25 de setembre 2007

MORIR EN AFGANISTÁN

MORIR EN AFGANISTÁN

JOSÉ ANTONIO PÉREZ TAPIAS.
Diputado socialista. Miembro de la Comisión de Defensa del Congreso

Noticias de muerte llegan, una vez más, desde Afganistán. En aquella tierra de clima duro y orografía endiablada, donde sobrevive un pueblo cansado de guerras y sojuzgado por la intransigencia del fundamentalismo más fanático, han encontrado la muerte dos soldados del Ejército español, junto a un intérprete autóctono, cuando una mina explotó al paso del vehículo blindado en el que iban. Sus nombres se añaden a la luctuosa nómina de miembros de nuestras Fuerzas Armadas también fallecidos allí, sea por ataques de los talibanes, sea por accidentes ocurridos en el curso de las operaciones militares en las que participaban. La sociedad española, desde el gobierno hasta los medios de comunicación, pasando por las más diversas instituciones, tras hacerse eco de la noticia, expresa su dolor y lo transmite a los familiares y compañeros de los muertos a través de sus representantes. Los cauces de la solidaridad se activan en un momento difícil como éste.

En medio del dolor, cuando el luto se hace notar a través de silencios y símbolos, preguntas insoslayables atraviesan los corazones y, como dardos incisivos, van a clavarse en nuestras inteligencias, buscando respuestas. ¿Qué hacen nuestros soldados en Afganistán, a miles de kilómetros de nuestra tierra? ¿Qué defiende allí nuestro Ejército? ¿Bajo qué condiciones realizan las misiones encomendadas? Éstas y otras que pudieran recogerse son las que fluyen en conversiones de amigos, en sobremesas bajo el impacto de los telediarios, en barras de bar teniendo a la vista los titulares de los periódicos. Editoriales y artículos de prensa, comparecencias del Ministro de Defensa, declaraciones de líderes políticos y tertulias radiofónicas volverán sobre ellas durante unos días. Las opiniones serán diversas y en una sociedad pluralista como la nuestra no han de faltar las de quienes, incluso desde ángulos opuestos, se mostrarán en contra de que soldados españoles sigan en territorio afgano. Las objeciones también se acumulan en torno a cuestiones tan peliagudas y no hacen sino acumularse al hilo de la muerte que vuelve a hacerse presente de mano de la barbarie. Llueve sobre mojado; nuevas lágrimas surcan otra vez mejillas que no hace mucho también lloraron por caídos en Afganistán.

Germán Pérez Burgos y Stanley Mera Vera –soldado español de origen ecuatoriano: una vez más, inmigrante “integrado” por vía de inserción en el Ejército- formaban parte del contingente militar de casi setecientos soldados con que España participa en la ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad). Ello responde a diversas resoluciones de la ONU al respecto, la última de las cuales es la 1707 del 12 de septiembre de 2006, encaminadas a promover en Afganistán la seguridad y, en definitiva, la paz –hasta donde pueda hablarse en esos términos- para que en ese país pueda reconstruirse un embrión de Estado sobre el que organizar la administración y la convivencia en territorio tan convulso. Tales resoluciones de la ONU no han apuntado nunca a operaciones de guerra, sino a la reconstrucción de un país tras la guerra, siendo la última la de la operación “Libertad duradera” con la que los EE.UU. trataron inútilmente de desmontar Al Qaeda y de capturar a Bin Laden. Nuestras tropas, por tanto, no están en ninguna operación de agresión militar, sino de reconstrucción de un país, bien es verdad que apoyada sobre los miles de efectivos aportados por los ejércitos de 37 países. En esos términos se ha asumido por España, por este gobierno y por el anterior –la diferencia con el caso de la participación en la guerra de Irak decidida por Aznar es clara y notoria-, con el pronunciamiento favorable al respecto del Congreso de los Diputados desde que el gobierno de Rodríguez Zapatero propuso que así fuera.

