23 de juliol 2007

EL MOMENTO DE TRABAJAR

EL MOMENTO DE TRABAJAR

Lalo Díez. Portavoz del PSPV-PSOE. Alicante.


La subida de un par de grados en los termómetros ha llegado acompañada por la puesta en marcha de la Diputación de Alicante. Esta era la última de las instituciones que faltaban por comenzar a funcionar y con la toma de posesión de ayer, ya tenemos completo el panorama político para los próximos cuatro años. Todo un desafío por delante para aquellos que desde la oposición tienen por encargo proponer alternativas de gobierno y fiscalizar las actuaciones en las corporaciones locales, provinciales y autonómicas, pero sobre todo para aquellos a los que les corresponde la tarea de solucionar con sus decisiones los problemas de los ciudadanos a los que representan.

Pues en esas estamos cuando, como suele ser normal por otra parte, algunos dirigentes del gobierno del Consell como Vicente Rambla, o de la Diputación de Alicante como J.J. Ripoll se han dedicado toda la semana a criticar abiertamente todas y cada una de las actuaciones de los responsables políticos de PSPV-PSOE. Que si a Sevilla no lo quieren en Madrid, que si Pla está desautorizado, que quieren una oposición articulada y responsable, etc. Es lógico que estos dirigentes tengan un criterio tan distorsionado sobre la lealtad, la capacidad e incluso algo tan universal como el amor. Hemos escuchado decir al Sr. Ripoll que a Sevilla lo han sustituido por que no lo quieren en su Madrid, algo que se contradice totalmente con lo comentado por otros dirigentes de su partido que afirman que Madrid teledirige al PSOE en la Comunidad Valenciana con el desembarco de Jordi Sevilla por encargo.

No es de extrañar esta clase de comentarios desde las filas de un partido, en el que el número de cargos imputados del PP en la Comunidad Valenciana es casi comparable con la lista de espera (la oficial claro está, la otra estará junto con algunos albaranes de Colgate chino en un cajón…) que año tras año presentan a los ciudadanos. Que lejos queda aquel flamante Código Ético del gran amigo ansar con el que todos los cargos populares estarían más limpios que las arcas de las instituciones que dirigen, como por ejemplo un Gobierno del Consell que se ha convertido en la autonomía más endeudada de España. Estos chicos que tienen tanto tiempo para estar continuamente hablando de lo que le ocurre al partido de la oposición, y que por citar un ejemplo a ninguno se la ha ocurrido abrir la boca para de una vez por todas solucionar el problema de colegios como el de Benalua que es una de las heridas más sangrantes en la ciudad de Alicante, y para el que nadie parece tener ni tiempo ni ganas…

Pero claro a quién le importa que nuestros niños estudien en barracones que alguien muy amablemente nos alquila, es mucho más importante hablar del PSOE que trabajar por el futuro de los ciudadanos.

ZAPATERO, UN BUEN PRESIDENTE

ZAPATERO, UN BUEN PRESIDENTE

Cándido Marquesán Millán
José Ramón Villanueva Herrero (IS Aragón)


En el transcurso de nuestra joven democracia en España, nunca como ahora un Presidente del Gobierno se había visto sometido a unas críticas tan duras. Le llueven desde la agria oposición del PP y, también, desde poderosos medios de comunicación (COPE, ABC, El Mundo, La Razón, etc.), así como también del periódico de mayor tirada en Aragón. Todos ellos tratan de sembrar en la sociedad española la idea de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero es un desastre, que algún cataclismo cósmico está próximo y por ello se hace inevitable una moción de censura o un adelanto de las elecciones. Esta campaña, visceral y demagógica impulsada por el PP, ese “aparato con licencia para mentir”, como hace unos días lo definía Andrés Perelló, recuerda la que, en tiempos de la II República, hicieron las derechas contra Manuel Azaña, aquel brillante político e intelectual que acometió con valentía las profundas reformas que la España de aquel entonces precisaba.

Entendemos que estas críticas contra Zapatero son totalmente infundadas, dado que, en poco más de tres años de Gobierno socialista, ha tomado todo un conjunto de importantes decisiones políticas, económicas y sociales que deben ser valoradas en su auténtica dimensión. A algunas de ellas nos referiremos seguidamente.

La primera decisión importante de Zapatero fue salir de una guerra injusta, ilegal e inmoral, cual era el conflicto de Irak, decisión nada fácil si tenemos en cuenta el poder político-militar de los E.E.U.U.. Por ello, se ha mantenido una política exterior digna, europeista, impulsora de la Alianza de Civilizaciones y solidaria con el Tercer Mundo, mediante la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), de lo cual el Plan Africa es todo un ejemplo. Por lo que a Aragón respecta, Zapatero paralizó el trasvase del Ebro, tema tan sensible en nuestra tierra, sin olvidar su apoyo incondicional (político y financiero) a la Expo-2008 de Zaragoza.

La situación económica española es buena, con un crecimiento superior a la Unión Europea, EE.UU y Japón, los niveles de paro son los más bajos desde hace 28 años y se ha logrado la histórica cifra de 20 millones de empleos. Todo ello ha hecho que las cuentas públicas se hallen saneadas, con un superávit que permite acometer, en esta legislatura, mayores inversiones en políticas sociales, educación (+ 63,9 %), investigación (+ 125,2 %), infraestructuras (+ 21,2 %) y ayuda al desarrollo (106,7 %).

La inmigración se ha regularizado razonablemente, y a iniciativa española, la Unión Europea ha empezado a desarrollar una política migratoria común . Obviamente hay problemas de adaptación, pero la población inmigrante regularizada, ha servido para nuestra recuperación demográfica, y, mediante sus cotizaciones a la Seguridad Social, garantizan el pago de nuestras pensiones presentes y futuras.

Un tema importante como el educativo ha sido encauzado a través de la Ley Orgánica de Educación (LOE), una Ley que lleva adjunta una Memoria Económica. Igualmente las dotaciones presupuestarias para becas se han incrementado en un 50 %. Además, el Estado ha asumido la responsabilidad de educar a nuestros muchachos mediante la impartición de la asignatura, Educación para la Ciudadanía, tal y como ocurre en otros países de nuestro entorno, para transmitir los valores de la libertad, de la igualdad, del pluralismo y de la justicia que están en el artículo primero de nuestra Constitución. En definitiva, para que sean ciudadanos libres y conscientes en una sociedad plenamente democrática.

Zapatero fue igualmente sensible en materia territorial a la necesidad de reformar diversos estatutos de autonomía. De este modo, se aprobó el nuevo Estatuto de Cataluña siguiendo un procedimiento escrupulosamente democrático y, posteriormente, a este proceso de reformas estatutarias se sumaron Andalucía, Valencia o Aragón.

El Gobierno socialista, encabezado por Zapatero, con el apoyo de todas las fuerzas democráticas del Parlamento, y la excepción del Partido PP, ha tenido la valentía de explorar las posibilidades de alcanzar la paz tras el alto el fuego indefinido de ETA, sin ceder a sus peticiones imposibles. Hizo lo que tenía que hacer: era un deber moral y político, al igual que hicieron otros Gobiernos anteriores, y nadie los critico por ello. Se acusó al Ejecutivo socialista de hacer concesiones políticas, judiciales y penitenciarias, de haber “vendido” Navarra, de permitir la autodeterminación del País Vasco. Si las hubiera habido, no se hubiera producido el final de la tregua por parte de ETA. Que nadie le culpe del fracaso de la negociación: todos sabemos quién ha roto el proceso y la derecha debería recordar que lo importante es derrotar a ETA y no a Zapatero.

Se han aprobado Leyes de profundo calado social pero tenemos la impresión de que no están siendo valoradas convenientemente por la sociedad española. Todas ellas tienen en común el conceder más derechos a más españoles, a los colectivos más desfavorecidos, como mujeres, homosexuales o dependientes. Están impregnadas de valores de justicia social, de solidaridad, de igualdad y de ampliación de las libertades, en definitiva, de los ideales que siempre han caracterizado a la izquierda. Este es el caso de las siguientes: Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género; la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, de Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres, la Ley 13/2005, de 1 de julio, por la que se modifica el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio, la Ley 3/2007, de 15 de marzo, reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas, la Ley 15/2005, de 8 de julio, por la que se modifican el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de separación y divorcio y la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, sin olvidar el Estatuto del Trabajador Autónomo, del cual se beneficiarán más de 3 millones de españoles. Todo este conjunto de leyes, son tan importantes, que por sí mismas llenarían de contenido toda una legislatura.

Por todo lo dicho, consideramos a Zapatero un Presidente con valores, con principios y cumplidor de sus compromisos políticos. Cuando en la noche del 14 de marzo del 2004, recién ganadas las elecciones, los jóvenes le gritaban “¡Zapatero, no nos falles!”, nos venían a la memoria aquellas palabras que Manuel Azaña pronunció en un discurso en Bilbao en 1934: “Es la emoción política un bien escaso porque exige rigor y mesura ante las tentaciones de la inmediatez. Nada más fácil que sucumbir al halago cultivando la imagen que la multitud, con el motivo más peregrino, tiene del dirigente. Ningún empeño más arduo que conservar la frescura y la inocencia del primer discurso público”.

Esa frescura e inocencia, así como la firmeza de las convicciones e ideales de progreso que siempre ha defendido Zapatero, hacen que, frente a la soledad a la que pretende condenarlo la demagogia de la derecha (“Anticristo” llegaron a llamarlo en Murcia), sea merecedor del respaldo de la mayoría de los ciudadanos progresistas y, por ello es, en nuestra opinión, un buen Presidente, tal vez el mejor Presidente de la democracia española.

