27 d’agost 2007

GURS Y LA MEMORIA HISTÓRICA REPUBLICANA

GURS Y LA MEMORIA HISTÓRICA REPUBLICANA

Tras la caída de Cataluña en poder de las tropas franquistas en febrero de 1939, una marea humana de miles de republicanos españoles buscó refugio en Francia, donde quedaron hacinados en improvisados campos en la costa del Rosellón como Argèles, Le Barcarès o Saint-Cyprien. Vista la desastrosa situación sanitaria en la que se hallaban los exiliados allí retenidos, las autoridades francesas decidieron crear 6 nuevos “Campos de Acogida”, siendo uno de ellos el de Gurs. Este, situado en este pequeño pueblo de la región del Béarn, cercano a la frontera pirenaica aragonesa, se convirtió de este modo en un lugar vinculado a la dramática historia del exilio republicano español de posguerra.
El campo de internamiento de Gurs, construido sobre una landa cenagosa en el tiempo récord de 42 días, estaba formado por 428 barracones de madera (382 para los refugiados, 46 para la tropa) agrupados en 13 manzanas (“ilôts”), situadas a ambos lados de una ruta central de 2 km. Cada barracón tenía unas dimensiones de 24 x 6 m., albergando a 60 refugiados. De este modo, la capacidad total de Gurs era de 18.500 internos, razón por la que, en 1939, se convirtió en la tercera población del Departamento, entonces llamado de los Bajos Pirineos, después de Pau, la capital, y de la ciudad de Bayona.
Gurs estuvo en funcionamiento entre 1939-1945 y por su campo pasaron un total de 60.000 personas: republicanos españoles y brigadistas internacionales primero y, después, de forma sucesiva, ciudadanos de la Europa Central huidos de la barbarie nazi (entre ellos la filósofa judía Hanna Arendt), militantes de izquierda, gitanos, apátridas y, sobre todo judíos.
Los primeros republicanos españoles fueron enviados a Gurs a principios de abril de 1939 procedentes de los campos del Rosellón francés. Durante este año, llegaron a pasar por Gurs un total de 24.530 republicanos españoles y brigadistas internacionales, cifra ésta que el historiador Claude Laharie desglosa del siguiente modo: combatientes vascos (6.555), aviadores republicanos (5.397), brigadistas (6.808) y otros soldados republicanos (5.770) de los que, señala Laharie, “ils sont sourtout Aragonais”.
En cuanto a los brigadistas, procedían de 53 países distintos y estaban agrupados por nacionalidades, muchos de ellos veteranos luchadores de las brigadas Dombrowsky (polaca), Garibaldi (italiana) y Thaelmann (alemana). Predominaban los judíos comunistas, aguerridos en la lucha antifascista y de una sólida formación ideológica.
A la altura de agosto-septiembre de 1939, la mayoría de los internados habían dejado Gurs. Las razones fueron diversas: unos 6.000 republicanos fueron repatriados a España, donde muchos de ellos padecieron consejos de guerra, siendo una parte de ellos ejecutados o condenados a largos años de cárcel. Otra parte, salieron del campo al encontrar trabajo en empresas o explotaciones de la región del Béarn pero, la mayor parte, tras estallar la guerra entre Francia y Alemania (3 septiembre 1939), se integraron en las Compagnies de Travalleurs Étrangères (CTE) como personal auxiliar para la realización de obras de fortificación. Otros muchos, especialmente los brigadistas, se alistaron en el ejército francés para combatir al nazismo: tanto unos como otros, cayeron prisioneros de las tropas hitlerianas tras la rápida ocupación de Francia, siendo deportados al campo de exterminio de Mauthausen, donde un gran número de ellos encontró la muerte. Finalmente, otros pequeños grupos se integraron en el maquis pirenaico: para estos guerrilleros republicanos, la guerra mundial había empezado en realidad en 1936 y no cesaría hasta la caída del nazismo y de la dictadura franquista.
Tras el armisticio de Francia (22 junio 1940), el país galo fue dividido en una zona ocupada directamente por Alemania y otra, llamada “zona libre”, en la que se estableció el régimen fascista de Vichy, aliado de los nazis y presidido por el general Pétain. De este modo, Gurs pasó a depender de Vichy y se convirtió en un campo de prisioneros donde el régimen petainista internó a quienes consideraba que eran la “anti-Francia”, esto es, a los resistentes, a los militantes de izquierda y, sobre todo, a los judíos. Fue por ello que, entre 1940-1943 pasaron por Gurs 18.185 judíos y, de ellos, 3.907 fueron enviados al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau y, el resto, transferidos a otros campos para su posterior deportación. Así, Gurs se convirtió en un importante eslabón del sistema de internamiento masivo del régimen de Vichy al servicio del horror nazi.
Tras la liberación del Béarn en agosto de 1944, Gurs pasó a tener nuevos inquilinos pero esta vez eran prisioneros alemanes, colaboracionistas y miembros del pronazi Partido Popular Francés (PPF). Finalmente, Gurs se cerró definitivamente en 1945, se quemaron los barracones y se plantó un bosque sobre las 79 has. sobre las que se extendía dicho campo.
El recuerdo de Gurs permaneció en el silencio hasta que en 1980 se creó l’Amicale du Camp de Gurs y se fue recuperando la memoria histórica de esta página negra de la historia de Francia. Hoy, Gurs es un Memorial nacional de la República Francesa en homenaje a las víctimas de las persecuciones racistas y antisemitas y de los crímenes contra la Humanidad cometidos por el régimen de Vichy.
Emociona de forma especial la visita al cementerio judío de Gurs, donde 1.073 tumbas idénticas hermanan a todos los que allí sufrieron y murieron. En el centro, un monumento recuerda a las víctimas judías y, en uno de sus lados, una estela honra a los republicanos españoles y a los brigadistas internacionales de los cuales, otra lápida conmemorativa nos recuerda que, “Pagaron con su vida su combate por la libertad y la democracia”. Todas sus tumbas están adornadas con cintas tricolores y una flor, junto al silencioso respeto de los que las visitamos. Entre ellas, se hallan las de algunos aragoneses, como la del zaragozano Gregorio Luna Fernández o la de Francisco Pérez-Cativiela, de Ansó.
Una reflexión final. En fechas recientes, el Gobierno Vasco erigió un monumento en las cercanías del cementerio judío y plantó simbólicamente un retoño del árbol de Gernika. Sin embargo, no existe ningún memorial erigido por el Gobierno de España ni tampoco del Gobierno Autónomo de Aragón, de donde eran originarios centenares de republicanos de los “ilôts” K, L y M. Sería necesario honrar a nuestros paisanos allí exiliados como un acto de justicia y dignificación de esta página, amarga pero cierta, de nuestra historia y memoria colectiva.
Teniendo presente lo que representó Gurs, y ajenos a todo rencor y odio, resulta muy oportuna la frase de Artur London cuando decía que “se recuerda para preparar un futuro más justo, más fraternal y sin guerras”. Esa es la lección de Gurs, para hoy, para siempre.

