27 de novembre 2006

La derrota del "neocon" catalán

LA DERROTA DEL "NEOCON" CATALÁN

José Antonio González Casanova*
El País. 15-11-2006

La derecha se radicaliza por doquier. También en el “oasis” catalán, la derecha nacionalista catalana radicaliza su derechismo. No me refiero a Bush, sino a CiU. La campaña neoconvergente y su derrota frente a los votos que han revalidado el tan agredido catalanismo de izquierdas ha puesto de relieve una vez más el extremo rostro de esa derecha.

¿Cuáles son sus rasgos, en apariencia increíbles?: rechazo a la democracia pluralista si cuestiona su poder; desdén por las justas razones de las minorías cuando lo monopolizaba; falta de respeto a las instituciones cuando las rigen sus rivales; ausencia de convicción ideológica más allá de la retórica y el oportunismo, ofreciéndose neoliberal al PP y socialdemócrata a los partidos de izquierda con tal de tocar mando y cartera; negar la inteligencia de los catalanes al tenerlos por tontos y fácil presa política del marketing publicitario; manipular el sentimiento nacional haciendo bandera partidista de estimar Catalunya, como si los demás no la amásemos; agresividad calumniosa hacia los grupos rivales utilizando por sistema la mentira y la trampa; hipocresía que disfraza de patriotismo el interés propio; patrimonializar en exclusiva la Generalitat, el país y el catalanismo; ser sucursal de quien mande en Madrid para mantener su poder aquí, después de acusar durante años al PSC de sucursalismo, y vetar a Montilla como Presidente por su obediencia a Zapatero mientras exige y espera que éste le obligue a pactar con Mas; llamar apoyo a la gobernabilidad española lo que es simple chantaje a sus gobiernos (las mafias cobran por no atentar) para que ordenen a sus "agentes" (Piqué, Maragall, Montilla) que la aúpen o se le rindan; negar un pacto sociovergente con ZP tras convertirlo en vox populi por sus plumíferos a sueldo; escandalizarse ante la campaña anticatalana del PP, siendo ella la provocadora para hacerse perdonar su antigua alianza, con un nacionalismo verbal exacerbado que incitó a Carod con engaño a rivalizar en exabruptos y exigencias que debilitaron el apoyo del PSOE al Estatuto y ayudaron al PP; boicotear el Estatuto y, a última hora, apuntarse el tanto en exclusiva, encelando a ERC y lograr así la ruptura del odiado tripartito y la caída del peligroso candidato Maragall; decir que el PSC y ERC engañaron al pueblo por no proclamar sus futuras alianzas, cuando CiU hizo lo propio con sus votantes contrarios a pactar con éstos, a los cuales acabó suplicando coalición a cualquier precio, menos, eso sí, la Presidencia.

¿Podía ser otro el resultado de tanto vicioso error antidemocrático? ¿Extrañará que el amplio sector que ha votado a CiU lo haya hecho intoxicado por el clima enrarecido de unos "neoconvergentes" contra el resto de la Cataluña plural? ¿No habrán logrado la abstención de los electores moderados, igual que la de otros se debe a la confusión creada en estos años por la maliciosa estrategia de CiU de inducir desacuerdos y conflictos permanentes entre todos los partidos? ¿Podían alegrarse los catalanes de seny con las técnicas importadas por el aznarismo facha de los neocon de Bush? La campaña del ex convergente Piqué, heterodoxa según Zaplana, fue, pese a todo, más digna y liberal. Su eslogan, al menos, ha triunfado: ha votado el sentido común; el que ha confirmado al Gobierno tripartito pese a sus errores, distintos a los aireados por CiU. El plebiscito contra el Gobierno Maragall, centro de la campaña derechista, fue derrotado por 70 escaños a 48: 22 de diferencia. Por lo visto, y pese al DVD, la gente estaba enterada de lo bueno hecho por las izquierdas en un trienio y que CiU no hizo ni en ocho. Sin necesidad de ERC, el bipartito PSC-ICV le ha ganado por un escaño más. De poco ha servido arrastrar al muy honorable Jordi Pujol a la táctica neocon. Tampoco la amenaza de una crisis social ("O yo o el caos", como decía Franco) si ganaban las izquierdas. Todo para lograr tan sólo dos nuevos escaños gracias a una ley electoral injusta, perder cien mil votos, crecer un 0,58%, y retornar al infierno de la oposición sin dinero público para pagar las deudas millonarias de una campaña disparatada.

Lo peor es que no se ve propósito de enmienda. Montilla prometió no recaer en errores, y la nueva Entesa ha recordado en público cuáles fueron éstos y cuáles sus remedios. Su mayoría absoluta se debe a que los electores se fiaron del serio Montilla y no de su espavilat rival. En cambio, Mas dice que repetiría su campaña de genialidades infantiloides (cheques, notarios,Guifrés, mentiras y cintas de vídeo por quien hablaba de maragalladas), amenaza con una oposición aún más destructiva que la anterior, y el señor Duran piensa votar en Madrid con el PP para seguir forzando una ruptura Zapatero-Montilla por no dejarse sucursalizar éste como CiU. Con tozudez suicida se vuelve a negar legitimidad al nuevo Gobierno democrático. Una Entesa que ya sabe cómo se las gasta el punzón insidioso y separador (es decir, diabólico) de CiU no ha de dar, espero, el mínimo pretexto a quien tan mal la quiere. Ya sé que es pedir demasiado, pero lo más mínimo suele ser agrandado hasta el infinito por quien no puede con lo grande. No podemos jugarnos de nuevo el futuro en paz y progreso de nuestra nación ni aquí ni en el resto de España.