DE REPENTE, EL ÚLTIMO VERANO

DE REPENTE, EL ÚLTIMO VERANO

Juan Antonio Barrio. Diputado del PSOE

Pues sí. Llegó el último verano de la legislatura. Después de este último verano apenas quedarán tres meses para completar la actividad parlamentaria, previsiblemente con la aprobación de los presupuestos de 2008. Asimismo sería positivo aprobar algunas leyes importantes, la ley de responsabilidad medioambiental, la ley de calidad del aire, la ley de desarrollo rural, la ley de control del comercio exterior de armas y lograr la aprobación de la denominada ley de la memoria histórica. Después del debate del Estado de la Nación y del cambio de cuatro ministros, el Gobierno afrontará con nuevos bríos el principio de curso tras un recibimiento a los nuevos ministros que ha sido bastante positivo con algunas excepciones previstas. Por ejemplo, Bernat Soria al que la Conferencia Episcopal, en insólita osadía, ha calificado como representante de “ciencia sin conciencia” ha puesto en duda su valía científica ¡como si Rouco o Cañizares fueran doctores en Citogenética! Dicen que suscita falsas esperanzas. Comparado con las suyas, claro, que todo el mundo sabe que son las únicas verdaderas como nos ha recordado Benedicto XVI. En fin.

A la vuelta del verano se producirán también hechos importantes. La sentencia del juicio del 11-M, ¿pondrá fin, excepto para una minoría muy minoritaria de recalcitrantes a la delirante teoría de la conspiración? La puesta en marcha de la asignatura de Educación para la Ciudadanía en varias CCAA, ¿se hará sin concesiones a la impresentable campaña del sector duro del episcopado a favor de una injustificable “objeción de conciencia”?

En el plano europeo, ¿se aprobara finalmente sin mas recortes el acuerdo de mínimos ya alcanzado por el Consejo de junio en la prevista conferencia intergubernamental? ¿sin mas concesiones a los hermanos Dalton, perdón, a los gemelos Kaczynsky? Estos hermanos tan elogiados por nuestra derecha por su valiente defensa de los intereses nacionales “sin miedo a ser “antipáticos”, miedo que tampoco tuvo Aznar”. ¿Se acabará con la siniestra utilización del tema terrorista por parte de nuestra derecha? ¿Se imaginan Vds. al lider conservador David Camerón pidiendo en el parlamento inglés “las actas” de las reuniones con el IRA? Pues a estos extremos, dignos de figurar en la Historia Universal de la Infamia, ha llegado nuestra derecha.

Poner en valor lo ya hecho, completarlo en el período parlamentario que reste, elaborar un programa ilusionante y ambicioso de reformas para la próxima legislatura con avances en educación, en pleno empleo, en laicidad, en participación de los trabajadores, en Responsabilidad Social Corporativa de las empresas. No ceder al chantaje de ETA ni a la campaña de la derecha, cuyo único argumento después de “la familia se rompe” – ahora ya no lo dicen tanto; será por eso que el obispo Cañizares se desgañita contra las leyes “divorcistas” – es después de “España se rompe” - ¿habrá sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña antes de las elecciones? – después de todo y después de nada en propuestas, la derecha, digo, sólo tiene ya ese argumento, ETA. Entregue Vd. las actas, Sr. Zapatero. Las actas que demuestren cómo traicionó a los muertos, cómo vendió Navarra, cómo le tomaba el pulso ETA. Nada menos. Ojala sea el último verano, sí. El último verano de una derecha así. Los votantes demócratas de la derecha, que, son, creo, la mayoría, deberían exigírselo a sus representantes. Antes y después de las elecciones, claro, pero sobre todo con un mensaje inequívoco en las urnas.

IRAK Y AFGANISTÁN: LA BATALLA QUE EE.UU. NO PUEDE GANAR

IRAK Y AFGANISTÁN: LA BATALLA QUE EE.UU. NO PUEDE GANAR

Frida Modak
El Clarin, 17 de julio de 2007


La pugna entre el congreso y el gobierno de George W.Bush en torno a la permanencia de las tropas estadounidenses en Irak va camino de convertirse en un asunto de rutina, los parlamentarios deciden que deben retirarse y el gobierno mantiene un veto permanente a esa posibilidad. Si solamente se tratara de un estira y afloja entre ambos poderes no tendría mayor importancia, pero lo que está en juego son vidas y derechos humanos y el derecho a la autodeterminación de los pueblos, puesto que en medio de una invasión ilegal se pretende convertir una agresión unilateral en una guerra que no tiene salida.

Los bombardeos contra Afganistán se iniciaron el 7 de octubre de 2001,a título de represalia por la caída de las Torres Gemelas de Nueva York, episodio en torno al cual hay una polémica permanente. El saudita Osama Ben Laden fue responsabilizado de esos hechos y, como vivía en Afganistán, ese país fue objeto de la represalia, si bien se estima que el problema estaba relacionado con las dificultades que encontraron los estadounidenses para que el gobierno de los talibanes les permitiera controlar oleoductos estratégicos.

Desde ese año Afganistán está ocupado por tropas de la OTAN comandadas por Estados Unidos, se dictó una constitución, se eligió un presidente y el conflicto continúa porque los afganos resisten la ocupación extranjera. Lo mismo sucede en Irak, invadido unilateralmente por Estados Unidos en marzo de 2003 a pretexto de que el gobierno de Saddam Hussein, al que posteriormente ahorcaron, tenía almacenadas armas de destrucción masiva. La institucionalidad iraquí fue abolida y, como en Afganistán, se dictó una constitución y se eligió un gobierno a gusto de los invasores. Pero la confrontación no sólo no cesa sino que va en aumento, como también las muertes de civiles y de soldados estadounidenses. En ese marco, Bush, desprestigiado interna e internacionalmente, insiste en su “guerra” sin escuchar a sus propios jefes militares.

PETREAUS:LA LUCHA EN IRAK PUEDE DURAR DÉCADAS

Nombrado en febrero de este año comandante de las tropas estadunidenses en Irak,el general David Petreaus sostuvo en una conferencia de prensa al mes de estar en el ejercicio del cargo que “No hay una solución militar para un problema como el de Irak.La presencia de efectivos es necesaria para mejorar la seguridad,pero no es suficiente.Tiene que haber un aspecto político”.Y agregó “Numerosos estadunidenses me han preguntado si las autoridades iraquíes y el pueblo pueden imponer el interés común antes de sus intereses personales y los intereses sectarios.Yo creo que eso es posible”.Para ello estima que se requiere la reconciliación y que el diálogo político debe incluir a grupos armados opuestos al actual gobierno.Esto no implica la eliminación de los planes de seguridad y el general ha pedido,incluso, más tropas.

Ahora, el martes 10 de julio, Petreaus dijo que la lucha contra los llamados rebeldes “es un esfuerzo a largo plazo” que podría durar “décadas”.Afirmó que el reciente aumento de soldados produjo “éxitos” pero que las tropas de su país están en una “dura lucha” que se tornará “más dura en lugar de ponerse más fácil”,que las operaciones podrían durar nueve o diez años y puso como ejemplo a Irlanda del Norte.

MATANZA DE CIVILES EN AFGANISTÁN

Hace unos días Hamid Karzai,que ocupa la presidencia de Afganistán, lanzó una dura advertencia a la OTAN por el alto número de civiles muertos por las tropas de esa organización. El asunto no es nuevo,pero Karzai había hecho la vista gorda y aceptado la versión de esos contingentes militares,según la cual sólo mataban talibanes,los integristas que gobernaban antes de la intervención extranjera.Las denuncias en contrario caían en el vacío,hasta que Karzai tuvo que admitirlas y junto con calificarlas de “inaceptables” advirtió que si la OTAN no trabaja con su país para evitarlas,su gobierno se verá forzado a tomar una “decisión”.

Antes que el presidente afgano admitiera los hechos, el ministro de defensa alemán había instado a las tropas estadunidenses desplegadas allí a actuar con “moderación” porque “tenemos que hacer todo lo posible por evitar que los civiles resulten afectados”.Por su parte la Comisión de Derechos Humanos de Afganistán acusó a los marines estadunidenses de uso excesivo de la violencia porque su reacción a un ataque con bomba “fue desproporcionada con respecto a la amenaza inmediata” al no distinguir entre civiles y blancos militares,agregando que la evidencia de una compleja emboscada con activistas armados estaba “lejos de ser concluyente”.

Estados Unidos anunció que mantendrá un contingente de 25 mil soldados en suelo afgano el próximo año y proyecta,se ha dicho, trasladar presos de su base en Guantánamo a una cárcel de alta seguridad en Kabul,capital afgana,cuya ampliación está financiando.

610 MIL MILLONES DE DÓLARES GASTADOS

Según el informe del Servicio de Investigación Congresional, SIC,una agencia de investigación independiente que provee de información y análisis a los legisladores,Estados Unidos ha gastado más de 610 mil millones de dólares en sus “guerras” y en la protección de sus muchas bases militares en el mundo,desde septiembre de 2001.El gasto promedio mensual de la administración Bush en Irak y Afganistán es de 12 mil millones de dólares,de ellos 10 mil se gastan en Irak y 2 mil en Afganistán.Desde la invasión a Irak el gasto estadunidense allí asciende a 450 mil millones de dólares,sólo este año se gastaron 165 mil 800 millones de dólares, un 40 por ciento más que el año pasado.
Si Bush obtiene todo lo que ha pedido en el presupuesto para 2008, el gasto total de su acción militar llegaría ese año a 758 mil millones de dólares,de los cuales el gasto en Irak ascendería a 657 mil millones de dólares.Si las “guerras” bushistas duraran diez años más como plantea Petraeus ,el gasto para el 2017 llegaría a 1,4 billones de dólares, anticipa el informe del SIC.Muchas deben ser las ganancias de los promotores de estas agresiones,los que se niegan a buscar una solución pacífica al cruento conflicto que han provocado.