José Ramón Villanueva Herrero
(Diario de Teruel, 26 agosto 2007)

23 d’agost 2007

«AL DEFENDER LAS POSTURAS DE LA IGLESIA, EL PP PUEDE PERDER UNA PARTE DEL CENTRO»

«AL DEFENDER LAS POSTURAS DE LA IGLESIA, EL PP PUEDE PERDER UNA PARTE DEL CENTRO»

Entrevista a Antonio García Santesmases, profesor de filosofía política y ex diputado socialista.

Nueva España. Gijón, J. C. GEA . 23 agosto 2007

-El año pasado nos despedía con un mensaje de optimismo ante el clima que había abierto la negociación con ETA. Qué lejos queda.
-Pensé mucho en mis palabras de aquel día, el 30 de diciembre, con el atentado de la T4. Que no haya podido cuajar ese intento por resolver el problema de la violencia en el País Vasco por vía de la negociación es la gran tragedia de esta legislatura. La T4 marca una decepción. Y no ha sido la única desde el pasado verano...
-¿Qué otra?
-Lo que ha pasado en Cataluña. La participación en las elecciones fue baja y, aunque se pudo reeditar el tripartito, no acabo de ver que se haya mantenido un proyecto ambicioso: una forma distinta de entender la nación, de que Cataluña fuera un factor implicado en la vida política española... Era una opción para pasar de «conllevar», como decía Ortega, un problema que para él era insoluble, y cumplir lo que había sido la esperanza de Azaña de conectar el liberalismo español con el nacionalismo catalán. Todo eso estaba, creo yo, mucho en la filosofía de Maragall, pero ahora se ha entrado en una estrategia de gestión, en un relato distinto, con mucha menor recarga simbólica de la que se pretendía.
-Da la impresión de que hay miedo a seguir adelante con el «relato» inicial. Con éste y con otros de los que se han iniciado bajo Zapatero.
-Sí. Parece que prende cierta inseguridad ante los relatos que se han pretendido poner en marcha. Los resultados electorales en Madrid o Valencia; la ofensiva de la Iglesia católica; la situación internacional, con la caída de la socialdemocracia en Alemania y el fracaso electoral del socialismo en Francia; Sarkozy intentando recomponer la conexión europea con Bush... Probablemente todo esto ha ido influyendo cada vez más, junto a los ataques durísimos contra el Gobierno, a quien se ha acusado incansablemente de resentimiento y revanchismo, de traer a mala hora el asunto de la memoria histórica, de llevar adelante una política exterior errática o blanda... El PSOE parece estar en un momento de «impasse», de ver cómo se responde a eso.
-Frente a otro «relato» que parce mostrarse muy sólido y tener su predicamento.
-Es que ha entrado con mucha potencia, mezclado con un elemento emocional y doloroso: víctimas de ETA, movilizaciones... Todo eso ha producido una situación de eso que en fútbol se llama «achique de espacios»: cuando estabas jugando a la ofensiva y de pronto te encuentras con que te han ido metiendo en tu área. Y si no se responde a eso, se va a entrar en el final de la legislatura muy a la defensiva.
-Y en Navarra, un frente nuevo con teóricos aliados.-
Es un caso claro de lo que digo. Los elementos positivos en esta situación, de cara al nuevo relato con el que empezó el Gobierno, parecían claros: incorporación al espacio de juego político de personas que han abandonado la violencia; cambio de discurso del PNV de Imaz, con una posición muy valiente, de una claridad inédita, frente a ETA; la posición de IU como potencial aliado parlamentario... No creo que haya sido bueno defraudar a quienes te estaban apoyando. Yo creo que hubiera sido preferible un Gobierno con Nafarroa Bai e IU que la solución por la que se ha optado.
-Pero gran parte de las propias bases del PSOE lo hubieran entendido mal. Éste y otros «relatos».
-Efectivamente. Eso es un punto crucial. Es muy importante, y al mismo tiempo difícil, implicar a la totalidad del partido en estos proyectos. Por ejemplo, en Madrid, mientras Esperanza Aguirre mostraba una identidad absoluta y radical con Rajoy en cuanto a las víctimas, al Estatut, a la negociación con ETA, la FSM parecía reducirse a hablar sólo de política social, de hospitales, de centros educativos... Y por otra parte es verdad, por ejemplo, que hay un anticatalanismo muy extendido en la sociedad, aunque sólo se explique por falta de apertura mental, o por simple falta de ecuanimidad.
-Otro asunto que arrecia respecto al año pasado. El debate sobre laicismo en la escuela: Educación para la Ciudadanía.
-Ahí se nos viene encima una gran batalla. La idea de una enseñanza puramente transversal de los valores es imprescindible, pero tiene límites; que el profesor de Biología hable de la vida humana, del nacimiento y de la muerte; que el profesor de Historia hable de la guerra y la paz... Tiene que haber una reflexión de segundo grado. La sorpresa está en la reacción de la Iglesia ante esto. He estado mirando uno de los libros que se va a difundir más para la asignatura, el de José Antonio Marina, que encima edita una editorial como SM, y de verdad, no sé dónde está el problema. De todos modos, tengo la impresión de que es una batalla que la pierden.
-¿Por qué?
-Han puesto el listón muy alto con la objeción de conciencia. Es mucho pedir a los padres. Sobre todo en los centros públicos. La presencia de padres que piden enseñanza de Religión baja mucho, y más en en Secundaria, cuando ya se deja elegir a los hijos esa opción y los padres se implican menos. Sinceramente, creo que esa batalla la pierden. Pero el lío va a ser grande. Incluso para el PP.
-¿En qué sentido?
-Al hacer suyas estas posturas tan duras de la Iglesia católica se van a encontrar con que no comulgan con ellas muchos de quienes sí sintonizan en otras cuestiones, como política territorial, enfoque económico, políticas antiterroristas... Hay muchos liberales que no está muy claro que vayan a apoyar esa proximidad con la Iglesia. Savater lo analizaba muy bien en un artículo titulado «Feligreses o ciudadanos». Es cierto que la Iglesia es una base muy fuerte para el PP, pero puede ser a costa de perder una parte del centro. Y eso se verá también a la hora de que Rajoy tenga que empezar a hacer propuestas concretas, a asumir compromisos electorales. ¿Va a derogar la ley del matrimonio homosexual? ¿Qué va a decir cuando llegue ese momento? Ése es el problema de traducir posturas de oposición a compromisos electorales.