José Antonio González Casanova es catedrático emérito de ciencia política y derecho constitucional de la Universidad de Barcelona.

26 de novembre 2006

EL QUE SE VA...
Andres Perelló/ Las Provincias, 26-11-2006

Se va del debate de la moción de censura despreciando a Les Corts, a los que lo censuraban, no escuchándoles, y a los que le votaron no representándolos. Se va fuera cuando hay debates de compromiso, el último sobre las deficiencias en la sanidad pública.

No dice una sola palabra frente al más grave accidente de metro de la historia de España. Y está haciendo motivos más que sobrados para irse a casa en mayo. Está cansado, se acompleja frente a otros presidentes de comunidades vecinas, se atrinchera frente al Gobierno de la Nación, olvidándose de que él mismo representa al Estado en esta tierra. Es Francisco Camps, el que se va, poco a poco, pero se va, cada vez está mas claro.

Da igual que hagan campañas multimillonarias, que sigan manipulando la televisión pública. Canal 9 está llegando a los límites de lo permisible. Da igual que hayan diseñado una estrategia mediática que ha convertido a prestigiosos diarios de línea conservadora en una mera prensa de partido. El, se va, no hay manera de evitarlo. Se está yendo permanentemente. De las responsabilidades del accidente del metro, de los problemas de la educación, de la sanidad, en la que dice que invierte un millón de euros diarios y sabe que es mentira.

¿Que cómo lo demuestro? Muy sencillo, ahí va: el presupuesto de inversiones en Sanidad en 2005 fue de 177.480.520 millones de euros, no de 365 millones que debería haber sido para invertir un millón diario. Pero de ese presupuesto inicial, se han quedado sin invertir 46. 329,941 euros. ¿Se nota ya la mentira? Por si acaso algún partidario muy convencido no la nota aún le doy otra cifra. A un millón diario de inversión, en 30 de septiembre de ese año deberíamos llevar invertidos 270 millones de euros ¿No? Pues no, se presupuestaron para todo el ejercicio 2006, 189.719,840 euros y llevamos invertidos hasta esa fecha 65.966.423 euros, o lo que es igual, tres meses antes de finalizar el ejercicio llevamos sin ejecutar el 65% de las inversiones en Sanidad.

Me pregunto quién le prepara, al que se va, a Camps, las notas y los discursos para que los diga en inauguraciones y los lea en Les Corts. Y me pregunto por qué no los comprueba antes y nos pretende engañar a todos. Si intenta engañar a los que por obligación conocemos el presupuesto, qué no hará con los sufridos ciudadanos que han de dedicar su tiempo a ganarse la vida y a calcular como llegar a fin de mes.

Al final todo sale a la luz. Está saliendo las facturas falsas de Terra Mítica, ha salido el contrato de dinero negro del IVEX con Julio Iglesias, se ha manifestado inseguro el metro por falta de inversiones. Claro que, la forma en que se ha manifestado inseguro ha sido salvaje, y la respuesta de los responsables, perversa, altanera y digna de desprecio en las urnas. Se sabrán más cosas muy pronto. Y más sabríamos de no negarse Camps, el PP y sus corifeos mediáticos, a que se introduzca la transparencia, en los cargos públicos, en los contratos y en las cuentas públicas.

Camps lo sabe y lo teme, por eso vuelve a ofrecer un pacto de desarrollo estatutario después de incumplir, uno tras otro, los acuerdos anexos al pacto del Estatuto, y de llevarnos a unas elecciones con el más absoluto caos electoral.

Pueden llamar obstruccionista a la oposición. Pero quien llega sin ley electoral a las elecciones, por no admitir que Les Corts sean más plurales rebajando el listón electoral al 3%, es el gobierno de Camps y del PP. ¿Qué pacto se puede hacer con un hombre que incumple su palabra reiteradas veces? ¿Qué pacto se puede volver a hacer con el que se va?

Sencillamente ninguno. No es la hora de los pactos. Ya pasó. Es la hora del cambio y de la alternativa.

ESQUERRA SOCIALISTA

ESQUERRA SOCIALISTA

20 de novembre 2006

LA PAZ, LAS VÍCTIMAS Y LA NEGOCIACIÓN CON ETA

Marcos Roitman Rosenmann
El Clarín, Chile, 18 de noviembre de 2006


No conozco proceso de negociación donde actores extra-políticos decidan sus tiempos. Menos aún que condicionen los sujetos del diálogo para lograr acuerdos fundantes de un pacto dentro de un Estado. Para darnos cuenta de la dimensión de lo afirmado, tomemos ejemplo e imaginemos si las víctimas del terrorismo de Estado durante las tiranías, reconocidas en los informes sobre torturas en Chile, Argentina y Uruguay, definieron o participaron como actores principales de la transición. Ninguna de ellas estuvo presente en las mesas de concertación.

