14 de gener 2007

RAJOY Y LOS POPULARES

RAJOY Y LOS POPULARES: ESTOS MUERTOS NO SON DEMÓCRATAS

Marcos Roitman Rosenmann
El Clarin, 14 de enero de 2007


La asociación de víctimas del terrorismo, el Foro de Ermua y el Partido Popular se excluyen de la manifestación por la paz, la libertad, la vida y contra el terrorismo. Todos sus argumentos son espúreos. El llamado es amplio y lo realiza la comunidad de ecuatorianos en España. Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras les secundan y así más de quinientas organizaciones ciudadanas. El Partido Popular pide cambios para sumarse, se conceden, pero aún así no acude.

Los ecuatorianos tras horas de espera en la sede del Partido Popular obtuvieron la callada y más tarde una declaración, declinan asistir porque, según Rajoy, no es contra ETA y no saben bien contra qué se manifiestan. Pero en la manifestación de Madrid el grito contra ETA es un clamor y en el comunicado final se repite al menos en cinco ocasiones. Todos salvo los populares entendieron el llamado: los ecuatorianos en España convocan en solidaridad con las víctimas, por la paz, contra el terrorismo, la libertad y el fin de la violencia, reivindican la palabra. Expresan su dolor ante la tragedia. Quieren aportar, había que acudir y así lo entienden casi un millón de madrileños. No hacerlo era despreciar la voz doliente de los ecuatorianos.

Lo sucedido en la T-4 del Aeropuerto de Barajas para los ecuatorianos supone un punto de inflexión en la manera de percibir España. Y también para los emigrantes de todos los países. Hay pancartas en chino, banderas de todos los países latinoamericanos y por sobretodo una, la de Ecuador. El atentado abre las entrañas de un colectivo reacio a participar en los entresijos de la política. En las entrevistas, a pie de calle, en medio de la manifestación, están perplejos por la negativa del partido popular. No entienden su ausencia. Agradecen a quienes los acompañan, cientos de miles de bien nacidos.

Pero debemos entender a los ecuatorianos con o sin papeles que prefieren no dedicarse a la actividad política y sin embargo hoy han decidido copar las calles de Madrid. Una de las víctimas debería jugar al fútbol en el barrio madrileño de Vallecas y después ir a bailar con sus amigos. Le llamaban el bombero porque era solidario y apagaba fuegos, manera de entender su gran sentido de la amistad. Tenía sueños, quería casarse, comprar un piso y para ello necesita trabajar. Y como cualquier emigrante aceptaba trabajos en condiciones leoninas, era disciplinado. La segunda víctima compartía esos rasgos. Son pocos los ecuatorianos que dedican tiempo a la política y lo hacen para prestar servicios a sus compatriotas en los aspectos jurídicos derivados de la emigración. Permisos de trabajo, residencia etcétera. La sobre-explotación deja poco espacio libre para otras actividades. Además, la emigración es el resultado en gran parte de la corrupción y la degradación de lo político. Ahora buscan sobrevivir dignamente y olvidarse de tanta "politiquería". Sirva como dato que en las últimas elecciones los votantes se decantaron en el voto por al candidato de la derecha Novoa.

Nada duele más que la nocturnidad de un atentado y la muerte inútil. Los ecuatorianos han pensado desean revertir tanta maldad. Cuando los cuerpos de sus compatriotas han sido repatriados quieren transformar el dolor de almas en paz política. Es tiempo para la grandeza y la palabra, otra voz de las más destacadas en la manifestación. Es la forma de mostrar el agradecimiento a quienes durante días buscaron desesperadamente los cuerpos con la esperanza de vida. No lo hacen buscando protagonismo como sí lo hicieron el Alcalde de Madrid del Partido Popular Alberto Ruiz Gallardón, la Presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre y Rajoy; se tomaron la foto y luego desaparecieron. Por el contrario, ellos tienen la idea de convocar una manifestación por la paz y contra el terrorismo.