¿VALE LA PENA CRECER ASÍ?

¿VALE LA PENA CRECER ASÍ?

Juan Torres López*

El ser humano se ha erigido en el vértice de la pirámide de la depredación planetaria. Y eso significa que depredamos a nuestros congéneres y nos destruimos a nosotros mismos. Una de las obsesiones más comunes a casi todos los dirigentes políticos es lograr que aumente el Producto Interior Bruto, que se registren tasas cada vez más altas de crecimiento económico.
Cuando esto ocurre enseguida nos dicen que la economía va bien y que a partir de ahí vendrán más empleos y mejores condiciones de vida pero eso, desgraciadamente, casi nunca ocurre de verdad.

El concepto que se utiliza para medir el crecimiento de nuestras economías, el Producto Interior Bruto, sólo puede proporcionar una medida muy grosera de lo que en realidad está creciendo y de cómo nos afecta a todos.

Por un lado, sólo registra lo que se puede medir en valores monetarios. Estos días, por ejemplo, está aumentando el Producto Interior Bruto español por el valor correspondiente al gasto que se realiza para retirar los vertidos producidos en las playas de Ibiza. También aumentará el PIB este verano gracias al gasto que se realice para levantar los cadáveres de nuestras carreteras, o para prevenir la llegada de medusas a nuestras costas, o para apagar los fuegos que puedan declararse en nuestros bosques. Todo ello hace que haya más actividades económicas e incluso más ganancias y posiblemente más empleo pero la cuestión estriba en que de ese incremento no se resta la pérdida de bienestar que haya podido suponer el cierre de las playas, las muertes o la evidente destrucción de riqueza que todo eso comporta. Es evidente, sin embargo, que el más elemental sentido del bienestar humano tiene que ver no sólo con lo que tiene valor monetario sino con muchas más cosas, con la felicidad, la seguridad o la satisfacción material o espiritual, que hoy día no se computan en el PIB.

El profesor español José A. Tapia ha puesto de relieve resultados muy significativos que contradicen la idea intuitiva que suele predominar entre los dirigentes sociales e incluso entre la mayoría de los ciudadanos. Contrariamente a lo que comúnmente se piensa, la realidad, en palabras de Tapia, es que es “en los años de crisis económica o, en otras palabras, de recesión, cuando aumenta el desempleo, la mortalidad tiende a disminuir más rápidamente. Y, a su vez, los años de crecimiento económico intenso, en los que el desempleo se reduce, se asocian a una evolución peor de la mortalidad, que tiende a disminuir más lentamente y a veces incluso aumenta. Estos efectos se han comprobado en EE.UU. y Alemania, en España durante el período 1980-1997, en un panel de países industrializados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y en varios países latinoamericanos”. (José A. Tapia Granados. “Salud, economía y libertad: 40 años de crecimiento económico, transición política y condiciones de salud en España”.

Esos datos sugieren claramente que el crecimiento económico, la simple expansión de los valores monetarios que registra el PIB, no implica por sí mismo, sino más bien todo lo contrario si el modelo de crecimiento no es el adecuado, que se logren efectos beneficiosos sobre el bienestar, al menos concebido en este caso como mejor salud y menos mortalidad.Por eso decimos que el crecimiento que muestra el PIB es ficticio, porque no refleja los costes que aunque sean no monetarios están claramente asociados a la actividad económica.

El PIB tampoco nos dice nada acerca de cómo se reparte lo que está creciendo, de modo que se puede decir que la economía marcha divinamente cuando, en realidad, sólo les va bien o mucho mejor a unos pocos, como de hecho viene ocurriendo en los últimos años de gran incremento de las desigualdades.

La significancia perversa de la idea de crecimiento económico medido solamente a través del Producto Interior Bruto se muestra claramente cuando la actividad que lo está generando es tan desordenada e irracional como la construcción y el urbanismo que hoy día predominan.
Como ha recordado José Manuel Naredo, algunos investigadores, como W.M. Hern, han comparado las manchas que deja el cáncer en los escáner y las de la cartografía sobre la ocupación del territorio. Así han podido comprobar el enorme parecido entre los procesos cancerígenos y la incidencia que tiene la especie humana sobre el territorio para generar el crecimiento económico de nuestros días.

Es asombroso confirmar que los procesos de crecimiento urbano que estamos contemplando continuamente a nuestro alrededor tienen efectivamente las mismas características de las patologías cancerígenas: crecimiento rápido e incontrolado, indiferenciación de las células malignas, metástasis en diferentes lugares e invasión y destrucción de los tejidos adyacentes.
Estas semejanzas con el cáncer del crecimiento económico de nuestra época, basado en el desorden urbano, en la hiperexplotación de los recursos, en la especulación inmobiliaria o en la sobreproducción, no son un simple recurso retórico.