No obstante, es obligado reconocer que no deja de ser una tremenda complicación añadida la que supone el que se solapen las actuaciones que siguen emprendiéndose por el ejército estadounidense como prolongación de la citada operación “Libertad duradera” y las que llevan a cabo las fuerzas que componen la ISAF. El gobierno español ha planteado en alguna ocasión la necesidad de salir de tal confusión, que origina además un incremento de la hostilidad de amplios sectores de la población hacia las fuerzas de paz dado que se confunden con las que siguen realizando operaciones militares que originan numerosas víctimas civiles. Tal clarificación sigue siendo hoy necesaria y urgente, con el peligro de que la pretendida ayuda a la seguridad y la paz naufrague del todo si la ISAF no consigue actuar nítidamente conforme a sus objetivos. No lograr una clarificación suficiente como para que sea compartida por aquéllos a quienes se quiere ayudar significa redundar en actuaciones bienintencionadas pero que acaban siendo percibidas como provenientes de potencias neoimperialistas. El gobierno español ha hecho esfuerzos tratando que la nefasta interferencia que comentamos no se dé, y debe seguir haciéndolos.

Con todo, es una situación con muchos elementos novedosos aquella en la que están nuestras tropas en Afganistán, y ello a pesar de que España ya ha participado y participa en otras muchas operaciones de paz con sus fuerzas armadas. Es un hecho que corresponde a los nuevos tiempos en que estamos el que nuestro ejército participe con otros ejércitos en operaciones fuera de nuestras fronteras. También la defensa se ha globalizado, respondiendo al hecho evidente de la globalización de las amenazas. Tal globalización de la defensa no significa, sin embargo, que su articulación desde los valores de la justicia, la libertad, la igualdad y la paz que deben compartir las democracias, se haga desde la simetría de los Estados que se coimplican en operaciones de pacificación de territorios, de reconstrucción de países o de mediación entre partes bélicamente enfrentadas. Sigue siendo una tarea pendiente el conseguir que el multilateralismo se aplique de forma consecuente no sólo para participar con efectivos y para coordinar acciones concretas, sino para decidir objetivos y estrategias, una vez que la ONU ha emitido resoluciones a favor de la paz con toda su legitimidad. Nuestras sociedades democráticas asumirán mejor las operaciones de sus ejércitos en el exterior si ellas se deciden en instituciones democráticas tanto nacionales como internacionales.

Unas fuerzas armadas organizadas para la defensa desde la Constitución misma que justifica su razón de ser, como es el caso del Ejército español, además de realizar las tareas encomendadas por el legítimo poder político con el espíritu que corresponde a su estar al servicio de una democracia constitucional, han de asumir también el mencionado concepto de defensa colectiva, que va más allá de los límites del Estado nacional. Esto significa un cambio importante en las actitudes y planteamientos propios del ámbito militar, ya no identificado solamente con lo que pueda exigirse desde enfoques troquelados exclusivamente desde la conciencia nacional. Una visión cosmopolita, una conciencia abierta a la interculturalidad, una solidaridad capaz de trascender fronteras, sin que todo ello suponga el olvido de lo nacional, pero sí su relativización, han de modular la actuación de nuestros militares fuera, y también dentro de nuestro territorio. Eso quiere decir que la idea de patria se ensancha, como se expande la de ciudadanía, de la mano de derechos humanos que deben ser defendidos y de convivencias democráticas que han de ser restauradas, siempre desde el diálogo, sin arrogancia, aun con las armas que toda una sociedad ha puesto en manos de militares sujetos a las reglas del Estado democrático de derecho. Desde esas claves nuestros soldados muertos, víctimas de un fanatismo destructor, pueden ser reconocidos como protagonistas de un nuevo heroísmo democrático.

(Artículo publicado en el diario Ideal de Granada el 25 de septiembre de 2007)

14 de setembre 2007

J O R N A D A S F E D E R A L E S

J O R N A D A S F E D E R A L E S

Iz q u i e r d a S o c i a l i s t a - P S O E
Valencia, 22-23 septiembre 2007

“ANTE LA GLOBALIZACIÓN NEOLIBERAL: LA GLOBALIZACIÓN DEL SOCIALISMO”

Sede del PSPV-PSOE (c/Blanquerias, 4)

P R O G R A M A

SABADO 22 DE SEPTIEMBRE

9,00h SESION DE APERTURA
Joan Ignasi Pla. Secretario general del PSPV-PSOE

9,30h. PRIMERA MESA REDONDA:
“Las políticas económicas de la izquierda en tiempos
deglobalización neoliberal”