Tampoco lo hicieron como asociaciones de víctimas. Incluso en algunos casos ni tuvieron voz. En tanto, asociaciones de derechos humanos cumplieron con denunciar leyes de amnistía que arbitrariamente dejaban en libertad a los responsables de crímenes de lesa humanidad, pero como parte de la sociedad civil se constituyeron en acusaciones populares en juicios o denuncias populares ante tribunales. Sin embargo, fueron los partidos políticos los que realizaron acuerdos, pactaron y decidieron los límites de la democracia con las fuerzas armadas. Siempre ha sido así. Para el que tenga dudas, ofrezco otro ejemplo: la paz de posguerra.

Tras las guerras mundiales, la de Vietnam, o la de Irak, no son las víctimas civiles, los soldados, ni los afectados colaterales, lo queramos o no, quienes construyen o deciden las agendas. En el tribunal de Nuremberg tampoco lo hicieron. Las víctimas participan como testigos, dan testimonios, loables, emotivos pero nunca determinan la dirección política, incluso tampoco una decisión judicial. Para muestra sirva sólo el caso Augusto Pinochet como el más reciente. Los jueces conocen la doctrina del arbitrio político y actúan en consecuencia. La división de poderes en democracia representativa responde a un modelo técnico administrativo con subordinación a la razón de Estado. Cualquier otra fórmula es bastarda y eso debe decirse sin tapujos.

Si hablamos de las víctimas de la violencia política o terrorismo, es el conjunto de la ciudadanía la que sufre sus efectos, más allá del grado con que se quiera medir su intensidad. Reducir su significado político a los sentimientos afectivos de familiares directos y encuadrarlos a un determinado signo ideológico es una visión simplista, amén de falsa cuando se trata de negociar una paz política. De otra manera no se puede entender ni interpretar el 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, ni el 11 de marzo en Madrid. La sociedad sufrió las repercusiones y se sintió directamente aludida. Todos en mayor o menor medida sufrieron las consecuencias. Negarlo es desconocer el ABC de la violencia en su dimensión política. No de otra manera se entiende la recriminación de la presidenta de la Asociación de Afectados por el 11 de Marzo Pilar Manjón, víctimas del atentado de Atocha, en su comparecencia ante la Comisión Parlamentaria al recriminar al Partido Popular sus risas, sus pataleos y su poca vergüenza cuando seguían responsabilizando a ETA en pos de su argumento a costa del sufrimiento de las víctimas.

Es la dimensión política del terrorismo o la lucha armada, según unos u otros, lo que permite comprender la propuesta de dialogo planteada por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, y avalada por el conjunto de los partidos del arco parlamentario, excepto los populares. Se trata de buscar una aproximación más allá de la demagogia de víctimas y asesinos.

El problema pasa de ser un dilema penal a convertirse en propuesta política. Al abrir esta dimensión se articula un espacio de diálogo que permite hablar de variados temas en una mesa, hasta ahora imposible por la falta de canales institucionales de reconocimiento político. Este reconocido de sujetos, Batasuna, Partido Socialista de Euskadi, entre otros, allana el camino. Ahora no se trata de contar muertos, ni presos, sino mirar hacia el futuro. Hay que negociar una propuesta política sin más límites que el reconocimiento de los negociadores y el fin de la lucha armada para establecer una sociedad sin muertes estériles.

Reconocer lenguajes y realidades brinda la posibilidad de romper círculos donde las víctimas deben saber que no constituyen el eje del proceso político. Si desean serlo, deben convertirse en partido político o pasar a militar en los ya existentes. Lamentablemente en España una parte de ellos han sido instrumentalizados por el Partido Popular y la nueva extrema derecha, a la que hay que sumar algunos miembros del Partido Socialista Obrero Español, y otros tantos medios de comunicación cuyo discurso es: ojo por ojo y diente por diente, como si se tratase de una guerra de destrucción del enemigo interno. Sus razones para justificar el no a cualquier negociación son el sufrimiento, el dolor, la muerte y el llanto de las víctimas. Pero ninguna de estas causas forma parte de un diálogo político, con perdón. No lo han sido en la historia de las relaciones internacionales, ni en la configuración de los procesos de paz desde el siglo XVI, por no ir más lejos en el tiempo.

Que se hable de autodeterminación, de alianzas y nacionalismo no está fuera de lugar. Igualmente es recomendable pensar en la legalización de la izquierda abertzale. Todo ello se puede hacer sin alterar el normal funcionamiento de la justicia. Las interpretaciones de la ley se hacen en función de los vacíos legales que favorecen dictar sentencias y administrar la justicia dentro de una articulación de poderes perfectamente sintonizados. Negar al Estado la legitimidad para actuar en su gubernamentalidad con el fin de reconocer a ETA como interlocutor es, al menos, un acto de felonía política. Y lamentablemente el Partido Popular junto con las víctimas de su entorno hoy son un lastre para la democracia entendida como un principio de igualdad, justicia y dignidad dentro de un marco constitucional de Estado social y democrático de derecho.