Lo que está sucediendo verdaderamente es que fomentamos un tipo de actividad económica que es depredadora y fatal para el conjunto de nuestro ecosistema.Lo habitual es, por ejemplo, que cuando se hacen planes urbanísticos, y en general cuando se establecen las previsiones del crecimiento de la actividad económica, no se tome en cuenta el volumen de residuos que se van a generar, o el consumo de energía o de materiales físicos que va a ser necesario utilizar o movilizar para llevarla a cabo. Nada de eso forma parte de la contabilidad social al uso porque ésta no atiende a los efectos o costes que la actividad genera sobre el medio ambiente, sobre la vida humana o sobre la existencia misma del planeta. Poblamos de cemento nuestras tierras y costas, amurallamos los cauces naturales, envenenamos el aire y el agua, consumimos sin reponer los recursos ancestrales, desforestamos sin límite o, simplemente, agotamos las condiciones que son imprescindibles para la propia vida humana y no tenemos nada de eso en cuenta a la hora de mostrar lo que cuesta la actividad que se está llevando a cabo. Lo único que importa es que aumente el valor monetario de lo que hacemos y nos creemos que eso significa que todo marcha viento en popa.

Ese tipo de razonamiento es perverso en todo caso pero se está haciendo especialmente peligroso en España porque lo han asumido, quizá como el que hablaba en prosa sin saberlo, los jueces y magistrados que han de resolver las demandas sobre los desmanes urbanísticos que tantas veces se ponen en marcha irregularmente gracias a las corruptelas de propios y extraños.Con frecuencia ya casi generalizada se suelen oponer a su paralización cautelar afirmando que llevan consigo un potencial de riqueza de tal envergadura que se pondría en peligro un valor económico muy elevado si su construcción se retrasara. Un razonamiento literalmente bruto porque, al igual que el PIB, sólo tiene en cuenta valores monetarios y presentes. Si los magistrados no computaran solamente los costes explícitos de esos proyectos y tuvieran en cuenta los implícitos (los que suponen dejar de hacer o disfrutar), los no monetarios y los efectos a largo plazo, con toda seguridad que sentenciarían de otro modo. No dejarían que se llevaran a cabo proyectos como los que en tantas ocasiones se legalizaron a posteriori en multitud de ciudades españolas.

Y todo ello, sin hablar de un aspecto que igualmente se olvida continuamente aunque debería ser el primero en tener en cuenta: es materialmente imposible sostener el ritmo de crecimiento incluso bajo de nuestra época basado en el consumo no repuesto de energía y todo tipo de recursos finitos.Cuando las instituciones, los líderes sociales, los encargados de hacer justicia y los propios ciudadanos asumen sin pestañear que lo conveniente es crecer, aunque sea de cualquier forma, nadie puede luego extrañarse que a nuestro alrededor se multiplique la inseguridad, el desasosiego y el temor. Como dice José Manuel Naredo, el ser humano se ha erigido en el vértice de la pirámide de la depredación planetaria. Y eso significa que depredamos a nuestros congéneres y nos destruimos a nosotros mismos.

Hoy día ya no deberían quedar dudas de que el problema del crecimiento económico radica precisamente en su propio concepto, en su naturaleza intrínseca. Ni siquiera ya es el modo, ni el ritmo lo que va a paralizar el progreso social y la vida misma en este planeta. El enemigo, aunque esto pueda parecer exagerado, es el propio crecimiento y por eso, como decía hace poco el profesor francés Serge Latouche, hay que hacerse objetores: “Yo objeto contra la imperante religión del crecimiento económico. Se venera el crecimiento como fin en sí mismo, se persigue siempre crecer por crecer. ¡Es algo irracional y suicida!” (La Vanguardia, 16-03-2007).

Ahora bien, me parece que tampoco es completamente válida cualquier tipo de objeción. Es imprescindible la denuncia, la manifestación más clara posible de los problemas, como puede estar haciendo por ejemplo la conocida película de Al Gore, pero creo que no basta con eso. El crecimiento irracional de nuestra civilización tiene resultados “incómodos” pero es que lo relevante es que tiene causas y tiene propósitos y, sobre todo, tiene responsables muy directos.

Todo esto último es lo que hay que poner también sobre la mesa porque, si no, podremos impactarnos pero nunca seremos capaces de determinar en qué otra dirección conviene orientar la vida social y económica de este planeta herido.

1) Juan Torres López es catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga (España). Comité de Apoyo de Attac, Rebelión.

12 d’agost 2007

LA ADMINISTRACIÓN DEL MODELO NEOLIBERAL DEBE CESAR

LA ADMINISTRACIÓN DEL MODELO NEOLIBERAL DEBE CESAR

Roberto Avila Toledo*
El Clarín. 08 de agosto de 2007


En 1947 se reunieron en la ciudad suiza de Mont Pelerín una serie de empresarios e intelectuales que dieron vida a un cuerpo de ideas que configuran el capitalismo en su forma más extremista. Entre los concurrentes se encontraban Friederick Von Hayek, Karl Popper, Ludwig Von Misses, Salvador de Madariaga y Milton Friedman, crearon allí una suerte de Internacional del empresariado que funciona hasta el día de hoy.

Los textos fundacionales del neoliberalismo son "Camino de Servidumbre" de Von Hayek y "La sociedad abierta y sus enemigos" de Karl Popper. Y “Libertad de elegir” de Milton Friedman.

Entre sus tesis principales se encuentran las siguientes:

a.- Una fuerte crítica al socialismo y a las ideas de solidaridad e igualdad en que este se funda, se valoran el egoísmo y la desigualdad como factores que potencian el desarrollo económico.

b.- El mercado debe ser el factor único, exclusivo y excluyente en la asignación de recursos. Este no debe tener limitación alguna. Esta expresión extremista del capitalismo sostuvo y sostiene, al igual que lo hizo Adam Smith en el siglo XIX que el mercado se regula automáticamente a través de una suerte de mano invisible. Se trataría entonces de que el mercado se desarrolle libremente sin trabas de ninguna especie; por tales se entienden las medidas estatales que fijan precios, sueldos mínimos, condiciones de trabajo, jornadas laborales y la acción de los grupos sociales de presión tales como, sindicatos, centros estudiantiles y asociaciones gremiales.