Toni Ferrer. Secretario de Acción Sindical de la UGT
Juan Torres López. Catedrático de Economía Aplicada
de la Universidad de Málaga
Juan Antonio Barrio. Diputado, portavoz federal
de IS-PSOE
Carmen Ninet. Diputada autonómica valenciana

12,00h SEGUNDA MESA REDONDA

“El estado del mundo, la construcción europea
y los socialistas”

Enrique Barón. Abogado, economista y eurodiputado.
Presidente de la Delegación Socialista
Española en el Parlamento europeo.
Joan Garcés. Abogado, cientista político y experto
en relaciones políticas internacionales.
Marcos Roitman. Sociólogo, profesor titular de Sociología
en la Universidad Complutense de Madrid
Consuelo Catalá. Diputada autonómica valenciana

16,00h. TERCERA MESA REDONDA

“Las políticas territoriales desde la izquierda
en la España plural”

Juan Antonio Pérez Tapias. Doctor en Filosofía,
Diputado, PS Andalucía.
Enrique Curiel, Senador, PS de Galicia
Meritxell Batet. Diputada, PS Catalunya
Andrés Perelló. Senador, PS País Valencià

18,00h CUARTA MESA REDONDA

“Otras miradas desde la izquierda”

Ana Aguado. Catedrática de Historia Contemporánea
de la Universitat de València.
Aurelio Martínez. Presidente del Instituto de Crédito
Oficial (ICO).
Manuel de la Rocha. Abogado, miembro del Consejo
Económico y Social de España.
Manuel Mata. Abogado, portavoz de la Comisión Ejecutiva
Nacional del PSPV-PSOE./Isabel Salazar, Diputada

DOMINGO 23 DE SEPTIEMBRE

9,30h QUINTA MESA REDONDA

“Los valores del socialismo en el siglo XXI”

Antonio García Santesmases. Filósofo, Profesor de
Filosofía Política de la UNED.
Pedro Zerolo. Secretario de movimientos sociales
y relaciones con las ONG del PSOE.
Jordi Guillot. Senador, Secretari General d’Iniciativa
per Catalunya Verds
Pepa Pellicer. Miembro de la Comisión Ejecutiva
Federal del PSOE

13,00h. SESION DE CLAUSURA

03 de setembre 2007

HUGO CHÁVEZ Y LA REFORMA CONSTITUCIONAL

HUGO CHÁVEZ Y LA REFORMA CONSTITUCIONAL

Salim Lamrani*
El Clarin, 01 de septiembre de 2007


El proyecto de reforma constitucional que lanzó el presidente venezolano Hugo Chávez el 15 de agosto de 2007 ha provocado una histeria mediática internacional sin precedentes. Durante varios días, la prensa occidental se concentró de manera obsesiva en este evento, después de todo banal. La propuesta prevé modificar 33 de los 350 artículos de la Constitución de 1999 (1), pero los medios enfocaron únicamente un solo punto: el Artículo 230 y la derogación del límite de los mandatos presidenciales que actualmente son dos (2).

La prensa francesa, entre otras, denunció inmediatamente la voluntad de Chávez de “permanecer en el poder” (3) y criticó “la tentación del poder total” del presidente venezolano que quisiera “tomar la posición de líder intocable” (4).

Es a la vez curioso e irónico observar como se ofende la prensa francesa por ver a Hugo Chávez pretendiendo un tercer mandato cuando en Francia el número de mandatos presidenciales no está limitado constitucionalmente. Así, según la Carta Magna francesa, el presidente Nicolas Sarkozy podría gobernar durante los próximos treinta años sin ningún problema si es reelegido. Es igual en países como el Reino Unido, Alemania, Italia, Portugal y la mayoría de las demás naciones europeas. Esta realidad jamás ha suscitado la menor crítica por parte de los medios occidentales. ¿Por qué lo que es aceptable en Occidente no lo sería para las naciones del Tercer Mundo? Los ataques a este respecto exhalan un tufo colonialista inadmisible e ilustran claramente la voluntad de las transnacionales de la información de satanizar a cualquier precio al gobierno democrático y popular del presidente Chávez.