Podemos no compartir el discurso del gobierno. Se puede criticar el proceso y sus plazos, ser conservadores en su evaluación, pero nunca cerrar la puerta en nombre de las víctimas. Por el contrario, debemos ser generosos con el futuro y abrir la historia. Todo lo demás supone contar muertos para arrimar el ascua a su sardina, y en este caso los perjudicados somos todos. Nadie se puede arrogar la representación de España, ni de ser víctimas privilegiadas para abortar un camino en pos de un proceso político de diálogo entre el Estado y ETA para lograr una paz duradera. En favor de ello, que se negocie entre quienes se deba. Los que no lo desean sólo piensan en la muerte. La historia no los absolverá.

14 de novembre 2006

MISTERIO: ¿POR QUÉ LA RIQUEZA CREA POBREZA EN EL MUNDO?

Michael Parenti (Crónica Digital)
13 de noviembre de 2006

En la última mitad del siglo, las industrias y los bancos de Estados Unidos (y otras corporaciones occidentales) han invertido grandes cantidades en las regiones pobres de Asia, África y América Latina, conocidas como "el tercer mundo". Las transnacionales están unidas por los ricos recursos naturales, las altas ganancias que vienen de salarios bajos y la casi total ausencia de impuestos, regulaciones medioambientales y gastos para la seguridad en el trabajo.

El gobierno de Estados Unidos ha subvencionado esta fuga de capitales otorgando a las corporaciones exenciones en los impuestos sobre sus inversiones en el extranjero e incluso pagando algunos de sus gastos de reubicación, para indignación de los sindicatos aquí en casa que ven evaporarse sus trabajos.

Las transnacionales han echado del tercer mundo a los negocios locales y han controlado sus mercados. El cartel estadounidense del comercio agrario, subsidiado de manera extraordinaria por los contribuyentes, envía sus productos excedentes a otros países a bajo precio y hunde a los agricultores locales. Como Christopher Cook describe en su "Dieta para un planeta muerto", expropian las mejores tierras en estos países para cosechas por dinero (cash-crop) para la exportación, normalmente de monocultivos que requieren gran cantidad de pesticidas, dejando cada vez menos acres para el cultivo de los centenares de variedades de cosechas orgánicas que alimentan a la población local.

Desplazando a la población local de sus tierras y robándoles su autosuficiencia, las corporaciones crean unos mercados laborales superpoblados de gente desesperada a los que se les fuerza a vivir en barrios de chabolas y a trabajar por un salario miserable (cuando pueden conseguir trabajo), a menudo violando las propias leyes del país sobre salarios mínimos.

En Haití, por ejemplo, corporaciones gigantes como Disney, Wal-Mart y J. C. Penny pagan a sus trabajadores 11 centavos por hora. Los Estados Unidos es uno de los pocos países que se ha negado a firmar una convención internacional para la abolición del trabajo infantil y forzado. Esta postura se deriva de las prácticas de las grandes corporaciones estadounidenses respecto del trabajo infantil a lo largo y ancho del Tercer Mundo, e incluso en el seno de los propios Estados Unidos, donde niños de sólo 12 años sufren una alta proporción de accidentes y fallecimientos mientras que reciben un salario muy a menudo inferior al mínimo.

Los ahorros que los grandes negocios obtienen de una mano de obra barata en el extranjero no se traducen en precios más bajos para los consumidores de otros sitios. Las corporaciones no contratan mano de obra en regiones lejanas para que los consumidores en Estados Unidos puedan ahorrar dinero. Los contratan para incrementar su margen de beneficios.

En 1990, los zapatos que hacían en Indonesia niños que trabajaban doce horas al día por 13 centavos a la hora, costaban solamente dos dólares sesenta centavos pero se vendían en Estados Unidos por cien dólares o más.

La ayuda exterior de los Estados Unidos va unida a la inversión transnacional
Subvenciona la construcción de las infraestructuras que necesitan las corporaciones en el Tercer Mundo: puertos, autopistas y refinerías.

La ayuda que se entrega a los gobiernos del Tercer Mundo viene con muchas ataduras.

A menudo se debe gastar en productos estadounidenses y a la nación que la recibe se le exige dar preferencia a las inversiones de compañías de los Estados Unidos, substituyendo el consumo de mercancías y alimentos locales en favor de los importados, creando más dependencia, hambruna y deuda.

Una buena porción de la ayuda monetaria, nunca ve la luz publica, yendo directamente a las arcas personales de los funcionarios corruptos de los países que la reciben.

Ayuda (o algo parecido) llega también de otras fuentes. En 1944, las Naciones Unidad crearon el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI). El poder de voto en las dos organizaciones está determinado por las contribuciones financieras de cada país. Estados Unidos, en tanto que mayor "donante", tiene la voz cantante, seguido de Alemania, Japón, Francia y Gran Bretaña. El FMI opera en secreto con un selecto grupo de banqueros y funcionarios de los ministerios de economía seleccionados, en su mayoría, en las naciones más ricas.