El mercado no debe tener piedad; los débiles y los ineficientes deben ser expulsados del mismo. Algo de nietzscheano fascista hay en el pensamiento neoliberal

c.- El estado debe reducirse a su mínima expresión sólo conservando funciones de seguridad nacional y policía interna. Bajo este dogma ideológico se promovieron todas las privatizaciones. El estado debe estar expresamente excluido de toda actividad económica.

d.- La libertad económica sería la madre de todas la libertades se encontraría incluso por sobre la libertad política. Las dictaduras se justifican si se imponen para salvar la libertad económica que es la libertad de las empresas económicas.

Sin embargo en la práctica social concreta el neoliberalismo se muestra incoherente cada vez que de defender los intereses económicos de los sectores sociales que representa.

e.- No existen los derechos que había configurado la modernidad progresista tales como educación, salud, vivienda, etc. Sólo existe el derecho a elegir como satisfacer estas necesidades, derecho que sólo tienen los que dispongan de dinero. Esto esta claramente reflejado en la constitución chilena que no garantiza el derecho a la educación sino simplemente el derecho a elegir el tipo de educación de nuestros hijos.

f.- La existencia de grandes grupos económicos potencia y da estabilidad. De esta manera la concentración y la desigualdad no son debilidades de la implementación de un política económica neoliberal determinada, sino efectos concientemente buscados. Toda la política de transporte público de la concertación que alcanzó su momento cumbre con la implementación del Transantiago tiene en su corazón la idea de la gran empresarización que implicó expulsar del mercado a los pequeños transportistas que tenían un promedio de 1,7 maquinas por cada uno de ellos.

g.- Se sostiene que toda barrera arancelaria u otra medida con las que los países pequeños tratan de proteger su economía y que impida el libre tráfico de mercaderías debe derogarse. El mundo debe ser un mercado total. Sin embargo, EEUU el país que promueve e impone estas ideas en el mundo protege estatalmente su industria del acero respecto de Europa al igual que su producción agrícola. Asimismo impide la llegada de productos chinos y obstaculiza la llegada de sofwares venidos de la India.

h.- Los trabajadores se consideran ineficientes en el proceso productivo en tanto no se han podido hacer de medios de producción, por ello es éticamente razonable que sólo reciban los frutos del crecimiento global de la economía por la vía del "chorreo"; toda copa llena a fin de cuentas derrama. Para los marginados que puedan transformarse en factores de inestabilidad social se les asignan políticas "focalizadas" de asistencia social.

El neoliberalismo no fue tomado en serio ni causó gran impacto al momento de su aparición. En efecto, desde un punto de vista teórico no era sino una promoción a la vuelta del capitalismo manchesteriano que sin dios ni ley había llevado adelante la acumulación originaria de capital en Inglaterra del siglo XIX y que había sido analizada críticamente por Carlos Marx en su obra “El Capital”.

Milton Friedman en los sesenta y comienzos de los setenta en EEUU era invitado a programas de televisión norteamericanos en los cuales escandalizaba a sus espectadores promoviendo el trabajo de los niños, el fin del fuero maternal, etc.

En 1929 la economía norteamericana en la que imperaba el liberalismo desatado entro en una gran crisis que se expandió por todo el mundo, de ella sólo pudieron salir con una fuere intervención estatal que fue dirigida por el economista inglés J. Maynard Keynes. De ahí en adelante la idea del estado como orientador de la economía hizo sentido común en todo el capitalismo.

Luego de la segunda guerra mundial el mundo capitalista instaló un sistema económico internacional, del cual fue excluido el campo socialista, a partir de los llamados acuerdos de Breton Woods (1944) en los cuales se establecieron entre otras cosas que el comercio internacional se haría en moneda dólar americano, país que sólo podría aumentar su moneda con respaldo en oro o en otra divisa extranjera, se creó el Banco mundial para potenciar el desarrollo de los más pobres y el Fondo Monetario internacional para ayudar en momentos de crisis a países en dificultades. Todo este entramado pretendía evitar que conflictos sociales llevaran a nuevos países al campo socialista.

En todo el mundo el capitalismo entendió que para su propia viabilidad tenia que dar condiciones humanas a la clase trabajadora, ello creo el estado de bienestar en Europa y en Chile un estado de compromiso. Es exagerado hablar en nuestro país de un estado de bienestar, aquí se trató simplemente que el empresariado fue cediendo a las luchas populares y ello quedó plasmado en una legislación social bastante estable pero muy modesta en sus contenidos concretos, a partir de lo raquítico de nuestra economía monoproductora y dependiente

Así en una suerte de hibernación permaneció el neoliberalismo por muchos años reducido a algunos claustros académicos, especialmente en la Universidad de Chicago. Pero como hasta un reloj parado da en algún momento del día la hora exacta, una crisis global del capitalismo pondría a esta ideología en su momento estelar.

LA GLOBALIZACIÓN NEOLIBERAL

El neoliberalismo es la ideología política y económica con la cual las grandes empresas transnacionales enfrentaron la crisis mundial de capitalismo que se vivió en los años setenta.

Es una ideología pues, distorsiona la realidad para encubrir intereses materiales muy concretos de EEUU, empresas transnacionales y grupos económicos emergentes que aplicaron los saqueos de empresas estatales de los 70 y 80 en América Latina particularmente de Chile, como son las familias Luksic, Angellini y Matte.

Cada vez que de salvar sus intereses económicos se contradicen con sus principios teóricos estos últimos salen por la ventana. Así por ejemplo, la más grande intervención estatal en la economía chilena consistió en que la dictadura militar pagara la deuda de los bancos con dinero de todos los chilenos durante la crisis que los llevó a la quiebra en 1982. Nada se dijo allí de la mano invisible que sola regularía el mercado o de la prescindencia del estado como actor económico.

Durante muchos años el capitalismo despreció esta corriente extremista conocida por algunos como la del "capitalismo salvaje" pero una crisis desplazó a la corriente keynesiana y puso a esta ideología como política oficial del capitalismo a nivel mundial.