En efecto, la reforma venezolana, completamente legal, no será adoptada por decreto. Primero tiene que ser ampliamente debatida en todo del país. Luego tiene que ser aprobada por los 167 diputados de la Asamblea Nacional. Y por fin, tiene que someterse a un referéndum popular (5). Para resumir, el pueblo tendrá la última palabra. Ninguna reforma podría ser más democrática. Además, la actual Constitución permite a la oposición participar en el debate y formular propuestas concretas (6). Pero a los detractores de Hugo Chávez poco les importa y se han lanzado a una campaña de desinformación a escala mundial con la complicidad de los medios occidentales, la Casa Blanca y la Unión Europea (7).

En efecto, los opositores han jurado bloquear la reforma constitucional por todos los medios, con el pretexto de que constituye una amenaza para la democracia. El líder de la oposición, Manuel Rosales, que participó en el golpe de Estado de 2002, denunció un “golpe de Estado constitucional” y anunció que se opondrá al proyecto reformador (8).

Hugo Chávez por su parte lanzó un llamado a la población con el fin de luchar contra la propaganda de los medios y multiplicar los debates a escala local y nacional en torno al proyecto (9). También puso en guardia contra los intentos de desestabilización que ha orquestado la oposición, responsable de un sangriento golpe de Estado en abril de 2002 y de un desastroso sabotaje petrolero en diciembre del mismo año (10). “Ya empezaron las conspiraciones [...]. Anoche estuve reunido hasta tarde en la noche con el señor ministro del Poder Popular para la Defensa, miembros del alto mando militar, comandante del Ejército, de la Guardia Nacional, de la Marina; evaluando, pues ya comenzaron a circular y a llegar mensajes a los cuarteles, [...]. Detrás de ello está la mano de la CIA”, acusó Chávez (11).

Por fin reiteró su convicción de que la oposición sería “aplastada y pulverizada” durante el próximo referéndum consultivo sobre el Proyecto de Reforma Constitucional (12). Un nuevo triunfo del hombre más popular de América Latina es muy probable, el cual ganó cerca de doce victorias electorales consecutivas desde su elección en 1998. La Asamblea Nacional debería aprobar la reforma en noviembre de 2007 después de tres meses de discusiones y debates (13). El referéndum se convocará en un plazo de treinta días después de la aprobación del proyecto (14).

Conviene señalar también que los medios, tan prolijos en este asunto, no se detuvieron mucho en el resto de las reformas propuestas. Además de la anulación de la limitación de los mandatos que pasarán de seis a siete años, está previsto establecer un “fondo de estabilidad social” que garantiza a los trabajadores “los derechos fundamentales como jubilaciones, pensiones, vacaciones, permisos prenatal y postnatal y otros que establezcan las leyes” (15). La duración diaria del trabajo se limitará a seis horas con un total de 36 horas semanales. Se prohibirá en adelante a los patronos obligar a sus asalariados a trabajar horas extras. “La explotación de los trabajadores” será inaceptable (16).

Además se suprimirá la autonomía del Banco Central con el fin de permitir la aplicación de subvenciones a los programas sociales. La reforma prevé también la multiplicación de consejos comunales que desempeñarán un papel directo en la toma de decisión para promover una democracia más participativa. Se crearán nuevas formas de propiedad que tomarán el aspecto de cooperativas, sin que se erradique la propiedad privada. Las tierras no productivas se distribuirán entre los campesinos. La reforma inscribe “la interdicción expresa del latifundio” en la Constitución así como la prohibición de todo monopolio. “El Estado se reserva, por razones de soberanía, desarrollo e interés nacional, la actividad de explotación de los hidrocarburos líquidos, sólidos y gaseosos”. Así, no será posible privatizar los recursos naturales de la nación (17). Todas estas reformas han sido censuradas por los medios.

“Esa ambición de acumular dinero y bienes de capital es una de las causas de la perdición del ser humano”, declaró Chávez, que hizo partícipe de su voluntad de edificar una sociedad más justa (18). Así, desde su acceso al poder, el presidente venezolano ha llevado a cabo reformas sociales espectaculares que han mejorado ampliamente el nivel de vida de la población. Después de retomar el control de la empresa nacional petrolera PDVSA y nacionalizar los sectores petrolero, eléctrico y telefónico, erradicó el analfabetismo en 2005, distribuyó tres millones de hectáreas de tierra entre los campesinos, universalizó el acceso a la educación y la salud, operó gratuitamente a cerca de 200.000 personas que sufrían de cataratas y otras enfermedades oculares, construyó viviendas en masa para los más necesitados, subvencionó los productos alimentarios de base en un 40%, aumentó el salario mínimo que se ha convertido en el más elevado de América Latina (286 dólares al mes), y disminuyó la duración semanal de trabajo de 44 a 36 horas. Ningún gobierno del mundo ha hecho tanto en tan poco tiempo (19).