El Banco Mundial y el FMI se supone que ayudan al desarrollo de las naciones. Lo que realmente pasa es otra historia. Un país pobre pide un préstamo del Banco Mundial para mejorar algunos aspectos de su economía. Si fuera incapaz de pagar los grandes intereses debido a un descenso de las ventas de exportación o por cualquier otro motivo, se verá obligado a pedir prestado de nuevo, pero esta vez del Fondo Monetario Internacional.

Pero el FMI impone un "Programa de ajuste estructural" (SAP, por sus siglas en inglés) que requiere que los países deudores otorguen beneficios fiscales a las corporaciones transnacionales, reduzcan salarios y no hagan ningún intento por proteger a las compañías locales de los importadores extranjeros y de las adquisiciones extranjeras. Presiona a las naciones deudoras para que privaticen sus economías, vendiendo a compañías privadas y a precios escandalosamente bajos sus minas, ferrocarriles y servicios públicos pertenecientes al estado.

Se ven forzados a abrir sus bosques a la tala y sus tierras para minas a cielo abierto sin ninguna consideración por el daño ecológico causado. Las naciones deudoras también deben recortar sus subvenciones a la salud, la educación, el transporte y los alimentos básicos, gastando menos en su población para tener más dinero y poder hacer frente a los pagos de la deuda. Como se les requiere para desarrollar una agricultura orientada a la exportación, se ven cada vez menos capacitados para alimentar a su propia población.

Ésta es la razón por la que por todo el tercer mundo los salarios reales han disminuido y la deuda nacional ha crecido hasta un punto en que los pagos de la deuda absorben casi todas las ganancias de las exportaciones de los países mas pobres, lo que crea un mayor empobrecimiento al dejar al país deudor menos capacitados para proveer a la población de sus necesidades.

Por lo tanto, así hemos explicado un "misterio". Por supuesto ese misterio no existe si no te adhieres a la mistificadora teoría del "goteo" [teoría liberal en función de la cual la acumulación de riqueza en las capas altas de la pirámide de población acaba provocando el "goteo" de riqueza hacia las capas inferiores.

La imagen típica es la de la pirámide de copas en la que, tras llenarse la superior, rebosa y va llenando las inferiores. N.d T.]. ¿Por qué se ha profundizado la pobreza mientras que las ayudas extranjeras, prestamos e inversiones han crecido? Respuesta: Los prestamos, inversiones y la mayoría de las ayudas están diseñadas no para luchar contra la pobreza sino para aumentar la riqueza de los inversores transnacionales a expensas de la población local.

No hay un goteo sino un sifón ascendente desde la mayoría que trabaja duro hacia la minoría de adinerados.

En su perpetua confusión, algunos críticos liberales concluyen que la ayuda exterior y los ajustes estructurales del FMI y del Banco Mundial "no funcionan"; el resultado final es menos autosuficiencia y más pobreza para las naciones que los reciben, señalan estos críticos. ¿Por qué entonces los estados miembros ricos siguen financiando al FMI y al Banco Mundial? ¿Son sus líderes menos inteligentes que los críticos que les continúan señalando que su política está produciendo el efecto contrario?

No, son los críticos los que son estúpidos y no los líderes y los inversores occidentales, los cuales poseen tanto de este mundo y disfrutan de tan inmensa riqueza y su éxito. Continúan con sus programas de préstamos y ayuda extranjera porque estos programas funcionan. La pregunta es ¿funcionan para quien? ¿Ciu bono?

Las intenciones detrás de sus programas de inversiones, préstamos y ayudas no son mejorar a las masas en otros países. Esto no es verdaderamente el negocio en el que están. El propósito es servir los intereses de la acumulación global de capital, apropiarse de las tierras y las economías locales de la gente del Tercer Mundo, monopolizar sus mercados, disminuir sus salarios, esclavizar su trabajo con deudas enormes, privatizar su sector de servicios públicos e impedir que estas naciones emerjan como competidores comerciales no permitiendo que se desarrollen normalmente.

Con respecto a esto, las inversiones, la ayuda extranjera y los ajustes estructurales funcionan realmente bien.

El verdadero misterio es: ¿Por qué algunas personas creen que este análisis es muy improbable, una conspiración inventada? ¿Por qué son tan escépticos en creer que los gobernantes de los Estados Unidos, con conocimiento y deliberadamente, ejercen esta política despiadada (suprimir salarios, derogar la protección medioambiental, eliminar el sector publico, cortar servicios humanos) en el Tercer Mundo? ¡Estos gobernantes están haciendo exactamente la misma política aquí en nuestro propio país!

¿No creen que ha llegado la hora de que estos críticos liberales dejen de pensar que la gente que posee gran parte del mundo (y lo querría poseer todo) son "incompetentes" o "desacertados" o que "no ven las consecuencias no intencionadas de su política"? No estás siendo muy inteligente si piensas que tus enemigos no son tan listos como tú. Ellos saben dónde están sus intereses y también nosotros debemos saberlo.