En los años setenta el capitalismo a nivel global entró en una severa crisis económica que se desarrollaba a partir de tres situaciones;

1.- El gigantesco aumento de dólares en el mundo, dado que los norteamericanos empezaron a imprimir su moneda sin control alguno como forma de financiar la guerra de Vietnam y los mayores precios del petróleo. Esto fue una verdadera estafa al mundo. Había que llevar esos dólares a algún lugar para evitar que los bancos quebraran, ese es el origen de la deuda externa en América Latina.

2.- La crisis política desatada en el tercer mundo, ante la lucha de los pueblos por evitar la continuación del saqueo imperialista a sus economías, lo cual se expresó en Chile mediante la nacionalización del cobre.

3.- Una fuerte caída en la tasa de ganancia en las transnacionales que requerían nuevos mercados donde vender y comprar materias primas más baratas. Esto es lo que en las periferias se nos vendió como ventajas comparativas.

La tendencia histórica a la caída de la tasa de ganancia del capital como producto de la competencia, entre las distintas empresas es la causa de la globalización. Como se requería llegar a nuevos lugares donde comprar más barato y vender los productos sin mercado el mundo debía hacerse un mercado global: la globalización había partido.

Esa crisis dio origen a la globalización y esta se lleva adelante en la versión extremista del capitalismo conocida como neoliberalismo. En América Latina el neoliberalismo se impuso por medio de crueles dictaduras que causaron miles de asesinatos, detenciones y desapariciones, legiones de exiliados, cientos de campos de concentración, etc.…

Luego del retorno a las democracias muchos gobiernos democráticos fueron cediendo a las imposiciones neoliberales del Fondo monetario internacional, ante su imposibilidad de cumplir con la impagable deuda externa contraída generalmente por las dictaduras militares

América Latina se arruinó con esta ideología. Países ricos como Argentina fueron devastados por los capitales transnacionales. De igual manera todos los procesos privatizadores de empresas estatales fueron fuente de gigantescos entramados de corrupción. Durante la dictadura militar chilena los representantes civiles de ésta, muchos de ellos hoy militantes de la UDI , compraron a vil precio empresas estatales con dinero prestado por el Banco del Estado. Y así, de la noche a la mañana, pasaron a ser multimillonarios.

Esta ideología se aplicó bien por la fuerza de las armas o bien por las imposiciones del Fondo Monetario Internacional. Desde 1990 ella forma parte oficial de lo que se viene en llamar el Consenso de Washington, es decir el acuerdo entre empresarios y entidades estatales de ese país por imponer esta forma económica y política.

Esto lo expresó con toda claridad política George Bush padre, en la conferencia de cooperación europea de 1991 cuando sentenció que sólo había espacio para países con economías de mercado (neoliberales) y democracias representativas y que ellos eran los policías del mundo; de esta doctrina totalitaria son testigos en carne propia, Haití, Somalia, Irak, Afganistán y Yugoslavia, hasta ahora. Esto había sido teorizado por Francis Fukuyama en su texto "El fin de la historia y el último hombre"(1990) .

Este mundo que se concebía como la estación terminal del desarrollo de la humanidad, se encuentra ad portas de una hecatombe ecológica, con 1.300 millones de seres humanos viviendo con menos de un dólar diario, de ellos 843 mil son chilenos, otros 810 millones sufren hambre o desnutrición crónica, las 225 personas más ricas del mundo tienen un patrimonio superior a las 2.500 millones de personas más pobres.

Un hecho lo grafica todo EEUU y Europa gastan más en maquillaje femenino y comida para animales domésticos de lo que se necesitaría para llevar agua potable y atención primaria de salud en los lugares en que falta.


EL NEOLIBERALISMO EN CHILE

En Chile se ha aplicado el neoliberalismo pero de manera un tanto atenuada, pues el Estado no se ha desprendido de Codelco, no ha liberalizado plenamente el mercado de capitales –que transforma las economías en una suerte de casino – y se ha desarrollado un importante gasto en planes sociales.

Pero hay que ser francos y decir que esta ideología esta en el corazón de todas las políticas públicas actualmente en aplicación: nulo papel del estado en la ejecución de los programas, todos los planes estatales son objeto del afán de lucro, chorreo para los trabajadores, políticas focalizadas para los pobres, todo programa estatal es un negocio para alguien.

En el mundo de lo privado y a partir de un control absoluto de los medios de comunicación por la derecha que ha sido consentido y promocionado por nuestros gobiernos que depositan su avisaje en El Mercurio y Copesa, se han divulgado los ideales del neoliberalismo: culto al dinero, individualismo, desprecio por los pobres, afán de lucro sin limites éticos, etc.

Chile hoy es una selva donde se desata una competencia salvaje entre las personas. Vivimos hoy una de las sociedades más depresivas del continente, enormes ingestas de alcohol y drogas en nuestra juventud, cualquier evento público desata la violencia. El miedo a perder el empleo se derrama como una peste por toda nuestra sociedad y actúa con tanto o más eficacia que la represión dictatorial para mantener el control social.

Jóvenes venidos de los barrios pobres rechazan con métodos equivocados un sistema donde el futuro sólo le depara sufrimiento, sin embargo desde las alturas se lee lumpen y anarquismo nihilista, porque no leer una sola línea que diga injusticia social.

Hasta el día de hoy y también en Chile se viven situaciones tan abusivas como que ciertas empresas transnacionales, sanitarias, concesionarias viales etc., tengan una rentabilidad mínima asegurada por el Estado.

Cuando la dictadura abandonó La Moneda era tarea de la concertación democratizar el país, reinstalando por ende la vigencia de los derechos humanos en lo político y hacer crecer el país con justicia social en lo económico.

La primera tarea se ha venido cumpliendo bien, con cierta lentitud quizás, pero todas las iniciativas gubernamentales apuntan en una dirección democratizadora, los obstáculos los pone la derecha, así por ejemplo con el sistema binominal.

Pero en el ámbito económico las cosas se nos parecen de manera distinta. Cuando la dictadura abandono el gobierno. El presidente Aylwin enfrentó enemigos poderosos: un ejército aún encabezado por Pinochet y un empresariado enriquecido como nunca con las privatizaciones de empresas estatales.

Se optó por emprender las tareas políticas y dejar lo económico para después, recordemos que el programa de la Concertación se comprometía a revisar las escandalosas privatizaciones pero al final nada se hizo.