Hugo Chávez ha extendido su ayuda a las demás naciones americanas. “Trabajadores brasileños han recuperado sus empleos, granjeros nicaragüenses reciben créditos y alcaldes bolivianos pueden construir centros de salud, y todo gracias al presidente venezolano Hugo Chávez”, anuncia Associated Press. Actualmente Venezuela ofrece un apoyo financiero directo al continente más importante que el que proporciona Estados Unidos. Para el año 2007, Chávez ha dedicado no menos de 8.800 millones de dólares en donaciones, financiación y ayuda energética contra sólo 3.000 millones de la administración Bush. La ayuda que otorga el gobierno bolivariano no tiene precedentes en la historia de América Latina, aparte de las misiones humanitarias de Cuba. Incluso los ciudadanos estadounidenses, abandonados por su propio gobierno, también se benefician de la política altruista de Venezuela recibiendo combustible subvencionado (20).

Por lo tanto es poco sorprendente que el presidente venezolano se haya convertido en el líder más popular del mundo. Preconizando la emancipación de las poblaciones constantemente humilladas por un orden económico insostenible, Chávez ha devuelto la esperanza no sólo a su propio pueblo, que es ahora un actor ineludible en la vida del país, sino también a los desheredados del resto del planeta que ven en él una fuente de inspiración. Para los dueños del mundo Hugo Chávez es un ejemplo peligroso, un líder que rechaza su tutela y pone en tela de juicio su hegemonía devastadora. Por eso tratan de desprestigiarlo por cualquier medio posible con la cobarde complicidad de los medios occidentales que, tirando la deontología periodística a la basura, no vacilan de ningún modo en manipular la realidad y se destacan en el campo de la desinformación.

Revisado por Caty R.*

VICENT GARCÉS OCUPARÁ EL ESCAÑO QUE DEJA ROSA DÍEZ EN EL PARLAMENTO EUROPEO

VICENT GARCÉS OCUPARÁ EL ESCAÑO QUE DEJA ROSA DÍEZ EN EL PARLAMENTO EUROPEO

El parlamentario valenciano dice que no le gusta asumir el cargo por «circunstancias anómalas»

Clara Pinar, Bruselas. Levante-EMV 31-08-2007


La renuncia a su escaño en el Parlamento Europeo que anunció ayer Rosa Díez junto a su salida de las filas del PSOE provocará la entrada de un nuevo europarlamentario que, según los resultados de las elecciones a la Eurocámara de junio de 2004, corresponde al diputado en las Corts entre 1975 y 1999 Vicent Garcés. En la actualidad es miembro del Comité Nacional y portavoz federal de la corriente de opinión Izquierda Socialista.

Garcés se quedó en los últimos comicios en el puesto número 25 de la lista socialista al Parlamento Europeo, que obtuvo solamente 24 escaños. Sin embargo, con el abandono de Díez, su puesto deberá suplirse con otra persona, y el primero a quien corresponde es a él. Así lo indicó ayer Javier Moreno, miembro de la delegación socialista española en la Eurocámara encargado de reaccionar desde Bruselas a la marcha de Díez. Afirmó que la decisión de la política vasca no ha sorprendido en el grupo parlamentario, con el que no colaboraba desde hace alrededor de un año y afirmó que «nos alegramos de que haya encontrado su sitio fuera del partido y de la delegación porque es lógico» . Pero además, Moreno indicó que la salida de Díez será positiva porque en su lugar podrá ir a Bruselas otra persona que «sí trabajará con nosotros y nos ayudará» .

Garcés se integrará en el grupo parlamentario del Partido Socialista Europeo (PSE) del que será el tercer socialista originario de la Comunitat, junto a Joan Calabuig (de Valencia) y Maruja Sornosa (de Manises), y el cuarto de entre todos los eurodiputados españoles, donde también se incluye al popular Luis Herrero, natural de Castelló.