Esta decisión pone al descubierto la cara mezquina del partido popular. Sin argumentos para no acudir, arremete contra el gobierno, el proceso de negociación, Batasuna, el PSOE, los partidos políticos, periodistas e intelectuales que apoyan la manifestación y por ende todo lo que huela a proceso de paz. Así, los muertos de la Terminal T-4 se transforman en un problema, ya no son útiles, ni suyos, lo son del proceso de negociación. El Partido Popular vuelve a estar feliz y se congratulan del momento. En un acto mas de felonía se inventan una asociación de ecuatorianos disidentes que tiene su sede en los locales de la Comunidad de Madrid y el ayuntamiento de la capital ordena quiten todos los carteles de la convocatoria. Aún así, la manifestación es un éxito, casi un millón de personas demostrando una respuesta mayoritaria de la sociedad civil al llamado y la valentía de la asociación de emigrantes ecuatorianos al lanzar una convocatoria que cuenta con el handicap de una parte de la élite política tocada del ala por el racismo y la xenofobia.

No cabe duda que habrá un antes y un después de la manifestación. Gracias a la generosidad de los ecuatorianos, ha sido posible realizar un llamado a la unidad desde la reflexión. Quienes piden la unidad y el fin de la violencia lo hacen desde la dignidad y el sentido común. Dicho llamado sale del luto. Es una oferta que no puede caer en saco roto. Sólo una derecha cerril puede hacer oídos sordos. Por este motivo la incomparecencia del Partido Popular deja al descubierto que su objetivo era atacar al gobierno no importándole el calado de la convocatoria y mostrando un desprecio hacia la asociación de emigrantes ecuatorianos. Así se retrata a la derecha. Para Rajoy las víctimas de la T-4 pertenecen a otro entierro.

Pero la paz será posible, cientos de miles en las calles lo han demostrado. La lectura sigue siendo en clave política. No puede cerrarse el diálogo, hay que seguir intentándolo y ese fue el grito que mas destacó. Lo que si es seguro es que no es posible dejar todo en manos del ministerio de interior y justicia ni retrotraerse al pacto anti-terrorista la política para el país vasco. Si se ha perdido una oportunidad es necesario abrir otras. Todos tienen responsabilidades. Hay cambios y los actores se mueven, sobre todo en la izquierda abertzale. En el camino de la paz no caben la ruindad ni la traición como los del partido popular y sus satélites los descalifica como bien nacidos. Gracias a los ecuatorianos, la conciencia de los españoles se manifestó contra el terrorismo, la paz, la vida y la libertad, no importando el orden. A buen entendedor pocas palabras.

09 de gener 2007

Los amigos de EE.UU

LOS AMIGOS DE EE.UU. NO VAN A JUICIO

Frida Modak
El Clarín. 08 de enero de 2007


La ejecución para unos, linchamiento para otros, de Saddam Hussein, ex presidente de Irak para unos, ex dictador para otros, seguía siendo un acontecimiento de pronóstico reservado, tanto porque en Irak regían medidas extremas de seguridad como porque el presidente estadounidense George Bush no se decidía a anunciar lo que ha bautizado como cambio de estrategia en su guerra contra esa nación del Medio Oriente.

Mientras unos y otros se observaban había hechos concretos. En distintos países de religión musulmana se rezaba por Saddam, como en Argelia, donde el gobierno ordenó que en todas las mezquitas se celebraran plegarias por su alma. La “plegaria del ausente” se realizó el martes en los edificios religiosos llenos de público. Los partidos argelinos consideran que Sadam fue objeto de un “asesinato político” y el gobierno estimó que debió recibir el trato de prisionero político.

Libia decretó tres días de duelo. Hubo actos de homenaje en Jordania, con presencia de la hija mayor del ex presidente, como le llama la mayoría de los medios internacionales, en Damasco, la capital Siria, se realizó una ceremonia funeraria en su memoria y miles de iraquíes llegaron hasta Ouja, donde fueron enterrados sus restos.