Y así, lo que surgió de la prudencia y el cálculo se fue transformando en virtud, de la cohabitación con el modelo a su administración entusiasta y lucrativa. Hoy se pasa de lo público a la empresa privada que hasta el día de ayer se regularon o viceversa, se ha perdido el pudor. Nunca nadie imaginó a Allende gerente de la Anaconda a Almeyda de director de la Braden Cooper o a Altamirano en la Sociedad Nacional de Agricultura.

La política es expresión concentrada de la economía.: el gobierno de Eduardo Freí Ruiz Tagle obtuvo la impunidad para Pinochet preso en Londres, la cual ni siquiera sus defensores podían brindarles.

Cuando se presentó a Ricardo Lagos como candidato presidencial la hora de la justicia social, modestita, prudentita como son las cosas en estos años en Chile, pareció haber llegado: crecer con igualdad decía la consigna.

A la hora del balance podemos decir que nada cambió en el sentido de las ideas del progresismo y la justicia social: aumentó la concentración económica, la desnacionalización del cobre continuó, la salud la educación y el trabajo no se transformaron en derechos ciudadanos, las empresas de servicios básicos nos siguieron esquilmando mes a mes, las AFP siguieron haciendo pingües negocios con los ahorros de nuestra vejez, nos subordinamos a los norteamericanos como nunca en nuestra historia etc.

Chile es el único país del mundo en que el fondo previsional se construye con el sólo aporte de los trabajadores el que además sirve para que las AFP se enriquezcan.

Los aplausos, con forma de ovación agradecida del empresariado en la ENADE fueron el corolario de ese gobierno. La derecha económica había llegado a su isla de utophos, sus intereses los cuidaban sus adversarios, la derecha económica ya no necesitaba de la derecha política.

Al emerger la candidatura de Michelle Bachelet la esperanza se reencendió con nuevos bríos, no sólo una socialista de toda la vida sino además una mujer y con el sufrimiento de nuestro pueblo en carne propia.

Quizás la presidenta en la soledad del poder lo olvide, pero el establishment transversal y neoliberal incubado en la concertación no la quería. Michelle fue la candidata del pueblo, de las mujeres, de los trabajadores, de los socialistas de a pié.

Es lamentable, pero la presidenta se ve cada día más sola, de pueblo decimos. El pueblo es más leal que los niñitos engreídos de Harvard o los empresarios.

Se nos llama al orden como si fuéramos muchachos de liceo. Se nos predica una incondicionalidad que denigra a quien la ofrece y que en nada ayuda a quien la recibe.

Que tenemos que apoyar incondicionalmente; el Transantiago? , la depreciación acelerada?. Esta última iba a significar gigantescas ganancias a Sebastián Piñera, propietario de un gran paquete accionario de Lan Chile, pensemos donde esta la deslealtad. Se le estaría financiando por anticipado su campaña presidencial, quien entiende esto?.

Adoptar como política oficial del Partido Socialista el aumentar las ganancias de los grandes empresarios de este país por la vía de rebajas de los impuestos nos puso objetivamente a la derecha de la derecha.

Chile tienen 22 mil millones de dólares como excedente producto del mayor precio del cobre, pero también tiene 843 mil chilenos que viven con menos de 500 pesos diarios y un 80% de la clase trabajadora gana menos de 300 mil pesos mensuales, la cesantía tiene carácter de paro estructural un empleo se busca con las características de quien pide una limosna, simultáneamente los Matte los Lucksic y los Angellini entran al exclusivo club de los millonarios a nivel mundial.

Un obrero ha sido muerto en el sur, protestaba por aumento de remuneraciones, ganaba 60 mil pesos mensuales líquidos.

Esta realidad injusta esta siendo rechazada en toda América Latina, pero nuestra diplomacia mira con recelo sino con hostilidad a Venezuela y Cuba y busca congraciarse con los norteamericanos, que no son cualquier gobierno norteamericano son los de Bush, los de la carnicería de Irak y Afganistán. Se soportan y respaldan declaraciones insolentes e intervencionistas de nuestro Senado contra la revolución bolivariana.

Se dice que viene la derecha, lo sabemos ya algo se percibe, sino para que nombrar un presidente del Banco Central de derecha, un contralor, una ministro de la Corte Suprema de la misma orientación. Tienen razón hay que parar a la derecha.

El Transantiago nacido en concomitancia entre el estado y capitales privados muchos de ellos extranjeros, concentración económica, dirigentes políticos lucrando con la reforma. Si el estado pondrá la plata que ponga también una empresa estatal.

Digámoslo derechamente perdemos adhesión popular como por una tubería. Como puedo defender en Cerro Navia lo que estamos viviendo?.

Tenemos un estado rico y cicatero y ciudadanos pobres y esquilmados; la administración del modelo neoliberal debe terminar.

Aún conservamos la esperanza que la Presidenta Bachelet haga el giro progresista que hace falta y enfrente al neoliberalismo y sus promotores del gobierno, votamos por la presidenta no por ministros venidos de EEUU para aplicar la política de los norteamericanos..

*ROBERTO AVILA TOLEDO, es miembro del Comité Central del Partido Socialista de Chile y concejal de Cerro Navia.

SOBRE LA CRISIS DE NAVARRA

SOBRE LA CRISIS DE NAVARRA

José Cobos Ruiz de Adana*
Diario de Córdoba. 11/08/2007

Durante los primeros días del presente mes se ha visto el resultado del intenso trabajo de los socialistas navarros y el enojo de la cúpula socialista de Ferraz, por el desmedido afán de pacto de sus compañeros con las formaciones vasquistas de Nafarroa Bai e IUN, las cuales habían renunciado ya a muchos planteamientos con la finalidad de llegar a un buen gobierno. Ahora se ha debido apelar a la disciplina interna en el partido, con el fin de evitar el desafío de las bases de aquella demarcación, las cuales ya se movilizan ante una más que previsible situación que pronto pudiera concluir con dimisiones y en un congreso extraordinario del PSN. Incluso José Blanco ha reclamado obediencia a unas bases que han visto cómo se le entrega el Gobierno al adversario.