El coordinador federal de la corriente Izquierda Socialista Vicent Garcés manifestó ayer que, si finalmente Rosa Díez formaliza su renuncia al acta de eurodiputada, aceptará ocupar su escaño, aunque le disgusta que su acceso al PE se deba a una «circunstancia anómala» . Pla critica la marcha de Díez El dirigente de Izquierda Socialista explicó que aunque aceptará el escaño, no le gusta mucho tener que asumirlo en estas circunstancias que son «ajenas» a él, ya que no se trata de «un cambio normal» , sino que ha habido una «ruptura política». Garcés lamentó la decisión de Rosa Díez, que no comparte, si bien señaló que «hace falta mucha valentía y coherencia para hacer lo que ha hecho» .

“No comparto la decisión de Rosa”

El valenciano Vicent Garcés, portavoz de Izquierda socialista, ocupará el escaño de la ex europarlamentaria

Marina Gordillo/ Valencia/Las Provincias//31-08-2007

Ha estado tres años esperando y está “psicológicamente preparado” para ello, según cuenta él mismo, porque sabía que en cualquier momento “me iba a tocar”. El valenciano Vicent Garcés ocupará próximamente el escaño que deja Rosa Díez en el Parlamento Europeo. Garcés es el portavoz de la corriente crítica Izquierda Socialista (dentro del PSOE), una familia que ha dado, de golpe, el salto a Bruselas.Todavía no tiene la confirmación oficial y, por ello, prefiere hablar con cautela, pero Garcés no esconde la ilusión que le hace dar el salto a la capital europea. “Después de una vida política prolongada, llegar a una instancia tan significativa como el Parlamento Europeo es algo muy importante”.Sin embargo, la emoción se mezcla con un sentimiento de tristeza, por las circunstancias en las que Garcés accederá al escaño. El dirigente socialista consideró ayer que el contexto, de abandono del partido y del grupo parlamentario por parte de Díez, es algo “lamentable”, por lo “anómalo” de la situación.Discrepancias políticas En este sentido, aseguró no compartir la decisión de la (próximanente) ex eurodiputada ni su forma de actuar, ni tampoco muchos de sus planteamientos. En su opinión, las discrepancias políticas se deberían haber resuelto en el seno del partido.Aún así, Garcés señaló que “hace falta mucha valentía y coherencia” para hacer lo que la ex socialista vasca ha hecho, y prefirió no echar más leña al fuego. “Yo soy ajeno a todo eso”, afirmó.El último contacto que mantuvo Garcés con Díez fue hace siete años, en el congreso de 2000 del que salió secretario general el actual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. La europarlamentaria disputó el cargo, y lo perdió. Incluso el líder del partido en la Comunitat, Ignasi Pla, la apoyó en aquel momento. Pero ayer renegaba de su voto. “Rosa Díez ha dejado por el camino muchos de los motivos que me llevaron a apoyarla”, lamentó.Garcés, que figuraba como número 26 en la lista electoral del PSOE al Parlamento Europeo (de la que salieron 25), ya avanzó ayer que aceptará el cargo en cuanto se haga oficial.El trámite, a partir de ahora, dependerá de lo que lo quiera alargar la propia Díez. Una vez presente su renuncia por escrito, en el registro de entrada de la Eurocámara, el grupo parlamentario se lo comunicará al dirigente valenciano. Fuentes del grupo socialista europeo esperan que la diputada no prolongue demasiado el proceso.De la Universidad a Bruselas
Hace ocho años que Garcés no ocupa un cargo institucional. Fue concejal en el Ayuntamiento de Valencia entre 1979 y 1987, diputado provincial entre 1979 y 1983, y parlamentario en Les Corts entre 1987 y 1999. Desde su salida de la primera línea de la política valenciana, el socialista se ha dedicado a su profesión como ingeniero agrónomo y profesor de la Universidad Politécnica de Valencia.En todo este tiempo, sin embargo, no ha descuidado la actividad de partido. Con él, serán tres los nacidos en la Comunitat que compartan hemiciclo en Bruselas: el popular José Manuel García Margallo, el socialista Joan Calabuig y Garcés, también del PSPV.