Mientras tanto,el problema amenaza convertirse en algo más grave aún porque se está extendiendo en esa región.Lo que acaba de suceder en la llamada Mezquita Roja de Pakistán es un ejemplo.Esa mezquita no es lo que se ha pretendido en la información difundida en torno a su ocupación por el ejército paquistaní y en la cual murieron más de 200 personas, entre ellas el clérigo Abdul Rashid Ghazi.La mezquita,donde funcionaba una escuela religiosa para varones y otra para mujeres,ha sido una de las favoritas de las élites del país, lo que incluye a primeros ministro,jefes militares y presidentes. Al actual presidente,que quiere occidentalizar a Pakistán, estos sucesos pueden costarle caro, más aún si se recuerda que llegó al poder mediante un golpe de estado y que fue legitimado por Estados Unidos.

17 de juliol 2007

LAS BURGUESIAS PROGRESISTAS Y LIBERALES

LAS BURGUESÍAS PROGRESISTAS Y LIBERALES

Marcos Roitman Rosenmann

El Clarin, 15 de julio de 2007

Recientemente tuve la oportunidad de constatar el odio que sienten las burguesías latinoamericanas que se dicen progresistas y de izquierdas hacia los procesos políticos anticapitalistas existentes en América Latina.Particularmente, los casos de Bolivia, Ecuador y ya no digo Venezuela y Cuba. Bajo este manto de progresistas elaboran alambicados argumentos sobre las libertades individuales, los derechos políticos y el sacrificio personal para justificar el éxito de los procesos políticos progresistas (el suyo) y descalificar los proyectos anticapitalistas.

Todo comienza con un argumento asentado en una reafirmación de su yo, subrayándolo de manera que no quepa duda. Estamos ante una persona que reivindica su individualidad. La sociedad es el resultado de un contrato entre yos. Esfuerzo, disciplina, control, ascetismo y una fuerte dosis de moral, fundada en valores cuya máxima es competir. Nada más progresista que luchar por salir adelante en condiciones de extrema pobreza. Generación espontánea. Afrontar dificultades sin parangón. Romper los moldes y expresar al resto de la humanidad la grandeza de prosperar por cuenta propia bajo la tesis: la riqueza no es de nadie, es de quien trabaja, sudar y apropiarse de una parte alícuota de la misma. Justicia distributiva. El círculo virtuosode la educación, el conocimiento y la movilidad social ascendente, el fetiche sobre el cual se edifica una mentalidad ganadora. El triunfo del capitalismo, el mercado competitivo y la fuerza de la democracia representativa.

Las elites progresistas y liberales se recrean en esta dinámica. Estudian sin perder de vista sus objetivos. Así comienzan su instrucción ideológica y su educación para ser competitivos. Realizan cursos intensivos de idiomas.I nglés, francés, alemán y ahora chino. Como parte de su estética se incorporan al mundo bajo su concepto de la dieta sana, practican deportes para quitarse el estrés después de una jornada ardua de sufrir los avatares de sus acciones en la Bolsa. Pasan una parte importante del día en Internet y no pierden la posibilidad de jugar al play station. Su horizonte mediato es comprar una vivienda de grandes dimensiones, disfrutar de vacaciones de lujo, solventar sus fondos de pensiones y tener una gran pantalla plana de televisión, nueva maravilla de la sociedad de la imagen. No menos que permitirse jugar golf, deporte para las elites progresistas y de izquierda amantes de la naturaleza, el verde, las buenas vistas y la exclusividad.

Estas elites portadoras del sentido de la tolerancia son políticamente correctas en sus modos. Nada se les escapa. Ni el discurso de género ni las críticas a las torturas en Guantánamo, ni su repulsa a la guerra contra Irak ni tantas felonías o invasiones, siempre y cuando formen parte de un pasadomuy lejano y no comprometan ninguna de sus concepciones de tolerancia, multi y pluricultural. Como parte de la nueva izquierda política e intelectual de la burguesía progresista son militantes activos. Se comprometen y se adscriben a los partidos de la izquierda institucional.

Les une una lucha: evitar la destrucción del planeta Tierra, frenar a la derecha, los populismos de izquierda y los totalitarismos. ¿Quién puede oponerse? Ellos son el referente de la democracia de nuevo cuño. Abanderados de la gobernanza mundial. Con ello destapan lo invisible. Si para lograr esos objetivos deben recurrir a la sociedad-espectáculo, no tienen remilgos. De esta manera, no se cortan un pelo en organizar performance con el objetivo de mostrar cómo y de qué manera se viola, se tortura o se practica la pedofilia. Son alimañas. Disfrutan con los relatos sobre técnicas aplicadas en los campos de concentración y los centros de torturas en los países del cono sur. Siguen el relato con entusiasmo y piden más. Están ávidos de carnaza. Por otro lado, se jactan frente a los demás de ser grandes defensores de todo cuanto huele a libertad humana y de oponerse a la pobreza, la explotación, la desigualdad. Lloran cuando les cuentan calamidades y ven niños desnutridos con estómagos hinchados, rodeados de moscas en la boca, ojos saltones y blancos a punto de morir por desnutrición o ser engullidos por un buitre. Les sube la adrenalina. Se hacen socios de organizaciones no gubernamentales y solicitan apoyos para Médicos Sin Fronteras y asociaciones humanitarias.Por un instante se adscriben al pensamiento más progresista. Se sienten de izquierda, pero viven en Europa. En América Latina ya hay mucha violencia y no se está muy seguro en las calles. Han decidido abandonar sus países o simplemente viajar por el mundo y gozar de las mieles de Occidente. Pasearse por París, Londres, Amsterdam, Berlín, Madrid, Oslo, etcétera.

Como elite, se juntan con sus iguales. Pero no les toquen sus bemoles, mientras sus homólogos europeos pierden su identidad y adoptan las formas culturales yankis yéndose a las universidades de Estados Unidos como símbolo de prestigio. Todo se maneja en los mismos parámetros. Sin embargo, la cosa cambia cuando se introducen variables ajenas a sus valores.

¿Cómo se luchacontra la explotación y la pobreza sin redistribuir la riqueza? ¿Cómo se recuperan las riquezas básicas, en manos de las multinacionales, cuyas fortunas se han logrado bajo contratos ilícitos y evadiendo capitales? ¿Qué pasa si se realizan reformas agrarias para limitar el poder de las oligarquías terratenientes y se potencia la organización popular de los trabajadores del campo para crear cooperativas de producción? ¿Qué ocurre cuando se busca refundar el Estado sobre leyes de autonomía que reconocen la realidad multiétnica de los pueblos indios? Cuando éstas y otras cuestiones se ponen sobre la mesa desaparece para siempre el ideario progresista y de izquierda de la burguesía latinoamericana. Les aflora su condición de clase y se ubican donde siempre han estado. Su odio profundo hacia Evo Morales, Hugo Chávez, Rafael Correa, los sitúa en su posición política. Los hace participar en la estrategia desestabilizadora contra dichos gobiernos, además de mostrar su rabioso anticomunismo. No tienen argumentos, sólo destilan rabia y mala baba. Se sienten amigos de Michelle Bachelet, Lula o Tabaré. Mientras se hable de sus gobiernos se sienten cómodos. Son divertidos, incluso irónicos. Tienen sentido del humor. Pero mencione usted los éxitos en Bolivia, Venezuela, Cuba y las transformaciones en Ecuador. Eso les cambia la cara, lo acusan de ser fascista o comunista por defender el sentido de la democracia social.

Eso fue lo que ocurrió en El Escorial, en el marco de los cursos de verano. En la sobremesa todo transcurría sin sobresaltos, hasta que se me ocurrió defender lo indefendible, según ellos. Mi prestigio cayó al suelo. Como siempre, llegué a la misma conclusión: debo ser progresista y de izquierda, pero sin dejar de ser buen liberal y capitalista.

14 de juliol 2007

DOS TAZAS O MÁS DE LO MISMO

DOS TAZAS O MAS DE LO MISMO

José Cobos Ruiz de Adana*

Diario de Córdoba. 14/07/2007

Dentro de poco, la Conferencia Intergubernamental dará sus primeros pasos y hará los retoques para que los nuevos tratados acaben sustituyendo a la encallada Constitución europea. Para mí, pese a que el texto discutido por el Consejo Europeo se mantuvo a buen recaudo, considero su elaboración de forma muy poco transparente por quienes, habitualmente, así vienen trabajando en la sombra, no salvando estos sherpas de la política las grandes innovaciones que sí aportaba la vieja y no nacida Carta Magna. De cualquier forma, habría que manifestar con mucha claridad, con el fin de evitar el engaño a la ciudadanía, que el proyecto de texto discutido en junio por los 27 prebostes europeos en modo alguno representa al Tratado simplificado que tanto se nos anunciara a bombo y platillo. Porque, en realidad, no fue más que el obligado mandato a esta Conferencia Intergubernamental que ahora habrá de reunirse, el próximo 23 de julio, para redactar un nuevo Tratado.

Con dicho planteamiento político, está claro que los diferentes pueblos de Europa se mantienen alejados a la hora de la elaboración del nuevo texto, manteniéndose como usual un método que viene paralizando al Viejo Continente. Porque, si fue ineficaz con 15 o bien con 25 miembros, más lo será aún con los 27 actuales, ya que el debate no pocas veces se organiza en función de las diferentes posiciones antagónicas de carácter nacional, y no como el cauce que habría de servir para buscar el interés general de los pueblos de Europa. Sin duda, el propio mandato dado ahora en unas 14 páginas a la CIG constituye un texto de lo más opaco dentro de la historia de la Unión, ya que ni tan siquiera cita por su número el articulado de la embarrancada Constitución, que ahora pretenden reformular muy a la baja y con un alto grado de ocultamiento para todos. Para empezar, lo primero que habría que manifestar es que cuanto acordaran el mes pasado los jefes de Estado y de Gobierno fue un mero compromiso político, muy similar al que ya adoptaran en el año 2004. Por otra parte, se vislumbra que el nuevo Tratado no va a implicar modificación alguna en el plano del funcionamiento democrático de la Unión. Muchos de los avances que se mantienen lo hacen por la puerta falsa, si bien se rescatan partes de lo esencial, manteniéndose las competencias en política exterior y en el espacio de justicia y seguridad. Porque está claro que el texto discutido en el pasado Consejo no cambia nada del contenido de las políticas económicas y sociales, si bien no nos ofrece nada nuevo para actuar a favor de la armonización social y fiscal por arriba, mostrándonos de esa manera la UE sus propias carencias en materias de justicia y de políticas sociales. Además, el Banco Central habrá de permanecer como un organismo independiente del poder político, conservando la Comisión su actual monopolio de iniciativa, con un refuerzo del papel de su presidente, algo que, por el contrario, no se observa en el caso del Parlamento, que a todas luces parece quedaría como una institución subordinada.