Los libros mas recientes de Michael Parenti incluyen: El asesinato de Julio Cesar (New Press), Superpatriotismo (City Lights), La cultura de la lucha (Seven Stories Press). Para mas información visite: www.michaelparenti.org
Santiago de Chile, 12 de noviembre 2006
Crónica Digital

13 de novembre 2006

LOS DOS TORMENTOS DE CAMPS

Andrés Perelló/Las Provincias, 12-11-2006


Si hay dos cosas que perturban al PP, y sacan de sus casillas a Camps, son: la transparencia y el accidente del metro. Si a alguien le quedaba alguna duda, esta semana ha quedado patente.

Pla le preguntó a Camps, en Les Corts, cuál era su valoración sobre el expediente abierto al sindicalista Diego Trigo por ejercer su libertad de expresión y de opinión, en el simulacro de Comisión de Investigación del accidente del metro.

En Presidencia tembló hasta la balaustrada del Saló de Corts. Ya se habían perturbado cuando se supo que a un dechado de tolerancia, de los que dirigen Ferrocarrils, se le había ocurrido ser mas papista que el Papa, derramando toda su chulería sobre la cabeza de Diego Trigo, al abrirle un expediente por no ser todo lo sumiso que se esperaba en la comisión parlamentaria. Pero ahora, ya era demasiado. Nada menos que Camps tenía que dar respuesta de semejante tropelía en la tribuna de Les Corts. ¡Con lo poco que le gusta al Molt Honorable!

Como la cosa no tenía respuesta ni justificación posible, Camps hizo dos cosas: llamar a la directora de Ferrocarrils, de buena mañana, para que dijera que el expediente estaba sobreseído, porque sólo esa respuesta podía salvarle ante el pleno y tocar a rebato a todos los altos cargos, que le deben el puesto, para que vinieran a ocupar las 56 sillas de la tribuna de invitados de Les Corts, en vez de estar ganándose el sueldo que cobran, para impedir que, si venían al pleno sindicalistas o familiares de las víctimas del metro tuvieran sitio y evitar que hubiera fotos.

No cabe más miseria política en el que los convocó, ni más caradura y mamoneo juntos en los que tuvisteis el arrojo de venir a semejante papelito, para competir en una tribuna de invitados por ver quien le aplaudía más ostensiblemente al Presidente.

Desde abajo resultabais patéticos. El cargo lo tenéis sin duda alto, pero la dignidad, queridos y queridas, la tenéis como para hacérosla mirar. No sabía que algunos, de los que estábais ahí arriba, con vuestra calificación profesional y académica, tuvierais necesidad de hacer esos papelones para seguir en el cargo.

Si fuera hijo de alguno de vosotros, estaría un par de días sin salir a la calle, avergonzado, después de veros allí en lo alto de Les Corts como esbirros del poder, a la edad que tenéis algunos y con el sueldo que cobráis.

¿No se os cae la cara de vergüenza al venir a Les Corts, en horas de trabajo, para intentar quitarles el sitio a los ciudadanos que pagan vuestro sueldo?

Más os valdría venir a dar cuenta de todos los asuntos que escondéis, o haberos quedado un rato más, para conocer la propuesta de transparencia que se discutió apenas os fuisteis; pero eso no os interesa. Y mira que vuestra declaración de renta y de bienes, colgada en la web de la Generalitat, tendría visitas. Insensatos.

Pero eso de ser transparentes no va con vosotros. Le habéis tomado el gusto a la zona oscura, en la que se han cobijado actitudes tan deplorables como las del presidente de la Diputación del Castellón, el alcalde de Orihuela, el de Torrevieja, o el de Alicante, o los asuntos del Ivex, o de Ciegsa y otros tantos.

Por eso todo el PP vota que no a que se conozca públicamente el patrimonio y los bienes del todos los altos cargos de la Generalitat, como hizo en el pleno del jueves. Por eso Camps ordena abrir y cerrar expedientes, o perseguir fiscales a su antojo.

Porque le aterra la responsabilidad política del accidente del metro, y no se aliviará hasta que no la asuma. Porque le produce sarpullidos la transparencia, y sobre todo, porque el PP está para regenerarse en la oposición. No hay otro remedio.

CONFIANZA Y DESCONFIANZA

CONFIANZA Y DESCONFIANZA

Joaquín Leguina. Diputado socialista.

EL PAÍS - Opinión - 10-11-2006

El proceso de designación desde las alturas para ocupar el puesto de aspirante a la alcaldía de la capital ha hecho que algunas tímidas voces se hayan preguntado acerca del brillante papel (brillante por ausencia) de los afiliados o militantes del Partido Socialista de Madrid a la hora de elegir a sus dirigentes y representantes.