Mientras, la violencia en Irak ha alcanzado cifras record. De acuerdo a Naciones Unidas allí muere un promedio de 120 personas al día, lo que significa 48 mil 800 al año, cuatro veces más que lo que los gobernantes iraquíes han admitido respecto de 2006.En este cuadro, los adversarios de Saddam festejan su muerte y en el resto del mundo se condena la actitud de funcionarios iraquíes que hostilizaron e insultaron al condenado en las horas previas y en el momento en que era llevado al cadalso.

También ha surgido un frente de resistencia con la designación de Izzat Ibrahim Al Duri como presidente de Irak y comandante supremo de las fuerzas armadas. Al Duri, amigo y brazo derecho de Saddam fue vicepresidente del Consejo del Comando de la Revolución y por su captura se ofrecen 10 millones de dólares. Al recibir ese nombramiento dijo”Juro continuar la jihad sagrada, acentuarla y prolongarla hasta la liberación total de nuestra patria.”

¿EJECUCIÓN O LINCHAMIENTO?

Las interrogantes respecto a Irak son muchas y el cambio de estrategia del que habla la administración Bush se vislumbra como un aumento del contingente militar a pretexto de que no se puede salir de allí de repente porque la situación de agravaría. Tampoco aparece claro por qué se han cometido, aparentemente, tantos errores respecto a Saddam Hussein, los que no hacen más que aumentar la beligerancia entre los distintos grupos musulmanes.

El abogado argentino Alejandro Teitelbaum, representante de la Asociación Americana de Juristas ante los organismos internacionales de las Naciones Unidas con sede en Ginebra, dice claramente que lo de Saddam fue linchamiento y destaca en su análisis que la ya desaparecida Comisión de Derechos Humanos de la ONU llamó la atención en septiembre pasado sobre la disposición del tribunal iraquí que establece que las sentencias deben ejecutarse dentro de 30 días,lo que en el caso de la pena de muerte “tendrá por resultado un irremediable y precipitado fin de los procedimientos”.

Teitelbaum recuerda que a Saddam se lo juzgó primero por la muerte de 148 personas en Dujail y al condenarlo a muerte por ese caso,los demás,como el de 5 mil kurdos que habrían sido ejecutados con gas mostaza,quedaron sin efecto.Para el analista,eso tiene motivos muy claras.En 1993 debía empezar en Estados Unidos un proceso por financiamiento ilícito al régimen de Saddam por varios miles de millones de dólares durante la guerra Irán-Irak.

En esa oportunidad se llegó a un acuerdo, a través de la procuradora Janet Reno,con el representante en Atlanta de la Banca Nazionale del Lavoro, italiana,y sólo hubo una audiencia en la que se fijó el monto de la pena y se evitó el juicio en el que habrían tenido que comparecer Bush padre, James Baker, autor del reciente informe sobre Irak, y Henry Kissinger asesor del banco italiano.

En el caso de los kurdos, los abogados de Saddam podrían haber llamado a comparecer a numerosos altos funcionarios e industriales de la guerra estadounidenses, británicos, franceses, alemanes, rusos, chinos y portugueses ,que le vendieron tecnología armamentística nuclear, biológica, química, de misiles y convencional, al gobierno iraquí.Todo eso está detallado en el informe de 12 mil páginas entregado por Irak a la ONU en 1992,que la delegación estadounidense podó a pretexto de que tenía mejores máquinas para sacar las voluminosas fotocopias. Sobre estas bases,que hemos resumido, Teitelbaum califica la ejecución de Saddam como linchamiento, porque había que evitar el gran juicio

LOS AMIGOS NO VAN A JUICIO

Ya hemos hablado antes del doble estándar que aplica Estados Unidos respecto a quienes no se diferencian en sus actos, pero sí en lo que son para el imperio, amigos o enemigos. El caso más reciente es el de Pinochet, bajo cuyo régimen fueron asesinados y desaparecidos miles de chilenos, contra el que se presentaron 300 demandas, pero nunca fue condenado porque para ponerle término al régimen dictatorial la oposición a Pinochet tuvo que negociar, no con el dictador, sino con Estados Unidos, las condiciones del retorno a la democracia. Lo mismo sucedió en todas las “democratizaciones“ sudamericanas.