Muchos se habrán sentido engañados, de ahí que anden ahora pidiendo la dimisión de sus máximos dirigentes en Navarra. Y lo mismo que abortara el pacto, hemos visto también a Ferraz cerrando filas con estos dirigentes, que para muchos no estuvieron a la altura de las circunstancias. Nadie duda de que al PSOE le corresponde decidir con quién pactan en cada momento los gobiernos autónomos; pero nadie me negará que para este viaje no se necesitaban alforjas, ya que, a la altura en que nos encontramos, el sainete habrá de continuar de acuerdo con la partitura que en su día hiciera su autor.

Eso sí, para ello habrán de asumir el coste que conlleve. Muchos tendrán la sensación de que, de haberse llegado al pacto de progreso, pudiera haber habido un fuerte desgaste en las próximas elecciones generales. Y, para evitarlo pudiéramos decir que los socialistas se plegaron a la estrategia marcada desde el Partido Popular, una formación donde se llegó a afirmar que el Gobierno de Rodríguez Zapatero había pactado con ETA la entrega de Navarra al País Vasco, cosa incierta, como vienen a demostrar los acontecimientos. No pactar ahora con NaBai e IUN les pudiera parecer más rentable a los socialistas en las próximas legislativas, pero conllevará un alto coste entre compañeros y los electores navarros de la izquierda sociológica, quienes ya no se podrán fiar más de ellos.

Desde la corriente de opinión de Izquierda Socialista se advirtió hace tiempo del problema, y se volvió a recordar en el último Comité Federal; por ello, en consonancia con lo propugnado allí, apoyaron las decisiones adoptadas por los compañeros navarros, favorables a un Gobierno de cambio para la convivencia y el progreso de aquella tierra, en alianza con Nafarroa Bai e Izquierda Unida de Navarra. Hasta el último momento esperó la corriente del PSOE expresando su apoyo al acuerdo, por ser éste lo único que exigiría la coherencia política territorial y de pactos en la legislatura. Para IS--PSOE, debiera haber sido posible algo similar a lo logrado en Cataluña, Galicia o bien en Baleares, y que en todos los casos respondía a su proyecto particular "para avanzar en la articulación de la España plural y de progreso".

Bien pudiera, por tanto, lo sucedido ser un retroceso más en la actuación de coherencia llevada hasta ahora, por mucho que nos quieran decir algunos dirigentes socialistas que no se daban las condiciones para el pacto. Resulta difícil entender la imposición al PSN, para que no formara un Gobierno de izquierdas, pedido por la ciudadanía de aquel territorio, cosa que no se hizo en otras autonomías del Estado español. La actitud mantenida desde el PSOE nos confirma las dificultades que tiene para plasmar una política que lo diferencie con la propugnada por la derecha popular. En los últimos días, las bases del PSN transmitieron de forma inequívoca a su ejecutiva regional su apuesta por alcanzar el tripartito, que desbancara del poder a la Unión del Pueblo Navarro, al tiempo que descartaban los pactos con los regionalistas; de ahí ahora su enorme frustración, que yo entiendo, a pesar de que pudieran acatar lo ordenado por Ferraz por pura responsabilidad política. Pero el PSN habrá de pagar caro, ahondando en su crisis de décadas y pudiera afirmarse, sin temor a equivocarnos, que lo han hundido para tiempo, ya que las fuerzas de progreso bien pronto le pasarán su factura.

Y, si el planteamiento se tenía tan claro por parte de algunos dirigentes nacionales, yo les diría a estos estrategas que jamás debieran haberles permitido que llegaran tan lejos en las negociaciones, entre otras razones porque éstas han vuelto a reabrir viejas heridas que tanto se deseaban cerrar. Al final, habrá más de lo mismo, es decir, un enfrentamiento radical y visceral entre los propios socialistas navarros, por mucho que ahora se les vuelva a llamar a la unidad, mientras que Miguel Sanz tendrá de nuevo su oportunidad de gobernar, gracias a la previsible abstención socialista en la investidura, tal y como se les ha ordenado desde la propia sede de Ferraz. El Partido Popular, pierde una buena baza para las próximas legislativas, pero al PSOE se le puede decir que parece como si acogiera con alivio el hecho de que la derecha siga gobernando en Navarra. Además, los socialistas han dado un paso atrás en su defensa de la España plural, volviendo a actuar con un exceso de centralismo que nos pudiera recordar tiempos pasados.

* Catedrático

05 d’agost 2007

COMUNICADO SOBRE EL GOBIERNO DE NAVARRA

COMUNICADO SOBRE EL GOBIERNO DE NAVARRA

2 de agosto de 2007-08-03

La corriente Izquierda Socialista-PSOE, en consonancia con lo defendido hace unas semanas en el Comité Federal, apoya la posición adoptada por los compañeros socialistas de Navarra favorable a constituir un Gobierno autónomo de cambio para la Convivencia y el Progreso de Navarra en alianza con Nafarroa Bai e Izquierda Unida.

El 8 de junio de 2007 la Coordinadora Federal de IS-PSOE acordó que a la hora de realizar los pactos postelectorales en aquellos lugares donde sean necesarios para conformar los nuevos gobiernos municipales y autonómicos, nuestra opción preferente debe ser siempre la de llegar a acuerdos con partidos de izquierdas y progresistas como aliados naturales a la hora de conformar mayorías políticas de gobierno.

Hoy llamamos a la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE a compartir las razones que han llevado al Partido Socialista de Navarra a proponer un gobierno de coalición con Nafarroa Bai e Izquierda Unida.

Además de ser una exigencia dada la situación política actual de Navarra y del cambio prometido durante la campaña electoral, ese pacto de gobierno lo pide la coherencia de la política territorial y de pactos desarrollada por el PSOE en la presente legislatura. En Navarra debe ser posible algo similar a lo logrado en los gobiernos de Cataluña, Galicia y Baleares, así como lo acordado en muchos Ayuntamientos, y que en todos los casos responde a un proyecto para avanzar en la articulación de la España plural y de progreso.


Por la Coordinadora Federal de Izquierda Socialista-PSOE,

Pepa Pellicer
Juan Antonio Barrio
Vicent Garcés
José Antonio Pérez Tapias