Funcionamiento interno el de los partidos que en lo referente a la selección y promoción de su personal descansa cada vez más en la confianza que pueda cada cual suscitar en el aparato dirigente y cada vez menos en el mérito y la capacidad ordenados por la Constitución (artículo 103). Pero el sistema también choca de frente con el mandato del artículo 6. Vayamos a él: "Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley". Como se ve, la Constitución deposita en los partidos un cuasi-monopolio para la actuación en el campo político, pero a cambio les exige que "su estructura interna y su funcionamiento deberán ser democráticos". Pero ¿lo son realmente?

Las palabras democracia y democrático pueden entenderse de muy diversas maneras, mas cuando esas palabras se refieren al funcionamiento, cualquier persona entiende que dentro de ese funcionamiento deberán darse, al menos, dos actividades: 1) un debate libre de ideas y propuestas y 2) elecciones.

En otras palabras, la democracia exige competición (de propuestas y de personas) ante un cuerpo electoral que es quien decide y elige. Lo demás puede ser motejado de tranquilo o, con más propiedad, de sumiso, pero no es democrático. Y desde luego, la cooptación, ya sea de tipo papal como lo es el colegio cardenalicio, ya sea corporativa como es práctica en las Reales Academias, no es una elección. Dado que, precisamente, la cooptación (más papal que corporativa, todo hay que decirlo) es la norma general en el PSOE (y también en el PP) se puede concluir que los partidos españoles no cumplen con la primera condición, pues detestan las elecciones.

¿Cumplen la condición del debate? En los órganos deliberantes, por ejemplo, del PSOE, en su Comité Federal, no existe debate -entendido como confrontación de ideas y propuestas-. Éste ha sido sustituido por el comentario. Allí se comenta, generalmente de forma elogiosa, lo que ha hecho o dicho previamente el mando y, por supuesto, jamás se vota otra propuesta que la presentada por la Ejecutiva.

Estos defectos no son nuevos, aunque en la actualidad se hayan llevado hasta la exageración. La demostración de que la cosa es vieja la tenemos en los reglamentos de las Cámaras (Congreso y Senado) pergeñados por los aparatos partidarios, aprobados durante la etapa constituyente y luego copiados por los parlamentos autonómicos. Estos reglamentos niegan la existencia del parlamentario como individuo, pues absolutamente todo: hablar, preguntar, escribir... se ha de hacer con el visto bueno de la jefatura del Grupo y nada le está permitido en tanto que persona elegida por sus conciudadanos. Este ninguneo llega hasta el paroxismo (dudosamente legal) cuando, a la hora de cobrar el sueldo, el parlamentario español no lo recibe de la institución a la que sirve (Congreso o Senado), sino que a él le paga su partido (previos descuentos para financiar la organización partidaria, multas y demás cargas).

Tanto en lo tocante al funcionamiento parlamentario como en lo que respecta a los mecanismos internos ya descritos, no puede argumentarse a su favor con la existencia de prácticas parecidas en los partidos europeos, porque los grupos parlamentarios británicos, por ejemplo, gozan de una vitalidad e independencia de criterio en verdad envidiables. Y en cuanto al sistema para elegir candidatos, basta con acercarse a Francia para ver cómo va la elección ahora en curso en la que el Partido Socialista Francés elegirá su candidato a la Presidencia de la República.

La cosa no tiene vuelta de hoja: los partidos en España no funcionan democráticamente. "¿Y qué?", dirán sus dirigentes en actitud lógica. Lógica porque nadie les reclama por su desprecio hacia el mandato constitucional. Y, puestos a argumentar, afirman que cualquier veleidad democrática es un riesgo, pues la imagen que se transmitiría hacia el exterior sería la de la división interna. Y, ya se sabe, pues así lo aseguran los comentaristas mediáticos, un partido dividido es un partido perdedor.

El panorama sólo puede enmendarse mediante una ley que obligue a los partidos a unas prácticas democráticas mínimas (elecciones, derechos y deberes de los afiliados, la obligación de hacer públicas las cuentas, etcétera), cuya ausencia sería denunciable ante la Justicia. Pero no se hará a no ser que el clamor mediático-popular lo reclame.

De las prácticas descritas se deriva un sistema de "selección de personal" en el cual "el mérito y la capacidad" se han convertido dentro de los partidos en palabras malditas, sustituyéndolas por un mecanismo de vieja raigambre romana: el nepotismo. Un sistema de promoción endogámico cuyos efectos perversos saltan a la vista. La abundancia de cuadros y representantes sin ninguna experiencia profesional fuera de la política así lo acredita.

Quizá nadie le ponga el cascabel al gato, pero lo que sí parece claro es que la salud del gato no es buena. Se percibe con sólo mirar a los muchos diputados y diputadas aupados a las listas sin otro pedigrí que el endogámico. Verlos, digo, subirse a la tribuna para leer allí unos folios, incapaces de expresarse con soltura en un lugar que se llama Parlamento, resulta, a todas luces, demoledor. Pero en el caso del PSOE estos lodos vienen de aquellos polvos, de los cuales no son responsables quienes dirigen actualmente el partido, sino que lo son (lo somos) quienes tuvieron (tuvimos) en su día esas responsabilidades y no quisimos o no pudimos crear una cultura, unas prácticas políticas que sirvieran en el futuro -hoy ya presente- como muro de contención contra las perversiones derivadas de una burocratización arrolladora.