A pesar de que se otorgan nuevos poderes para el alto representante de la Unión y de que se ofrezca un amplio servicio diplomático común, que no único, sí se puede vislumbrar una falta de poder real en la política exterior común europea, ya que ésta se verá continuamente sometida a los imperativos de seguridad militar de la potencia imperial mundial. La UE continuará, por tanto, sin contar con los adecuados medios para llevar a cabo una política de acción por la paz.

Todo cuanto acaece nos pone en evidencia la carencia de principios democráticos que hoy se observan en este Viejo Continente. El método propuesto no debería ser aceptable para sus diferentes pueblos, entre otras razones por conllevar una tentativa de engaño para con sus ciudadanos. Por ello, considero que tardará mucho para que se abra un auténtico período constituyente en Europa. Mientras éste llega o no, la Iniciativa por una Asamblea Constituyente nos vuelve a reiterar su petición de que una nueva Constitución de la UE organice los poderes de la manera más democrática posible y que la Carta Magna de los europeos pueda ser elaborada por una Asamblea Constituyente. Esto es lo que se vuelve a proponer por parte de políticos muy significados como Oskar Lafontaine , Jean-Luc Melenchon , Fabio Amato , François Delapierre , Diether Dehm , Michael Efler , Raquel Garrido , Ricardo Petrella ,Thomas Wallgren , Henri Wehenkel , Erik Wesselius o bien el valenciano Vicent Garcés , portavoz de IS-PSOE, quienes, en cuanto primeros firmantes, no desean un retorno a los antidemocráticos métodos de trabajo que se dan de espaldas al pueblo. Esperamos que con el nuevo Eje París, Berlín, Amsterdam, Bruselas, Helsinki, Luxemburgo, Madrid y Roma se pueda abrir una brecha entre la opinión pública europea, con el fin de que se pueda obligar a cambiar el rumbo emprendido por los nuevos mandatarios, ya que lo que no debería ser, de ninguna manera, es que si no nos gusta el café sólo, se nos acabe obligando a que tomemos un par de tazas.

* Catedrático

13 de juliol 2007

SOTO DENUNCIA EL "NACIONALCATOLICISMO" DE LA IGLESIA Y DEL PP

SOTO DENUNCIA EL "NACIONALCATOLICISMO" DE LA IGLESIA Y DEL PP

Los socialistas critican la construcción de un templo de 'mártires' del bando franquista

El País. SARA VELERT - Valencia - 12/07/2007

La construcción de una iglesia dedicada sólo a las víctimas del bando franquista de la Guerra Civil es fruto de una "visión sectaria y de doble rasero" de la historia, criticó ayer el concejal socialista Juan Soto. El arzobispado impulsa el templo en una de las naves de la antigua fábrica Cross con el apoyo del Ayuntamiento que dirige Rita Barberá. Para Soto, la cúpula eclesiástica y el PP representan "uno de los últimos bastiones del nacionalcatolicismo".

La nave de hormigón de la industria química fue cedida por Barberá junto a otros terrenos al arzobispo Agustín García-Gasco a cambio de la cesión del solar arqueológico de la plaza de L'Almoina. El arzobispado promueve ahora en el antiguo recinto fabril, junto a la zona de expansión de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias un gran templo dedicado a los "mártires de la fe" en la Guerra Civil. Un proyecto que ha llamado incluso la atención, por "anacrónico", a medios de comunicación italianos como el periódico La Reppublica.

La llamada Parroquia Santuario de los Beatos Mártires Valencianos se levantará justo al lado de otras dos naves de la desaparecida fábrica Cross que corren peligro de desplomarse ante la pasividad del equipo de gobierno del PP, denunció Soto. El "aspecto dantesco" de estas naves "contrasta" con "el buen ritmo" con que avanza un proyecto con el que la Iglesia ignora a las "víctimas del otro lado" y demuestra una actitud, a juicio de Soto, "poco conciliadora". Para el concejal socialista, el arzobispo y la alcaldesa mantienen una postura coincidente y de espaldas a la memoria histórica. Mientras que García-Gasco olvida a las víctimas del franquismo, Barberá rechaza erigir un monolito en homenaje a los republicanos represaliados sobre las fosas comunes en las que fueron enterrados en el Cementerio General de Valencia, ahondó Soto. Comparten "una misma interpretación de la historia, selectiva, sectaria y de doble rasero, que honra la memoria de uno de los bandos y silencia la del otro", insistió. El "perfecto maridaje" del PP y la Iglesia valenciana los convierte en representantes "de uno de los últimos bastiones del nacionalcatolicismo", opinó el concejal.

Mientras la Iglesia impulsa su parroquia, al lado dos naves de madera que forman parte del patrimonio industrial de la ciudad amenazan ruina a la espera de un proyecto de rehabilitación. El PP anunció en 2002 un plan de "consolidación" de las naves para frenar la degradación, pero aún no ha actuado. Ante el evidente deterioro, ya sólo está protegida una de las naves y la intención es usar los materiales de la otra para rehabilitarla. Soto recordó que el programa electoral de los populares en 2003 calificaba la antigua industria de Cross como "joya del modernismo industrial", una joya que ahora se cae a pedazos sin que Barberá intervenga. En 2004, el PP decidió convertir las naves en un centro deportivo por gestión indirecta, pero a estas alturas aún no han sacado el concurso para que se presenten empresas interesadas. Recuperar las naves costará un mínimo de nueve millones de euros. Soto, que prefirió no pronunciarse sobre qué proyecto de uso es el adecuado para las naves, urgió al Ayuntamiento a actuar.

Los técnicos municipales trabajan en el proyecto de rehabilitación, aseguró el concejal de Deportes, Cristóbal Grau, que no dio ni datos del plan, ni presupuesto o plazo para ponerlo en marcha. "Nuestro único interés es recuperar el patrimonio de todos los valencianos y, a la vez, darle un uso ofreciendo dotaciones públicas para los vecinos", afirmó el responsable de Deportes.

09 de juliol 2007

EL CONTRAPODER SE GENERA DEFENDIÉNDOSE, RESISTIENDO

EL CONTRAPODER SE GENERA DEFENDIÉNDOSE, RESISTIENDO
Juan Torres López*

El Viejo Topo, mayo 2007


Suele afirmarse que la economía española está pasando por un excelente momento de forma: el crecimiento español es mayor que el crecimiento medio europeo, la inflación está mejor controlada, el paro está en cifras razonables, los contratos temporales van disminuyendo, España es una gran potencia industrial, etc. Desde el punto de vista de los trabajadores, de las personas asalariadas, ¿cree usted que los datos son tan positivos?

Para decir que una cosa va mejor que otra es preciso definir primero qué es lo bueno y qué es lo malo, lo mejor y lo peor. Esas variables que usted menciona ciertamente van bien pero llegaríamos a otra conclusión si consideramos, por ejemplo, que el salario medio español actual en términos reales es igual que el de 1997, lo que significa que para la mayoría de la gente esa mejora en el crecimiento no se ha traducido en una mayor capacidad de compra, que al fin y al cabo es de lo que depende la satisfacción en nuestras sociedades. En los últimos diez años, el peso de los salarios en el PIB ha caído en 2,91 puntos a favor, lógicamente, del excedente de explotación, de los beneficios. Es mucho.

Por otro lado, algunos economistas, como José Manuel Naredo, han demostrado que, además de esto que acabo de señalar, la economía española crece devorando literalmente recursos naturales cuyo coste de reposición no se tiene en cuenta, lo cual es literalmente insostenible a medio y largo plazo.

En resumen, los datos muestran inequívocamente que la economía española en su conjunto no va tan bien o que para unos mucho mejor que para otros.

¿Ha observado usted en el ámbito económico grandes diferencias entre la política seguida por los gobiernos del PP y la impulsada desde la vicepresidencia económica del señor Solbes en el gobierno de Rodríguez Zapatero?

En realidad, fue el Partido Popular, como reconocía el propio Rodrigo Rato, el que siguió la estela iniciada por Solbes en el último mandato de Felipe González. Desgraciadamente, las corrientes liberales del partido socialista se imponen constantemente sobre las socialdemócratas y socialistas en materias de política económica y eso hace que apenas haya diferencias entre ambos gobiernos en los planteamientos generales.

Ahora bien, aunque las grandes coordenadas de Solbes y de Rato fueron y son las mismas yo creo que pintar sólo con brocha gorda, o utilizar solamente un par de tonalidades es un gravísimo error en política. A poco que se afine se han de percibir diferencias significativas en política económica si dentro de esta consideramos –como debe hacerse- la orientación del gasto público, la política social, la ambiental, los procedimientos normativos, etc. Por eso yo creo que sería mucho más útil apoyar a las corrientes más a la izquierda del PSOE (que también sufren y combaten el predominio de los liberales) que limitarse a decir que todos hacen lo mismo que el PP, porque no es verdad. Desde ese punto de vista me parece que a la izquierda del PSOE hay demasiado daltonismo, seguramente, como consecuencia de no haber gestionado nunca ni siquiera los asuntos sociales más nimios.