En otras partes el asunto ha sido más burdo. Los estadounidenses han intervenido permanentemente en Haití, país que en el siglo XIX había logrado un importante desarrollo económico, en un contexto político de enfrentamientos violentos. En 1957 con apoyo del país del norte, asumió el gobierno Francois Duvalier, que se hacía llamar Papá Doc, fue un gobierno dictatorial y sangriento que dio origen a la dinastía Duvalier, ya que a la muerte del fundador lo sucedió su hijo al que llamaban Baby Doc,que gobernó de 1971 hasta 1985.Cuarenta mil personas fueron asesinadas en ese lapso. Cuando Baby Doc ya no pudo controlar el levantamiento popular, Estados Unidos maniobró para buscarle una salida segura y demoró la acción del ejército hasta que le encontró refugio en Francia.

En Nicaragua otra dinastía sangrienta, la de los Somoza, fue impuesta por Estados Unidos y duró en el poder desde 1933 hasta 1979 año en que los sandinistas derrocaron a Anastasio Somoza hijo, al que Estados Unidos le ayudó a encontrar asilo en Paraguay, donde regía otro dictador,Alfredo Stroessner.Y así podríamos seguir con las historias de Ferdinando Marcos en Filipinas, Franco en España,Rios Montt en Guatemala,Castelo Branco en Brasil, Trujillo en Dominicana y etcétera. etcétera,etcétera

06 de gener 2007

DETERMINACION PARA LOGRARLO

“NADA NI NADIE VA A DETENER EL DERECHO DE TODOS LOS ESPAÑOLES A QUE NUESTRAS VIDAS SEAN UNA VIDAS SIN BOMBAS NI VIOLENCIA”

(PALABRAS DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO TRAS LA VISITA AL ESCENARIO DEL ATENTADO DE ETA)
Terminal 4-Aeropuerto de Barajas/Madrid, 4 de enero de 2007

“He querido estar aquí, en la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas, en primer lugar, para expresar mi testimonio de profunda gratitud a todas las personas que desde el día 30 llevan trabajando con el mejor empeño, con el mejor afán: bomberos, policía municipal, policía, guardia civil, empleados del SAMUR y, por supuesto, a todos los trabajadores del Aeropuerto de Madrid Barajas.

Esa expresión de gratitud quiero extenderla, también, a todos aquellos que han mostrado la solidaridad, el apoyo a España, al Gobierno de España, a las Instituciones de nuestro país, tras el atentado. Han sido numerosos Gobiernos europeos, y lo que es mucho más importante, han sido numerosos ciudadanos, ciudadanos españoles que saben bien a qué mal enfrentamos y ciudadanos españoles que, una vez más, han dado una respuesta de madurez, de ciudadanía democrática ante un gravísimo atentado como el que se produjo el día 30, aquí, en la Terminal 4 de Barajas.

Además, he querido comprobar personal y directamente los efectos destructores de ese vil atentado, y decir desde aquí, en primer lugar, que la justicia, toda la justicia se hará cargo de los autores de esta barbarie que ha costado casi con seguridad dos vidas humanas, que ha provocado una destrucción muy notable. Esas son las reglas de un Estado de Derecho, las reglas de la Democracia y de la Ley. Y la justicia es un camino fundamental para la paz y para el fin de la violencia.