09 de novembre 2006

CON EL PUEBLO SAHARAUI

ESTUVIMOS CON LOS SAHARUIS EN VITORIA

Andrés Perelló. Las Provincias, 07-11-2006

El fin de semana pasado se celebró en Vitoria la 32 Conferencia Europea de Coordinación de la Ayuda al Pueblo Saharaui. Distintas resoluciones fueron aprobadas, por representates de los cinco continentes, para intentar hacer más llevadera la vida en los campos de refugiados, y sobre todo para lograr la celebración del referendum de autodeterminación del Pueblo Saharaui.

Parlamentarios de América Latina, Europa y Africa nos reunimos a intancias de la coordinadora de intergrupos parlamentarios de España "Paz en el Sahara", que tengo el honor de presidir, y de la Presdidencia del Grupo Paz en el Sahara del Parlamento Europeo. La resolcuión que a continuación os añado, escueta pero llena de contenido fue aprobada por unanimidad y expuesta en la Asamablea General de la Conferencia que la hizo suya.


RESOLUCIÓN DEL GRUPO DE PARLAMENTARIOS

Los parlamentarios de Europa, África y América Latina, asistentes a la 32 EUCOCO celebrada en Vitoria-Gasteiz, hemos adoptado los siguientes acuerdos:

1. Reiterar nuestro apoyo incondicional a la reivindicación del Pueblo Saharaui, de ejercer su Derecho a decidir libremente, su futuro como pueblo a través de la celebración de un Referéndum de Autodeterminación con plenas garantías.

2. Reclamar a la Comunidad Internacional la exigencia del total cumplimiento de las resoluciones emanadas de las Naciones Unidas en todos los casos y, muy especialmente, en aquellas referidas al proceso de Descolonización del Sáhara Occidental.

3. Denunciar las reiteradas violaciones de los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental sobre la población saharaui.

4. Solicitar a los países miembros de las naciones unidas que cumplan con sus compromisos para que los organismos de cooperación multilateral, puedan garantizar la cobertura de las necesidades básicas de los refugiados saharauis.

5. Pedir a la Unión Europea que, a la hora de suscribir convenios y acuerdos de índole económica con terceros países, como sería el caso de Marruecos, tenga en cuenta la exigencia de observancia del respeto a los Derechos Humanos.

Así mismo, hemos acordado trasladar a la Task-Force nuestra propuesta de que, durante el 2007, se celebre una Conferencia Internacional de Parlamentarios/as con el fin de promover nuevas acciones políticas que tengan por objetivo lograr la celebración del Referéndum de Autodeterminación en el Sáhara Occidental.

Finalmente, hemos acordado recomendar a la Task-Force la creación de una Comisión compuesta por personalidades Internacionalmente reconocidas que puedan hacer llegar su opinión favorable a una resolución democrática del proceso de descolonización del Sáhara Occidental, a todos los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Vitoria – Gasteiz, 5 de Noviembre de 2006.

CAS ANTONI LLIDÓ

JUZGARÁN A PINOCHET POR DESAPARICIÓN DE SACERDOTE VALENCIANO

El Clarin. Santiago de Chile. 08 de noviembre de 2006

El Pleno de la Corte de Apelaciones de Santiago resolvió quitar el fuero de ex Presidente de la República que tiene el ex dictador Augusto Pinochet para que se investigue su presunta responsabilidad en el secuestro, torturas y desaparición que sufrió el sacerdote español Antonio Llidó. Después de escuchar los alegatos de las partes y luego de una larga jornada de deliberación, 13 ministros optaron por quitarle la inmunidad y 8 estuvieron en contra de ello.

A Pinochet se le imputa haber tenido conocimiento de la detención del religioso que tuvo lugar a fines de septiembre de 1974 y de los apremios ilegítimos de los que fue objeto mientras estuvo detenido en los centros de la DINA en José Domingo Cañas y Cuatro Álamos.

En sus alegatos, los abogados querellantes Fabiola Letelier y Héctor Salazar afirmaron que existen presunciones fundadas en la causa que instruye el ministro de fuero Jorge Zepeda para sostener que Pinochet tiene responsabilidad en la desaparición del sacerdote.

Entre ellas citaron la declaración del obispo luterano Helmut Frenz al juez, quien en noviembre de 1974, junto a otros miembros del comité Pro Paz, se reunió a solas con el general Pinochet, oportunidad en que éste habría sostenido que Llidó no era un religioso sino un comunista, y que era necesario aplicar la tortura para que entregara información.

Por la defensa de Pinochet, el abogado Fernando Rabat restó cualquier tipo de veracidad a dicha declaración sosteniendo que resultaba imposible que su representado se hubiera reunido a solas con dicho religioso. Asimismo recalcó que no existe ningún antecedente que vincule al ex gobernante con la situación que vivió el sacerdote Llidó.

Según informó la presidenta de la Corte, Gabriela Pérez, la redacción del fallo fue encomendada al ministro Carlos Cerda.