Pero alguna gestión sí que han realizado. Algunas fuerzas que están, y dicen estar, a la izquierda del PSOE han formado parte, y forman parte ahora, de gobiernos autonómicos con atribuciones en ese ámbito precisamente, y está, por otra parte, su dilatada experiencia municipal donde la gestión de presupuestos sociales es en muchos casos trabajo diario.

Me refería, más bien, a la izquierda de la izquierda que desprecia ese tipo de gestión y que no suele haber participado en nada de eso. Nunca comprendí cómo se pretende ser referencia para la gente cuando uno se sitúa tan lejos de sus intereses cotidianos y tan ajeno a las prácticas que tienen que ver con ellos.

Mis compañeros y amigos universitarios que están más a mi izquierda (según dicen) casi siempre han despreciado la asunción de responsabilidades de gobierno o participar en tareas de gestión. A mí me parece muy incongruente reivindicar una transformación radical del planeta sin ser capaz de saber lo que hay que hacer para arreglar el techo de la facultad o sin saber cómo superar los problemas que hay que vencer para transformar las condiciones más elementales que nos rodean. Es muy fácil pedir que el mundo cambie de base sin haberse preocupado nunca de mover ni un solo papel.

¿Pero no hay entonces otra política razonable y factible?

El campo de actuación en el que se puede mover la política económica no es hoy día el resultado de una simple expresión de la voluntad sino de la correlación de poder efectivamente existente. Y lo cierto es que las clases trabajadoras no disponen de poder suficiente (o no desean utilizarlo porque se han hecho bastante conservadoras como les ocurre a los sindicatos) para obstaculizar la puesta en marcha de las políticas liberales.

Otras políticas naturalmente que las hay: ¿cómo no va a haber otra política distinta a reducir los impuestos de los más ricos, el gasto social incluso cuando se tiene superávit, o la de dar completa e irracional plena libertad al dinero? El asunto no es ese sino cómo crear las condiciones de poder (de contrapoder) que permitan llevarlas a cabo.

En el mismo momento en el que, como decíamos, se viene hablando desde diversas instancias de la excelente salud de la economía española, estamos en una las épocas con mayores escándalos económicos (el caso Botín, Marbella, caso Fabra, Andraitx, etc). ¿No hay nadie que pueda poner una bozal a una bestia tan desmedida? ¿Cómo puede entenderse que el actual presidente de Telefónica, el señor César Alierta, sea el ex presidente de Tabacalera, acusado por un presunto delito de información privilegiada que significó un beneficio de 300 millones de pesetas para él y su círculo familiar.

Se entiende porque tienen el poder. Botín manda más en España que el gobierno, el parlamento, los jueces y las policías todos ellos juntos. Si no fuera así, habría estado ya condenado varias veces.

Gente como la que ha citado están consiguiendo que ni siquiera lleguen a juicio las querellas. Algún día aparecerán en los libros de historia como lo que son, dejando pequeños a los piratas de los mares del Sur.

Lo que ocurre es que el capitalismo se ha hecho corrupto, los grandes propietarios y banqueros manejan tanto dinero que pueden comprar y disponer de todos los resortes del poder.

Teóricamente, el bozal tendrían que ponerlo los jueces pero hemos visto claramente (en las votaciones de sus órganos de poder, en sus resoluciones, en su actuación años atrás en Marbella por ejemplo...) que son sectarios ideológicamente y que, con notables y honradísimas excepciones, no pueden o no quieren ir tan lejos como sería necesario que fueran.

La única solución, por tanto, es la movilización social que primero genere una clara decisión colectiva de enfrentarse a este tipo de sociedad y luego se empodere hasta el punto de convertirla en una constante exigencia política.

¿Cree usted que los argumentos esgrimidos en alguna ocasión por fuerzas nacionalistas sobre la injusticia impositiva de comunidades como Catalunya o Euzkadi tienen algún fundamento?

Plantear comparaciones fiscales entre territorios me parece legítimo, por supuesto, pero en mi modesta opinión completamente irrelevante desde el punto de vista del bienestar efectivo de las personas. ¿Es que acaso en Cataluña o en Euzkadi no hay clases y grupos sociales con intereses bien distintos? ¿Cómo se puede hablar entonces de perjuicios o beneficios iguales para todo el territorio?

Además, para ser rigurosos a la hora de hacer esas "balanzas" ahora tan de moda habría que tener en cuenta no sólo las transferencias fiscales (de ingreso o gasto) sino los beneficios o perjuicios derivados de compartir mercados, de las externalidades generadas... Francamente, el discurso nacionalista me parece cada vez más un discurso ideologizado que no tiene más fundamento que el querer que las cosas se hagan de la manera en que conviene a los nacionalistas. Es una reivindicación tan justa como cualquier otra pero no vale revestirla de argumentos aparentemente científicos. Se les llena la boca de justicia fiscal cuando miran al Estado y cuando gobiernan, como ahora en Cataluña, reducen la imposición sobre el patrimonio para que los ricos paguen todavía menos.

A propósito de Botín y de otras personas citadas. ¿Cree usted que los gobiernos tienen poder real para poder parar los pies a las grandes corporaciones? Suele esgrimirse el siguiente argumento: si un gobierno intenta algo distinto, una política más social, menos "neoliberal", las multinacionales se van, desinvierten, presionan de formas muy distintas, y el paro y la crisis serán entonces las monedas que regirán en la sociedad donde se ha intentado algo distinto.

Es que en gran medida es así. Basta ver lo que ocurre en países cuyos gobiernos, en principio, estarían libres de sospecha: no pueden hacer más de lo que hacen por mucho que quisieran porque el entorno de poder le supera con mucho. Una de las consecuencias nefastas y radicalmente antidemocráticas de la globalización neoliberal es que los gobiernos han perdido su capacidad de maniobra; su poder de decisión en materia económica se ha reducido al mínimo, lógicamente para facilitar así que las empresas y los grandes grupos privados se muevan con plena libertad.

Los negocios, las relaciones económicas se realizan globalmente y, sin embargo, no existen apenas mecanismos de regulación a esta misma escala. La plena libertad de movimientos del capital es una aberración cuya bondad no se puede demostrar de ninguna manera a través de la teoría económica. Es sencillamente la expresión de que el capital ha disfrutado del poder suficiente como para quitarse de encima cualquier tipo de brida o, como usted decía antes, de bozal.

¿Es importante el poder del consumidor ante los abusos de las grandes empresas? ¿Estamos tan desarmados como a veces parece?

Teóricamente sería demoledor. El problema es que efectivamente el sistema procura desarmarnos a todos mediante la desinformación y la desmovilización de la inteligencia. Las grandes empresas y los bancos controlan las fuentes desde las que, a través del engaño, de la manipulación y del adormecimiento se puede generar "consenso" y convencimiento social. Y cuando este falla, pueden recurrir y recurren sistemáticamente al homicidio y al crimen. Se ha olvidado demasiado frecuentemente que el neoliberalismo ha ido acompañado de una merma efectiva de la democracia y que las políticas neoliberales están literalmente manchadas de sangre. Se experimentaron primero en las grandes dictaduras latinoamericanas y más tarde han promovido más que en ningún otro momento histórico el armamentismo, el comercio ilegal, y la economía criminal, en definitiva.

En su opinión, ¿cuál es la salud real del sistema público español de pensiones? Taguas, uno de los principales asesores económicos actuales de Rodríguez Zapatero, firmó un texto como subdirector del servicio de estudios del BBVA, junto a María Jesús Sáez, en el que afirmaban que el modelo público español de pensiones podría incurrir en déficit en 2011 o, a lo sumo, en 2015 si no se introducían modificaciones de calado en su funcionamiento. En torno a esas fechas, afirmaban, los gastos generados por las prestaciones contributivas serán superiores a las aportaciones de los trabajadores en activo. ¿Es inevitable retrasar la edad de jubilación hasta los 70 años?

Sabiendo que trabajan para el BBVA creo que está dicho todo. No es casualidad que los bancos se hayan encargado de financiar los análisis que han tratado de demostrar con números la crisis del sistema. Lo mejor que se puede decir de esos análisis y de quienes los han realizado es que son malísimos: ¡no han acertado nunca! Lo peor no lo voy a decir aquí pero en todo caso sí diré que están haciendo trampa y engañando a los ciudadanos. La existencia de un sistema de pensiones público no depende de su saldo financiero sino de la decisión política de mantenerlo. Si hicieran números también saldría deficitaria la jefatura del Estado, la administración de justicia... Es verdad que para financiarlo son necesarios recursos pero ¿por qué no proponen más justicia fiscal, mejor recaudación, mejor distribución de la renta, empleo de mejor calidad,... en lugar de que sean los bancos los que manejen el ahorro necesario para financiarlos?

Si la renta del país se la llevan las grandes empresas, como está ocurriendo cada vez en más medida y con esa renta se dedican a comprar empresas extranjeras, si los salarios son cada vez más bajos, si los ricos pagan cada vez menos impuestos... ¡claro que habrá crisis, pero no del sistema de pensiones sino de toda la economía! Tienen la cara muy dura, eso es todo,

¿Cree usted que lo que suele llamarse clase política española es especialmente corrupta? ¿Hay relaciones estrechas entre el mundo empresarial y el ámbito político? ¿Son los gobiernos consejos de administración ampliados del conjunto de la clases empresariales del país correspondiente?

Francamente, yo no creo que nuestra clase política sea especialmente corrupta. Basta ver lo que hay por ahí fuera o compararla con la del franquismo. Es más, creo que se exagera el discurso de la corrupción para lograr que la gente se aparte de la política y yo creo que eso hay que evitarlo.