Además de eso, quiero afirmar –una vez más– que ETA, con este atentado criminal y atroz, ha elegido el peor de los caminos posibles. Nada va a conseguir; a nadie va a intimidar. La democracia no se intimida, ninguna de las instituciones democráticas se intimida, y mucho menos el Gobierno.

Los españoles saben que esta es una batalla dura, y saben, además, que cuentan con la firme determinación de las Instituciones del Estado de Derecho para ver el fin de la violencia.

Pero desde aquí quiero decir (desde el escenario de la destrucción), después de muy pocos días de ese atentado tan grave, que la energía y la determinación que tengo para ver el fin de la violencia, para alcanzar la paz, es aun hoy si cabe mucho mayor.

Nada, ni nadie, ni lo que hemos sufrido el día 30, va a detener el derecho de todos los españoles a que nuestras vidas sean unas vidas sin bombas y sin violencia. Y tengo el firme convencimiento de que lo vamos a conseguir.

Para ese objetivo –para el fin de la violencia y la paz– voy a poner lo mejor de mi mismo, toda mi determinación, toda la fuerza democrática que los ciudadanos me dieron en su día en las urnas. Y puedo asegurarles que no me va a faltar ni energía, ni determinación para lograrlo. Y espero que para ese fin podamos contar como quieren los españoles con el concurso de todos los
ciudadanos y de todas las fuerzas políticas.”
LA IZQUIERDA Y EL CANSANCIO ÉTICO

Marcos Roitman Rosenmann
El Clarín, 05 de enero de 2007


Preocupación y tristeza causa la separación que algunos intelectuales de izquierda realizan entre ética y política. En especial cuando justifica la corrupción del carácter. Sus hacedores parecen renunciar al ejercicio crítico de la razón para justificar lo injustificable. Por ello su apuesta abraza un discurso corrosivo entre las nuevas generaciones que buscan referentes y fundamentos para la construcción de proyectos alternativos.

Su pedagogía incita al delito y el mensaje al fraude: se puede robar, mentir, ser un violador, matar, enriquecerse, no menos que pactar con torturadores y narco traficantes, nada impide seguir siendo de izquierdas. Da lo mismo que da igual. El pragmatismo subsume la ética. Es un pensamiento borroso. Los actos políticos no tienen consecuencias políticas, sino penales. Hay un cansancio ético, es mejor no pensar, derivar la responsabilidad política hacia el electorado, al denominado voto de castigo. Debe ser el soberano quien de la espalda a los corruptos. Son nuestros ladrones, nuestros violadores y nuestra izquierda. Siempre preferible a la derecha, los otros, cuestión que nos pone al mismo nivel de estercolero.

Si emergen proyectos de izquierdas donde se manifiesta la pérdida de referentes éticos hay que denunciarlos por irresponsables ya que pierden de vista el enemigo común: el neoliberalismo imperialista. Y uno se pregunta: ¿para cuando la crítica?. Estoy seguro que ni José Martí, ni Sandino, ni Salvador Allende tuvieron cola que pisar. Su vida fue ejemplar. Y como ellos existen miles en Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Chile, Argentina, Cuba, Perú o España. Sólo que están en el anonimato y configuran el ejercito de militantes en las fábricas, las minas, el campo o la maquila. Por ende, si la explotación capitalista destruye, entre otras cosas, la conciencia del ser humano, unir ética y política es una bandera irrenunciable.

¿Bajo qué criterio se puede robar al erario público y seguir siendo de izquierdas? ; ¿Cómo se puede dejar libre a torturadores y predicar la justicia social?. Solo cabe vergüenza ante la traición. En sí, supone la renuncia a la lucha por la democracia, la liberación y el socialismo. Los corruptos no son nuestros ni lo serán nunca. La izquierda no tiene nada en común con personajes o partidos que tras años de luchas en la clandestinidad, las montañas o la oposición legal ejercen el poder y acaban con líderes millonarios construyendo mansiones, pisos de lujo y cuentas bancarias en paraísos fiscales. Para muestra tres: Daniel Ortega, Tomas Borge o Felipe González.

