Se inicia un proceso de despolitización. A continuación su análisis se torna autorreferencial. El paso siguiente consiste en universalizar el concepto y perder el carácter temporal del hecho democrático. Sin tiempos, no hay propuestas, alternativas, ni sujeto político. Su definición se hace neutral y su valoración objetiva. Se configura como un conjunto de reglas de juego donde se habla de mayorías y minorías, poliarquías, consensos, alternancias, estabilidad, elecciones, etcétera. De tal manera se puede adjetivar como inadjetivable. Emerge como un acto de regulación normativa. Conjunto de procedimientos que permiten mantener el funcionamiento de las instituciones del Estado por medio de la elección de una elite que gobierna. La democracia termina siendo una técnica procedimental para elegir elites que administran y gestionan la razón de Estado. De esta forma se presenta como un modelo. Por ello se puede descomponer haciendo posible cualquier combinación de partes. Piénsese en Haití. Los votos pasaron de los estercoleros a ser sumados a la primera mayoría relativa para contrarrestar el conflicto con los movimientos sociales que reclamaban transparencia y luchaban contra el fraude. En eso consiste la democracia representativa. Ese es su valor intrínseco. Técnica electoral. Mayorías y minorías, votos nulos, blancos. Listas abiertas, cerradas. Abstención. El aval internacional aprobó dicha solución como esencia de la democrática mundial. Pero México no es Haití. La democracia representativa agotó su ciclo.