Naturalmente, no quisiera que esto que digo se entienda como condescendencia. Todos sabemos lo que ha ocurrido y está ocurriendo en España. Pero yo creo que el problema no es tanto la extensión como la impunidad. ¿Cómo es posible que Zaplana, por ejemplo, siga en la vida pública después de saberse lo que se sabe sobre su conducta, o que los que torcieron el resultado de las urnas en la Comunidad de Madrid se hayan ido de rositas, y así otros muchos casos? Yo creo que no son tan destacables en número sino por su trascendencia e impunidad.

¿Tienen alguna justificación los privilegios económicos de la Iglesia católica española?

En una sociedad democrática y en un estado laico, ninguna. Explicación sí tiene: el poder acumulado durante siglos de un totalitarismo que no ha desaparecido, como demuestran esos obispos que dicen que España o es cristiana o no es España. Sólo un fascista totalitario puede decir que quienes no somos cristianos no somos españoles. Y como se creen que España son ellos, es lógico que demanden la financiación que reclaman y los privilegios económicos de los que siguen gozando. Se creen que lo que es de España es suyo. Al menos, hoy día no nos queman.

Según Lisbonne revisité, la evolución del empleo en la Unión Europea en los últimos 15 años ofrecen poco margen para la duda: la destrucción de empleo fijo e indefinido coincide con la creación de 13 millones de nuevos empleos a tiempo parcial o con contratos temporales, a los que habría que añadir otras formas de "trabajo basura" como las que ejercen los becarios, pasantes, contratados en prácticas o en formación. ¿Qué efectos cree usted que tiene este tipo de trabajo para la economía, la vida y la cultura de los asalariados?

A la larga, este tipo de empleo precario debilitará la economía sin lugar a dudas, puesto que lleva consigo menor demanda y un claro desincentivo de la productividad. Desde otros puntos de vista, soy también pesimista: no creo en eso de que cuanto peor, mejor. El trabajo precario y el salario miserables desmovilizan, excluyen, generan frustración, alejan a los trabajadores de la reflexión y la cultura, los obligan a convertirse, si se me permite la expresión, en "buscavidas" que pierden la noción de su condición de parte de una clase o grupo social, los aleja de los sindicatos (o los sindicatos se alejan de ellos) renunciando así al ejercicio del poder colectivo... y todo ello crea un caldo de cultivo fatal: las clases trabajadoras se desentienden de sí mismas, los trabajadores no aprenden a actuar para sí como sujetos sociales, pierden sus referencias políticas e ideológicas. Y al final, aparece el fascismo. Lo hemos visto ya otras veces próximas en el espacio y en el tiempo..

Las grandes multinacionales españolas siguen ejerciendo una notable influencia en países latinoamericanos. ¿Cómo juzga usted su comportamiento económico, político, cultural en países como Argentina, Chile o Bolivia, por ejemplo?

Da vergüenza. Literalmente hablando puede decirse que su comportamiento ha sido criminal. No sólo han empobrecido sino que han robado, han financiado a grupos de matones, han hecho desplazar a poblaciones enteras, han atentado contra el medio ambiente. Cuando hay una página llamada Repsol Mata (www.repsolmata.info), algo grave ha tenido que pasar allí.

Lo terrible ha sido la connivencia de los sucesivos gobiernos españoles y que éstos todavía las defiendan como exponentes de "intereses" españoles. Hay que tener poca vergüenza para identificar los intereses de empresas como Repsol, el BBVA, Telefónica, etc. con los de todos los ciudadanos de este país.

¿Se refiere usted a alguna actuación política concreta? ¿En qué gobiernos está pensando?

Fundamentalmente en el del Partido Popular, por su connivencia mucho más expresa, pero también lo ha hecho, si bien de forma algo más vergonzante, el Partido Socialista

Admitiendo que es una pregunta muy global, ¿cree usted que la actual globalización económica beneficia en alguna medida a los sectores más desfavorecidos o es simplemente un instrumento para incrementar el dominio de las clases y países más poderosos?

De la globalización, en el sentido de ubicar a escala planetaria todos los problemas sociales, nos beneficiamos todos... si de verdad funcionara. Lo que ocurre es que el proceso globalizador se viene dando bajo la lógica capitalista que es desigual, y mucho más la del neoliberalismo de los últimos decenios. Sus resultados nefastos en términos de aumento de las desigualdades son evidentes. Como también lo es el que ha beneficiado mucho más a los poderosos.

Por lo tanto, yo creo que la globalización en sí misma no es un instrumento de dominación. Incluso más bien pienso que sería al revés: es la única escala posible para resolver los problemas globales de este planeta. Yo creo que los instrumentos de dominación son las normas existentes, las relaciones económicas impuestas, es decir, los mecanismos que conforman el tipo específico de globalización en el que vivimos: falsa, asimétrica, centrada solo en las finanzas y en los capitales ...

Cuando la izquierda critica al neoliberalismo, ¿qué está criticando exactamente? ¿Una política económica? ¿Una variante extrema y nada piadosa del capitalismo? ¿El mismo sistema de producción mercantil regulado básicamente por el mercado?

Yo pienso que el neoliberalismo es una forma de civilización. Es una política económica liberal, pero también un conjunto de valores sociales que llevan a entender la sociedad como circunscrita al mercado. Y es también una antropología porque se basa en una comprensión del ser humano no como ser social sino como individuo, y a los individuos como simples mercancías. Es una práctica social y también una ideología, una política y también una creencia. En fin, el neoliberalismo no es sino el capitalismo en estado puro, sin trabas, sin límite alguno a la lógica de la ganancia; el capitalismo desnudo, con todas sus vergüenzas al aire porque puede, porque el capital ha concentrado para sí todos los resortes del poder.

Algunos economistas suelen criticar que se incorporen argumentos ambientales al discurso económico, como suelen hacer las organizaciones ecologistas o afines. Son poco serios, se dice, no son científicos, no saben nada de economía. ¿Es esa también su opinión?

La economía se ha constituido desde hace siglos como un saber centrado en los valores monetarios y ajeno a todo aquello que no se expresara en esos términos. Como es evidente que la vida económica tiene muchísimo que ver con actividades o fenómenos no monetarios, la Economía ha tenido que dar un rodeo ideológico increíble para tratar de disimular esa carencia radical.

Las consecuencias son hoy día evidentes: una "ciencia" económica que no lo es porque apenas si tiene que ver con la realidad y una serie de fenómenos que en realidad son económicos (el calentamiento global, el crecimiento insostenible, el despilfarro de recursos, la ineficiencia energética...) pero de los que la economía ni sabe ni quiere saber.

Hoy día es una memez seguir creyendo que la economía puede ser un conocimiento socialmente útil sin afrontar esta carencia, sin utilizar otras formas de medida, otros criterios de eficiencia... Pero no es suficiente con considerar al medio ambiente desde la perspectiva analítica de la economía (monetaria) convencional. Es necesario un cambio de paradigma que convierta a la economía en economía ecológica porque es completamente vano seguir abordando los problemas económicos que consumen recursos naturales como si estos fueran ilimitados.

En épocas no muy lejanas, las fuerzas de izquierdas hablaban y postulaban el socialismo como un modo de producción distinto y alternativo al capitalismo. ¿Cree usted que puede hablarse hoy de un modelo de producción, distribución y consumo alternativo al capitalismo? Si es así, ¿cuáles serían sus características básicas?
Bueno, supongo que este es el momento de concluir la entrevista y empezar a escribir varios libros.

Verá, no es que vaya a haber un modelo alternativo en el futuro: ¡es que lo hay hoy! incluso dentro de la propia sociedad que alberga al capitalismo. Es verdad que el capitalismo se caracteriza porque, como dijo Polanyi, convirtió a la sociedad en sociedad de mercado, pero incluso así, ¿acaso todas las actividades sociales son de mercado? ¿No es cierto que hay miles de experiencias en las que se genera excedente y se distribuye según criterios que no son de mercado, o de lucro? ¿Y no es cierto que la lógica del lucro, la del mercado, deja insatisfecha a una grandísima parte de la humanidad? ¿O que las actividades sociales que satisfacen de una manera más plena y auténtica las necesidades humanas en un sentido integral son las que se resuelven exclusivamente en el mercado? ¿Por qué hemos de pensar entonces que va a predominar siempre la lógica del lucro y que no vamos a tener otra referencia social que el universo de la mercancía?

La organización de la vida social y económica no es fácil. Esto es obvio, pero tampoco responde a un modelo único ni a una lógica o pauta de actuación exclusiva.

¿Y cree usted que hay condiciones para generar esos cambios deseados?

Yo francamente no creo en cambios sociales capaces de modificar de un día para otro esas lógicas de organización de la vida social y económica, aunque quizá sí puedan cambiar más rápidamente las condiciones políticas a partir de las cuales se puedan ir desencadenando.

Las características de esos nuevos modelos, de esas nuevas lógicas las conocemos y las percibimos ya: una ética del comportamiento, de la vida y de la especie diferente; sistemas de incentivos distintos: lógicas de producción orientadas a la satisfacción y respetuosas con la naturaleza: distribución mucho más igualitaria de los excedentes; democracia, es decir, poder de contrapoderes...

¿Qué cree que puede hacerse hoy y aquí para incrementar el contrapoder de las clases trabajadoras, de los sectores populares?¿Cómo poder defenderse, cómo resistir ante la ofensiva del capital?, ¿cuál es el papel de la izquierda en todo esto?

El contrapoder se genera, precisamente, defendiéndose, resistiendo. Pero para defenderse de algo o para ser capaz de resistir una ofensiva lo primero que se necesita es ser consciente de que se trata de algo indeseable. Y el problema, creo yo, es que las clases trabajadoras, al menos en su gran mayoría, hoy día no consideran así al capitalismo, sencillamente, porque el capitalismo no es sólo explotación económica sino que éste se soporta en el convencimiento, por las buenas o por las malas, y en la alienación.