La lucha por el socialismo y la liberación son un proyecto donde ética y política navegan juntos. El bien común y el sentido social del quehacer militante señalan el corazón de la izquierda. Ya en el siglo XIX, cualquier desliz, pegar a las compañeras, ir borracho, no acudir a las reuniones, en fin conductas poco honorables de un militante podía acarrear su expulsión y una pública condena. Y lo más importante, la sociedad civil, la ciudadanía tenía clara la diferencia entre ser de derecha y ser de izquierda. Advertía que un capitalista podía ser corrupto y participar de todos los pecados capitales. Sin embargo, un socialista, un demócrata, un comunista, era un hacedor de un comportamiento ético cargado de compromiso social. Un crítico del capitalismo y la explotación del hombre por el hombre. Esta distancia era infranqueable.

Tan es verdad, que el capitalismo interiorizó esta diferencia para demostrar su falsedad. Es decir, presentó al comunista y al socialista como un pecador ávido de participar de la alienación capitalista y poseedor de una doble moral. Este argumento fue utilizado como propaganda para descalificar a la izquierda en los países occidentales y en los países del Este en tiempos de guerra fría. Recuérdense las afirmaciones sobre la vida de lujo, que disfrutaban los miembros de la nomenclatura.

Hoy, la estrategia se concreta en el caso de Cuba: Fidel Castro y su fortuna. En otros términos, la derecha argumenta que la carne es débil y se corrompe. Los comunistas quieren vivir y disfrutan de la buena vida del capitalismo. Lo combaten de palabra aunque en el fondo les encantaría ser un gran plutócrata. En este sentido, las fuerzas del capitalismo y sus partidos, no tienen miedo en asumir conductas corruptas y realizar cualquier acto villano, todo a cambio de aumentar sus cuentas y ejercitar el poder. Los capitalistas no se avergüenzan en proclamarlo.

Por tanto, que la izquierda caiga en sus redes, no es para tanto, poderoso don es don dinero. Compra voluntades, conciencias y proyectos políticos. Ese es el mensaje que se lanza desde la derecha. El lema es sencillo: a vivir que son dos días. Disfruta y no te dejes llevar por la conciencia. No vale la pena. Así, se firma un pacto de no agresión. Tú no sacas tus corruptos y yo no ventilo tus pecados. Parecen estar cansados de luchar, prefieren un pacto de no agresión, vivir en pecera ajena. Participar del festín, son diputados, senadores, tienen poder e influencias, lo necesario para medrar y hacerse ricos.

Banqueros, empresarios y políticos de la derecha bailan su triunfo. La socialdemocracia y la llamada izquierda moderna en América latina y Europa occidental expresa dicha dinámica. Resulta irónico que el PSOE se presentase a las elecciones de 1978 con un lema: cien años de honradez. Era un mensaje que trasmitía su comportamiento ético y su trasparencia política como aval histórico. Bastaron diez años de gobierno para dilapidarlo amen de hacer trizas una historia y un patrimonio perteneciente a todo el movimiento obrero internacional de lucha por la liberación, el socialismo y la emancipación en la cual confluyen ética y política. Pasarán décadas en España antes que sea creíble unir honradez, izquierda, ética y política. Los casos de corrupción suman y siguen en el siglo XXI.

Sin poder ejercer la crítica, por inoportuna y hacer el juego a la derecha, los adjetivos son múltiples, todos ellos descalificativos. Sin embargo, se debe romper este circulo vicioso y recomponer el debate. Es necesario una educación ciudadana para la lucha emancipadora de liberación anti capitalista donde se practique la unidad entre ética y política. Recuperar esta pedagogía aclararía la diferencia entre derecha e izquierda. Otra cosa es avalar una cultura de la muerte y la razón de la sin razón, sus defensores han caído en el cansancio ético.