Frente a eso es preciso educación, conciencia, movilización, referencias mutuas, dirigentes y vanguardias capaces de crear mimetismo y liderazgo y de provocar la rebeldía y la intransigencia ante la injusticia... nada de eso, o casi nada, tenemos hoy, sobre todo, porque la izquierda ha sido incapaz de generar un discurso político integrador y unitario. Mi experiencia política me ha mostrado que si hay algo que caracteriza a la izquierda es su sectarismo, su incapacidad para entender que la sociedad no se cambia pensando que todos los demás han de pensar como uno piensa, porque eso es sencillamente imposible. Hay una anécdota, la verdad es que no sé si apócrifa o no, que siempre me marcó: cuando volvió Anselmo Lorenzo de las reuniones de la I Internacional y le preguntaron qué le parecieron las discusiones que allí se dieron y que quién creía él que llevaba razón, si Marx o Bakunin, parece que dijo: "yo no sé quién lleva la razón pero por lo que allí se dijeron el que no la lleve debe ser el mayor enemigo que pueda tener la clase obrera". Eso es la izquierda, puro cainismo, y con semejante instrumental político las clases trabajadoras no pueden ir a ninguna parte.

Por eso creo que el contrapoder sólo puede nacer de una nueva ética de la transformación social, que sea mucho más transversal, más de mínimos y capaz de ser ampliamente asumida. La izquierda tiene que redescubrirse considerando todo esto. La transformación social que pregone no puede ser el resultado de un imperativo de la razón que al final nadie asume sino de un convencimiento social generalizado, traducción de una ética radical y traducido en una decisión política indomesticable.

Algunas experiencias políticas novedosa como la de Venezuela, que usted conoce bien puesto que ha trabajado allí como consultor, se han basado precisamente en un encuentro muy amplio de las izquierdas e incluso de sectores que podríamos calificar, convencionalmente, como conservadores pero antioligárquicos y preocupados honestamente por la justicia social, ¿cree usted entonces que ese es el camino correcto?

Efectivamente, así lo creo y me parece que esa capacidad de generar unidad, convicción y complicidad más allá de quienes están de acuerdo en todo que ha sabido imponer el Presidente Chávez es la gran fortaleza de esa revolución. Lo que me choca es que ahora se haya empeñado en ir por el camino contrario, en restar en lugar de sumar y en excluir. No entiendo la necesidad que hay de forzar la creación de un partido unificado que necesariamente deja a sectores importantes al margen de la dirección política de un proceso que nació para ser protagónico y radicalmente democrático. Me temo que sea un penoso y gran error que podría debilitar mucho al proceso e incluso marcar el inicio de una desgraciada involución hacia callejones conservadores sin salida (por muy revestidos que estén de lenguaje radical) en ese país.

***Juan Torres López, granadino, se doctoró en Ciencias Económicas y Empresariales en 1981 y desde 1986 es Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga.

Es autor de quince libros y de más de cincuenta artículos científicos. Entre los primeros, su manual Economía Política, con seis ediciones en su haber, es uno de los textos de introducción a la Economía más utilizado por los estudiantes españoles. Es autor igualmente de Neoliberalismo. Sociedad, trabajo y poder financiero y de Toma el dinero y corre. La globalización neoliberal del dinero y las finanzas, y ha coordinado y dirigido libros colectivos como Pensiones Públicas, ¿y mañana qué? y Venezuela a contracorriente. Los orígenes y las claves de la revolución bolivariana.

Miembro del Consejo de Redacción de la revista PRINCIPIOS. Estudios de Economía Política, la obra científica de Torres López se caracteriza por su originalidad y por mantener una perspectiva crítica y radical de los problemas económicos, siendo uno de los economistas heterodoxos españoles de obra más abundante y conocida. Algunos de sus artículos de intervención pueden consultarse en www.rebelion.org

05 de juliol 2007

GENERACIÓN POSMODERNA

GENERACIÓN POSMODERNA

Frei Betto*

La posmodernidad no niega la modernidad, sino que más bien celebra sus conquistas, como el positivismo inherente a las ciencias, la razón tecnocientífica para pontificar sobre la intuición y la inteligencia, el triunfo del capitalismo en sus versiones neoliberal y, ahora, neofascista, contraponiendo, por vía de la guerra, el fundamentalismo económico -el capital como valor supremo- al fundamentalismo religioso.

Ante el darwinismo socioeconómico, la cultura se sumerge en una crisis profunda. Los valores monetarios del mercado se sobreponen a los valores morales de la ética. Se silencian los grandes relatos, se desacelera la historia como proceso, agonizan las ideologías críticas. El futuro retrocede ante el imperativo de perennización del presente. Todo se congela en esa idea absurda de que la vida es ‘aquí y ahora’. La vejez es vista como enfermedad y la muerte como abominación. La felicidad queda reducida a la suma de placeres, y los bienes finitos son más
codiciados que los infinitos.

Se sabe lo que no se quiere, no lo que se quiere. Las utopías se cayeron con el muro de Berlín. Mayo del 68 no logró expandirse más allá de las fronteras del cuerpo liberado del peso de la culpa. Los proyectos revolucionarios quedaron como la foto del Che, colgada en la pared o serigrafiada en una camiseta. “Hay tiempos en que ni los santos están a la altura / de la medida de la maldad. / Hay tiempos en que son los jóvenes los que enferman. / Hay tiempos en que está ausente el encanto. / Y hay moho en las sonrisas. / Y sólo el azar extiende los brazos / a quien busca abrigo y protección”, canta Renato Russo.

Hegel nos enseñó a pensar la realidad y su discípulo Marx a transformarla. Se olvidaron de la enseñanza bíblica de que es necesario cambiar el corazón de piedra en corazón de carne. Lo nuevo, en la ciencia y en la técnica, no hace nuevo el corazón humano, asolado ahora por el sentimiento de impotencia, de fatalismo, de cinismo. Es la cultura del gran vacío respirada por los jóvenes de hoy. Caminan de Prometeo a Narciso y, en medio del camino, dejan al margen el heroísmo de Sísifo. No les importa que la piedra ruede monte abajo, les importa disfrutar de la vida.

Rendidos ante las exigencias de construir algo nuevo, olvidados Hegel y Marx, los cambios históricos soñados por mi generación del 68 ahora se reducen al cuerpo, a la moda, a los gestos y caprichos individuales. En los escaparates la literatura libertaria es sustituida por esoterismo, astrología y autoayuda. Puesto que la sociedad es inmutable, hay que disfrutarla. Y ya que no se puede cambiar el mundo, al menos hay que encontrar terapias literarias que sirvan de antídoto contra un profundo sentimiento de frustración y derrota.

En su ansia por eternizar el presente se buscan artificios que prolonguen la vida: ejercicios, dietas, vitaminas, cirugías estéticas… Urge mantenerse eternamente joven. Vejez, arrugas, obesidad, canas, músculos flácidos, pérdida del vigor juvenil y de belleza física: he ahí los fantasmas que asustan al alma lúdica, lujuriosa, de quien no sabe qué rumbo imprimir a la existencia. Como pregona el Manifiesto Hedonista (E. Guisan 1990), “el goce es el alfa y la omega, el principio y el fin”.

Se privatiza el existir, se encierra en un individualismo que se jacta de su indiferencia ante los dramas ajenos, y predomina la insensibilidad ante las cuestiones colectivas. La ética cede el lugar a la estética. La política es mirada con disgusto, y la vida como un videoclip anabolizado por el dinero, la fama y la belleza.

Surge la primera generación sin culpa, despolitizada de compromisos, repleta de jóvenes aburridos, escépticos, insatisfechos, fragmentados. Generación con una reducida capacidad de asombrarse, de entusiasmarse, de comprometerse. Una generación desencantada. “Vivo en el número siete, / calle Melancolía, / quiero mudarme hace años / al barrio de la alegría. / Pero siempre que lo intento / ha salido ya el tranvía / y en la escalera me siento / a silbar mi melodía” (J. Sabina).

Ahora cada cual tiene su verdad y nadie se incomoda con la verdad del otro. Ni se deja cuestionar por ella. El diálogo cara a cara es descartado a favor del diálogo virtual por Internet, en que cada participante puede fingir lo que no es y disfrazar su baja autoestima. En las relaciones personales se invierte el itinerario de mi generación, que iba del amor al sexo; ahora se va del sexo al sexo, con la esperanza de que quizás surja el milagro del amor.

En este nebuloso mundo posmoderno la visión queda oscurecida. Se pierde la dimensión del bosque, se ve apenas uno que otro árbol. Por eso se indigna uno con la violencia urbana y se clama por la reducción de la mayoría de edad penal y por la pena de muerte. ¿Quién se indigna contra la violencia estructural de una nación que condena a millones de jóvenes a la desescolarización precoz y al desempleo?

Sirva de (mal) ejemplo la Justicia de Bush, que condenó a cien años de cárcel al soldado que, en Iraq, estupró y mató a una joven de 14 años. Pero mientras tanto una lluvia de bombas ‘made in USA’ segaba la vida de 700 mil iraquíes, sin distinguir inocentes, niños o ancianos. ¿Quién responderá por tanta atrocidad? (Traducción de J.L.Burguet)

*Frei Betto es escritor brasileño, autor de “Trece cuentos diabólicos y uno angelical”, entre otros libros.

ALAI AMLATINA, 12/06/2007/ Sao Paulo

EL RETORNO DE POMPEYA COMO PARADIGMA PATRIMONIAL

EL RETORNO DE POMPEYA COMO PARADIGMA PATRIMONIAL

RICARDO GONZÁLEZ* - JOSÉ VICENTE LERMA**

Levante, 01-07-2007

Después del sonoro oxímoron de A. Ribera sobre la Almoina, publicado en estas mismas páginas de Levante-EMV el pasado 21 de junio, parafraseando el título de la célebre serie británica de los años ochenta que narraba las peripecias de la familia Bellamy, Arriba y abajo (Upstairs, downstairs), nos ha parecido oportuno compartir con los lectores una reflexión pública sobre el patrimonio histórico valenciano en general y el arqueológico en particular, en el actual paisaje para después de la última batalla electoral.

En los próximos parágrafos intentaremos demostrar que en realidad no han existido auténticas políticas patrimoniales de la conselleria del ramo, sino un dirigismo cultural genérico, si por tal entendemos una serie de acciones que tiendan a favorecer el acceso de la mayoría social a los denominados bienes culturales, fomentando, al mismo tiempo, valores democráticos que vayan mas allá de las meras cifras que demuestran que tal o cual acción ha tenido éxito. La cultura y el patrimonio son, pues, el más claro exponente de las políticas keynesianas en las que el Estado debe estar presente allí donde no llega el mercado.

La propia definición de patrimonio tiene un profundo enraizamiento en el propio capitalismo: «El valor de las cosas que se transmiten». Tanto es así, que existe un cuestionado impuesto sobre transmisiones hereditarias, y que, inconcebiblemente, nuestra derecha local es capaz de pretender eliminar, como el recién elegido Sarkozy, cuando los empresarios franceses o norteamericanos han firmado sendos manifiestos en que defienden la exacción impositiva de las transmisiones hereditarias, lo que fomenta el concepto del trabajo calvinista como fuente de riqueza. La transmisión no impositiva de caudales y haciendas ya fue poco comprendida por los primeros ilustrados del Antiguo Régimen, que veían con malos ojos las herencias y privilegios no procedentes del trabajo personal.

¿Y todo ello, qué tiene que ver con el patrimonio histórico y las políticas culturales de nuestra Comunitat? La actual concepción del patrimonio es una idea esclerotizada, falta toda una reflexión institucional sobre el hecho de que somos todos nosotros, los que creamos día a día el Patrimonio. Es preciso practicar políticas activas de patrimonialización, tal como las define A. Micaud, es decir, aquella «actividad social consistente en crear cualquier cosa que toma nombre y valor de patrimonio».

De hecho, en su viejo programa de 2003, los populares valencianos afirmaban que habían aprobado diversas leyes desde 1995, entre 1998 y 1999, que concernían al patrimonio cultural y la conservación y restauración de bienes culturales. El ejemplo del patrimonio viene a demostrar que los anteriores legislativos no tenían claro qué hacer con esos códigos leguleyos, pues desde entonces se han aprobado dos modificaciones más de la misma Ley de Patrimonio Cultural Valenciano (Ley 4/98) sin que se haya siquiera aprobado el Reglamento de Actividades Arqueológicas o hecho cumplir algunos aspectos fundamentales de la misma ley como la elaboración del Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos.

Si además, prestamos atención a ambas modificaciones, se trata de dos flagrantes evidencias de que si la realidad venal no es acorde con las leyes, hay que cambiar la ley. La primera modificación tenía como intención ganar en sede parlamentaria la batalla perdida en la calle o en los tribunales para acomodarla a las intenciones de urbanizar el antiguo barrio modernista del Cabanyal. La segunda, dar cobertura legal a un exceso reconstructor con la intención de crear casi ex novo un monasterio, el de Santa María de la Valldigna con algunos pocos elementos originales. Una impostura identitaria de nacionalismo de alpargata. Igualmente se ha perdido la lucha sobre la protección de la huerta de Valencia al rechazar en dicho parlamento la iniciativa popular de protección de la misma, contraviniendo el espíritu de participación de la sociedad civil, previsto por el Reglamento de Paisaje de la Comunitat Valenciana.

Del mismo modo, la avocación de las competencias de los antiguos servicios municipales de arqueología por la Generalitat los ha dejado sin objetivos ni sentido operativo. Si ha de ser así, esos servicios sin cometidos claros pueden dejar de existir con una mínima dignidad y sin necesidad de sustitutivos proyectos arqueológicos de relumbrón en países extranjeros -ahora que R. Polanski ha decidido rodar aquí su Pompeya-, que la gestión real no se verá gravemente afectada por ello, son demasiado onerosos para los parcos resultados como instrumentos de gestión urbana que proporcionan a sus urbes. Puesto que en definitiva se trata de un problema de gestión y no tanto de investigación.

Por consiguiente, se trataría de pergeñar toda una nueva filosofía de gestión pública del patrimonio histórico valenciano.

* Catedrático de Arqueología de la Universidad de Reims

** Arqueólogo

04 de juliol 2007

DECLARACIÓN DE LA INICIATIVA PARA UNA ASAMBLEA CONSTITUYENTE EUROPEA

DECLARACIÓN DE LA INICIATIVA PARA UNA ASAMBLEA CONSTITUYENTE EUROPEA

Tras la cumbre europea de 21 y 22 de junio en Bruselas

DE LA CONSTITUCIÓN EUROPEA A UN NUEVO TRATADO:
UN CAMBIO DE NOMBRE SIN CAMBIO DE FONDO

Paris-Berlín-Ámsterdam-Bruselas-Helsinki-Luxemburgo-Madrid-Roma, a 26 de junio de 2007.

Un debate a espaldas del pueblo

El texto discutido por el Consejo Europeo se mantuvo secreto y ha sido elaborado a espaldas de los ciudadanos y parlamentarios por "sherpas" que trabajaban en la sombra.

El retorno de un método intergubernamental antidemocrático e ineficaz

El proyecto de texto discutido por el Consejo Europeo no es, en absoluto, el Tratado simplificado que se nos anunció. En realidad es un mandato otorgado a una Conferencia Intergubernamental (CIG) para redactar un nuevo Tratado.

Así pues, los pueblos siguen siendo alejados de la elaboración del nuevo texto y se regresa al método intergubernamental que paraliza Europa desde hace varios años. Ya ampliamente ineficaz a 15 o a 25, este método funcionará todavía peor a 27. Organizando el debate en función de los antagonismos nacionales y no en función de la búsqueda del interés general de los pueblos europeos, este método de la CIG no puede sino exacerbar las tensiones nacionalistas y desembocar en compromisos a la baja. Nosotros, al contrario, proponemos que los pueblos europeos puedan elegir ellos mismos una Asamblea Constituyente que tenga por mandato elaborar una nueva Constitución para la Unión Europea.

Un contenido que retoma la Constitución y refuerza las políticas liberales y antisociales de la unión Europea

Muy lógicamente, los Jefes de Estado reunidos en Bruselas, todos favorables al proyecto de Constitución europea rechazada por los franceses y los Neerlandeses, han elaborado un compromiso idéntico a aquél que habían adoptado en 2004. El contenido del mandato otorgado a la CIG retoma el contenido institucional no democrático de la Constitución europea y no cambia nada de la orientación liberal de todas las políticas europeas.

El nuevo Tratado no implica ninguna modificación positiva en el plano del funcionamiento democrático. El Banco Central Europeo permanecerá independiente del poder político. Como en la Constitución, el Parlamento será siempre una institución subordinada, la Comisión conserva su monopolio de iniciativa y los poderes de su Presidente se verán reforzados. Este sistema institucional favorece los bloqueos y la impotencia política común europea.

El texto discutido en el Consejo Europeo no cambia nada del contenido de las políticas económicas y sociales europeas. Precisa en efecto que "los Tratados actuales siguen estando en vigor", en particular, todas las referencias a la libre competencia y no falseada. No se ofrece así ningún medio a Europa para actuar en favor de la armonización social y fiscal por arriba.

Mientras que los derechos humanos y sociales exigen, en Europa y en el mundo, políticas rigurosas y fuertes que se opongan al crecimiento de la pobreza y de las desigualdades también en el seno de Europa, la UE carece de poderes fuertes en materia de justicia y de políticas sociales.

Mientras que las lógicas imperiales de guerra triunfan en el mundo, la Unión Europea se ve, una vez más, sin poder real en cuanto a Política Común Exterior y sometida a los "imperativos" de "seguridad militar" impuestos por la potencia imperial mundial. La Unión Europea continuara sin contar con los medios de acción por la paz.

Una perdida de legitimidad, una denegación de democracia

La adopción a la baja de la sustancia de la Constitución Europea con un nuevo nombre constituye una grave violación de los principios democráticos. Los pueblos que votaron no por referéndum no pueden aceptar esta denegación de democracia. El método propuesto por el Consejo Europeo no es tampoco fácilmente aceptable por el pueblo español que votó si por referendum el anterior proyecto. Ese camino forzado, fundado en una tentativa de engaño, no puede sino exacerbar la crisis de legitimidad por la que atraviesa la UE a los ojos de los ciudadanos.

La Iniciativa para una Asamblea Constituyente reitera su petición de que una nueva constitución de la UE organice los poderes de manera realmente democrática y que esa constitución sea elaborada por una Asamblea Constituyente.

Primeros firmantes:

Oskar LAFONTAINE, Député, Co-Président de Die Linke, Président du Groupe Die Linke au Bundestag, Allemagne.
Jean-Luc MELENCHON, Président de Pour la République Sociale (PRS), Sénateur Socialiste, ancien Ministre, France.
Fabio AMATO, Responsable International de Rifondazione Comunista, Italie
Diether DEHM, Porte-parole pour la politique européenne, Groupe Parlementaire Die Linke, Allemagne
François DELAPIERRE, Secrétaire Général PRS, France
Michael EFLER, Responsable Mehr Demokratie, Allemagne
Vicent GARCES, porte-parole Izquierda Socialista – PSOE, Espagne
Raquel GARRIDO, Coordinatrice de l’Initiative pour une Assemblée Constituante Européenne, France
Riccardo PETRELLA, Professeur d’économie politique, président du Comité International pour un contrat mondial de l’eau, Belgique
Thomas WALLGREN, universitaire, SDP Finlande
Henri WEHENKEL, Dei Lenk, Luxembourg
Erik WESSELIUS, porte-parole national du NON au référendum, Pays Bas

Paris-Berlín-Ámsterdam-Bruselas-Helsinki-Luxemburgo-Madrid-Roma, a 26 de junio de 2007.